Poe­sía y mier­da

El Financiero - - Culturas - FE­LI­PE ROSETE

“Tu­vo mu­cho ta­len­to y mu­cho ve­neno, po­cas ideas y nin­gu­na mo­ral. Car­ga­do de ad­je­ti­vos mor­tí­fe­ros y li­ge­ro de es­crú­pu­los, ata­có a los dé­bi­les y adu­ló a los po­de­ro­sos; no sir­vió a creen­cia o idea al­gu­na, no es­cri­bió con san­gre, sino con ca­ca”. Con es­tas pa­la­bras des­cri­be Oc­ta­vio Paz a Sal­va­dor Novo, uno de los poe­tas me­xi­ca­nos más im­por­tan­tes del si­glo XX, miem­bro del gru­po Con­tem­po­rá­neos, y de su ala ho­mo­se­xual, co­no­ci­da co­mo los Ana­les. Im­po­si­ble des­cri­bir­los me­jor, pien­sa Luis Fe­li­pe Fa­bre, quien gra­cias a su eru­di­ta e in­ge­nio­sa re­fle­xión so­bre Novo, es ca­paz de re­ve­lar­nos el se­cre­to de los poe­tas: “la poe­sía se ori­gi­na en el ano”.

Es­cri­bir con ca­ca se ti­tu­la su más re­cien­te y po­de­ro­so en­sa­yo. Si, por lo ge­ne­ral, lue­go de ori­gi­nar­se en el ano la poe­sía se su­bli­ma y se ele­va ha­cia la bo­ca para con­ver­tir­se en can­to, y en al­gu­nos ca­sos en ca­non y en mo­ral, en Novo ese pro­ce­so no exis­te. Lo al­to y lo ba­jo se con­fun­den. Poe­ma y mier­da son in­dis­cer­ni­bles. La mier­da que le arro­ja a los de­más, la que se em­ba­rra a sí mis­mo en sus ver­sos, en esos so­ne­tos sa­tí­ri­cos y obs­ce­nos en los que en­cuen­tra lu­gar to­do aque­llo con­si­de­ra­do re­pug­nan­te, in­mo­ral o cen­su­ra­ble por el cuer­po so­cial. La poe­sía de Novo se­ría, des­de es­ta pers­pec­ti­va, un ejer­ci­cio de re­sis­ten­cia anal. El ano co­mo má­qui­na re­vo­lu­cio­na­ria. Su uso —en la có­pu­la, en la es­cri­tu­ra—, co­mo trans­gre-

Un es­cri­tor ge­nial, un gran poe­ta... Des­de los tiem­pos del se­ñor Ma­de­ro, es tan­to co­mo ha­cer­se la pu­ñe­ta.

Sal­va­dor Novo

sión a la nor­ma. Y es que el ca­rác­ter li­ber­ta­rio del ano de Novo vie­ne de ori­gen. Sur­ge con su pro­pio len­gua­je. Gra­cias a su ma­dre —por ig­no­ran­cia, mo­ji­ga­te­ría o per­ver­sión, im­po­si­ble de sa­ber— lla­ma ano a su pe­ne, el mis­mo pe­ne que du­ran­te una de sus cla­ses aca­ri­cia su pro­fe­sor par­ti­cu­lar —des­pe­di­do al po­co tiem­po, su­po­ne el pro­pio Sal­va­dor, por des­co­no­cer la no­men­cla­tu­ra anató­mi­ca—. Es en vir­tud de es­te tras­to­que de los nom­bres, se­gún Fa­bre, que su ano que­da exen­to de cas­tra­ción, li­be­ra­do por siem­pre para ex­cre­tar lo que se le pe­gue la ga­na, para man­dar a la mier­da to­do (ex­cep­to su cuer­po): el pres­ti­gio, el ho­nor, el de­co­ro, la mo­ral, la pos­te­ri­dad, el amor, la Poe­sía, la “Gran Obra”, co­mo si la poé­ti­ca de Novo con­sis­tie­se pre­ci­sa­men­te en una re­nun­cia de to­do ello, co­mo si su es­cri­to­rio fue­se un al­tar de Tla­zol­téotl en el que el poe­ta sa­cri­fi­ca la Obra Maes­tra a la dio­sa de las in­mun­di­cias. Por­que la poe­sía, para él, re­sul­ta im­po­si­ble. “¿Pu­de yo ser poe­ta?”, se cues­tio­na a sí mis­mo en 1955. El li­bro ter­mi­na con Novo en el Mictlán, des­cen­dien­do por las en­tra­ñas del mun­do has­ta lle­gar al ano de la na­da. Un Novo con ga­nas de obrar, de ca­gar­se so­bre to­da la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal. Un Mictlán que en rea­li­dad “no es más que aque­llo/ que se co­no­ce co­mo Li­te­ra­tu­ra Me­xi­ca­na:/ un in­fierno del que no se pue­de es­ca­par/ por más es­fuer­zos uni­ver­sa­lis­tas que uno ha­ya he­cho en vi­da”. “¡Tan­to leer a Wil­de para aca­bar así!”, se la­men­ta el es­cri­tor va­rias ve­ces. El li­bro de Luis Fe­li­pe Fa­bre es, pues, un li­bro so­bre la mier­da. La mier­da que so­mos y en la que nos con­ver­ti­re­mos. Mier­da que nos re­cuer­da que lle­va­mos en no­so­tros al­go muer­to que de­be ser ex­pul­sa­do. Y que al ha­cer­lo, en es­ta­do só­li­do o a tra­vés de le­tras y pa­la­bras, nos de­ja al­go de sí y se lle­va al­go de no­so­tros. Una mier­da fe­cun­da, que para Novo im­pli­có “fu­ga, rea­li­za­ción en ple­ni­tud, can­to ju­bi­lo­so de amor”. Mier­da, en úl­ti­ma ins­tan­cia, “que ha­ce que la tie­rra/ sea tie­rra y no una es­té­ril mez­cla me­ra­men­te mi­ne­ral”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.