MA­GO EN FU­GA

FA­MI­LIA­RES, AMI­GOS Y TU­TO­RES SE CONTRADICEN EN TORNO A LA SA­LUD DE PITOL

El Financiero - - Culturas - EDUAR­DO BAU­TIS­TA ebau­tis­ta@el­fi­nan­cie­ro.com.mx

La con­fu­sión rei­na en torno a la vi­da de Ser­gio Pitol.

Sin ca­pa­ci­dad de ha­bla de­bi­do al cuar­to y úl­ti­mo gra­do de su afa­sia pri­ma­ria pro­gre­si­va no fluen­te, el es­cri­tor me­xi­cano vi­ve in­mer­so en una se­rie de con­tra­dic­cio­nes y con­flic­tos le­ga­les en­tre sus fa­mi­lia­res y ami­gos.

Na­die sa­be dón­de es­tá la me­da­lla del Pre­mio Cer­van­tes que re­ci­bió en Al­ca­lá de He­na­res en 2006: ni el DIF de Ve­ra­cruz —la ins­tan­cia en­car­ga­da de su tu­to­ría des­de 2015— ni sus fa­mi­lia­res más cer­ca­nos, Laura y Luis Deméneghi, so­bri­na y pri­mo, res­pec­ti­va­men­te.

Al­gu­nas de sus amis­ta­des no lo ven des­de di­ciem­bre pa­sa­do. Ma­rio Mu­ñoz, aca­dé­mi­co

de la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na, quien lo co­no­ce des­de ha­ce 50 años, es una de ellas. Cuen­ta que el cho­fer, Gui­ller­mo, le co­mu­ni­có un día que la en­fer­me­dad del na­rra­dor se ha­bía agra­va­do, por lo cual los fa­mi­lia­res les pi­die­ron que no se acer­ca­ran a él has­ta que se de­ter­mi­ne, for­mal­men­te, su es­ta­do de sa­lud.

Ro­dol­fo Men­do­za, ex di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Ve­ra­cru­zano de la Cul­tu­ra y ami­go de Pitol des­de ha­ce al me­nos 20 años, tie­ne prohi­bi­da la en­tra­da al do­mi­ci­lio del au­tor, ubi­ca­da en Pino Suárez 11, en el Cen­tro His­tó­ri­co de Xa­la­pa. Así le fue no­ti­fi­ca­do el pa­sa­do 3 de ju­lio a tra­vés de un co­rreo en­via­do des­de la di­rec­ción

bi­llie.up­ward@gmail.com, y del cual tie­ne

co­pia El Fi­nan­cie­ro. Aquí co­mien­zan las con­tra­dic­cio­nes. Ro­dol­fo Men­do­za —ac­tual coor­di­na­dor de la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro Uni­ver­si­ta­rio (FILU)— ase­gu­ra que ese co­rreo fue es­cri­to por la fun­cio­na­ria del DIF, Eos Ló­pez Ro­me­ro, tu­to­ra pro­vi­sio­nal de Pitol des­de el 16 de di­ciem­bre. Sin em­bar­go, con­sul­ta­da por es­te dia­rio, ella lo nie­ga. “La se­ño­ri­ta Laura es la que se ha­ce car­go de ese co­rreo. Del DIF no sa­lió na­da. Yo no ten­go nin­guno. Ten­go la fun­ción de asis­tir al maes­tro en su si­tua­ción mé­di­ca”. No obs­tan­te, ho­ras des­pués, Laura Deméneghi con­fir­mó a es­te dia­rio que por pe­ti­ción de la fa­mi­lia, la tu­to­ra sí en­vió ese co­rreo.

Men­do­za fue de­nun­cia­do por Luis Deméneghi an­te la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Ve­ra­cruz por los pre­sun­tos de­li­tos de abu­so de

con­fian­za, coa­li­ción y ma­ni­pu­la­ción de un in­ca­pa­ci­ta­do, se­gún cons­ta en la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción FES 269/2016/OF/FIS, abier­ta an­te la fis­ca­lía es­pe­cia­li­za­da de de­li­tos co­me­ti­dos por ser­vi­do­res pú­bli­cos.

“Me acu­san de que quie­ro mo­di­fi­car el tes­ta­men­to del maes­tro y has­ta me in­mis­cu­yen en la crea­ción de una fun­da­ción con Ka­ri­me Ma­cías (es­po­sa del ex go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz, Ja­vier Duar­te), cuan­do se sa­be per­fec­ta­men­te que a la pa­sa­da ad­mi­nis­tra­ción no le im­por­ta­ba la cul­tu­ra”, co­men­ta Men­do­za.

Laura Deméneghi le res­pon­de: “no que­re­mos que Ro­dol­fo si­ga en­tro­me­tién­do­se en na­da que ten­ga que ver con Ser­gio Pitol. Pró­xi­ma­men­te voy a de­mos­trar el be­ne­fi­cio que ob­tu­vo gra­cias a la cer­ca­nía que tu­vo con mi tío y a es­ta idea tan di­fun­di­da de que se en­cuen­tra en sus ca­ba­les, cuan­do eso es men­ti­ra. Ni si­quie­ra me re­co­no­ció a mí en oc­tu­bre del año pa­sa­do”.

El DIF de Ve­ra­cruz in­for­ma que, con ex­cep­ción de Men­do­za, a na­die se le ha prohi­bi­do la en­tra­da al do­mi­ci­lio de Pitol. “Lo que sí exis­te es una pro­gra­ma­ción de las vi­si­tas”, in­di­ca Ló­pez Ro­me­ro. Aña­de Deméneghi: “la tu­to­ra pi­dió más con­trol, por­que ve­nir a ver a mi tío no es co­mo ve­nir a un zoo­ló­gi­co”.

Las per­so­nas que quie­ran vi­si­tar­lo, apun­ta la tu­to­ra, de­ben lla­mar al DIF para agen­dar una ci­ta, por­que las “emo­cio­nes ines­pe­ra­das” al­te­ran al au­tor de El Ma­go

de Vie­na, quien, agre­ga Deméneghi, ya es­tá acos­tum­bra­do a un rit­mo de vi­da muy es­pe­cí­fi­co: es­cu­cha mú­si­ca, duer­me en ho­ra­rios muy de­ter­mi­na­dos, se des­pier­ta al­re­de­dor de las 9:00 ho­ras para co­mer, le prac­ti­can sus te­ra­pias de ru­ti­na, le leen pa­sa­jes de El

via­je de una vi­da —uno de sus li­bros en los que re­cuer­da a su fa­mi­lia, edi­ta­do a pro­pó­si­to del Cer­van­tes—, le po­nen mú­si­ca de Beet­ho­ven o Mo­zart y le pro­gra­man en la te­le­vi­sión al­gu­nas ópe­ras del Ca­nal 22. In­te­rrum­pir ese or­den, se­ñal la tu­to­ra, le genera an­sie­dad, ner­vio­sis­mo e in­som­nio.

Se­gún el DIF, des­de el 16 de di­ciem­bre has­ta hoy só­lo han so­li­ci­ta­do ver­lo tres per­so­nas y otras tres lle­ga­ron sin avi­sar (aun­que sí lo­gra­ron en­trar).

El 1 de ju­lio le lle­va­ron se­re­na­ta con can­tan­tes del co­ro de la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na. No se pu­do des­per­tar. Fue­ron ami­gos co­mo la pin­to­ra Le­ti­cia Ta­rra­gó, quien co­no­ce a Pitol des­de ha­ce cua­tro dé­ca­das. Só­lo ella y Ma­ga­li Ve­las­co, ex coor­di­na­do­ra de la FILU, pu­die­ron ver­lo.

MO­ZART SE APA­GA

Quie­nes co­no­cen al au­tor de El ar­te de la

fu­ga sa­ben que su com­po­si­tor favorito de ópe­ra es Mo­zart. Mu­ñoz —con quien com­par­tió via­jes al ex­tran­je­ro e in­nu­me­ra­bles pro­yec­tos en la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na— la­men­ta que ha­yan ter­mi­na­do las ter­tu­lias ope­rís­ti­cas que tan­to le gus­ta­ban al es­cri­tor, y que se rea­li­za­ban ca­da sá­ba­do en su ca­sa. “El año pa­sa­do lo vi mu­chí­si­mas ve­ces”, afir­ma.

Esas reunio­nes con­clu­ye­ron a fi­na­les de 2016. “Le en­can­ta­ban”, com­par­te Men­do­za. “Cuan­do fui a la pri­me­ra ter­tu­lia me sor­pren­dió ver­lo muy ele­gan­te. To­dos íba­mos con ro­pa de fin de se­ma­na. Le di­je que va­ya que se ha­bía to­ma­do en se­rio lo de la ópe­ra. Só­lo nos reí­mos”.

Su so­bri­na ase­gu­ra que, du­ran­te to­do 2016, su tío ya no es­ta­ba en con­di­cio­nes de con­vi­vir con na­die. Mu­cho me­nos de asis­tir a even­tos pú­bli­cos. Afir­ma que tie­ne vi­deos que lo prue­ban.

¿MEN­TAL­MEN­TE SANO?

La in­cer­ti­dum­bre es la úni­ca cer­te­za so­bre el es­ta­do men­tal del es­cri­tor y tra­duc­tor.

Hay ver­sio­nes en­con­tra­das. Mu­ñoz ase­gu­ra que la úl­ti­ma vez que lo vio es­ta­ba bien. Am­bos so­lían ir a la Ca­fe­te­ría Es­pres­so 58, en el cen­tro de Xa­la­pa. Pitol siem­pre pe­día dos es­pres­sos. Se reía y la gen­te se le acer­ca­ba para sa­lu­dar­lo o pe­dir­le al­gu­na fir­ma. Hu­bo ve­ces en las que, di­ce, lo acom­pa­ñó a com­prar dis­cos de mú­si­ca clá­si­ca a una tien­da que es pro­pie­dad de su pri­mo Luis. Sus dos gran­des amo­res, re­co­no­ce su ami­go, son sus pe­rros Ho­me­ro y Lo­la.

Sin em­bar­go, Laura Deméneghi sos­tie­ne que eso es im­po­si­ble. Que su tío es­tá mal de sus fa­cul­ta­des y que no re­co­no­ce a na­die des­de oc­tu­bre pa­sa­do. Ni a ella. Y pe­se a ello, di­ce, lo se­guían uti­li­zan­do para que fir­ma­ra au­tó­gra­fos en fe­rias del li­bro y otros even­tos pú­bli­cos. Las prue­bas de es­to, se­ña­la, ya han si­do pre­sen­ta­das an­te las au­to­ri­da­des per­ti­nen­tes. “La afa­sia no es una gri­pa: es una en­fer­me­dad in­clu­so más agre­si­va que el Alz­hei­mer”, co­men­ta.

La tu­to­ra del DIF es­ta­tal tie­ne otra ver­sión: “Es­tá es­ta­ble en su pa­de­ci­mien­to. Es una en­fer­me­dad pro­gre­si­va. Pe­ro en to­do lo de­más es­tá es­ta­ble”. Y aun­que ad­mi­te que la res­pon­sa­bi­li­dad de la de­pen­den­cia es ve­lar por las ne­ce­si­da­des fí­si­cas, men­ta­les y fi­nan­cie­ras del es­cri­tor, acep­ta que no sa­be dón­de se en­cuen­tra la me­da­lla del Cer­van­tes. “Ese te­ma es con la pa­sa­da ad­mi­nis­tra­ción”, ad­vier­te. Laura tam­po­co lo sa­be, e in­clu­so di­ce que tam­bién des­apa­re­ció una co­lec­ción de cin­tu­ro­nes.

“Es muy la­men­ta­ble que el nom­bre de Ser­gio Pitol es­té pa­san­do por una si­tua­ción tan des­agra­da­ble. Me en­te­ré que hu­bo una oca­sión en la que in­clu­so Ser­gio sa­có a Luis de su ca­sa”, re­cuer­da Men­do­za.

La bi­blio­te­ca de Pitol cuen­ta con al­re­de­dor de 14 mil li­bros, se­gún un in­ven­ta­rio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na en 2014. Por de­ci­sión del au­tor, su acer­vo se­rá en­tre­ga­do a es­ta ins­ti­tu­ción cuan­do fa­llez­ca.

La fa­mi­lia de Pitol se­ña­la que la ad­mi­nis­tra­ción pa­sa­da el DIF —a car­go de la tu­to­ra Ade­li­na Trujillo, a quien se in­ten­tó lo­ca­li­zar sin éxi­to— no le brin­dó los cui­da­dos ne­ce­sa­rios al au­tor. “Lo en­con­tra­mos con lla­gas en su cuer­po, con pro­ble­mas de hi­gie­ne”, sos­tie­ne Deméneghi.

En di­ciem­bre de 2015, Mar­go Glantz y Ma­rio Be­lla­tin fir­ma­ron una car­ta en la que re­cha­za­ron que el miem­bro de la Aca­de­mia Me­xi­ca­na de la Len­gua es­tu­vie­ra in­ca­pa­ci­ta­do men­tal­men­te, tal y co­mo lo de­cía su pri­mo Luis.

Ser­gio Pitol tie­ne 84 años, in­ca­paz de tra­du­cir lo que es­tá pa­san­do con su vi­da.

Lo que sí exis­te es una pro­gra­ma­ción de vi­si­tas. La tu­to­ra pi­dió más con­trol, por­que ve­nir a ver a mi tío no es co­mo ve­nir a un zoo­ló­gi­co” LAURA DEMÉNEGHI

So­bri­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.