Men­sa­je Cla­ro

El Financiero - - Mundo - Opi­ne us­ted: mun­do@ el­fi­nan­cie­ro. com.mx LEO­NAR­DO KOURCHENKO

El re­fe­rén­dum rea­li­za­do es­te do­min­go en Ve­ne­zue­la re­gis­tró un men­sa­je inequí­vo­co al ré­gi­men de Nicolás Ma­du­ro: NO a la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te que pre­ten­de mo­di­fi­car la ac­tual cons­ti­tu­ción y otor­gar po­de­res ca­si ab­so­lu­tos al pre­si­den­te y al go­bierno. El re­fe­rén­dum fue con­vo­ca­do por el Con­gre­so ve­ne­zo­lano don­de sub­sis­te –con enor­me es­fuer­zou­na opo­si­ción re­pre­sen­ta­ti­va que re­cha­za la mo­di­fi­ca­ción cons­ti­tu­cio­nal. La Asam­blea cons­ti­tu­yen­te –cu­yos in­te­gran­tes se­rán vo­ta­dos el pró­xi­mo 30 de ju­lio- ha si­do or­ga­ni­za­da por el Tri­bu­nal Su­pre­mo, que se en­cuen­tra ba­jo el con­trol de Ma­du­ro y del go­bierno. Por en­de, el úni­co res­qui­cio ins­ti­tu­cio­nal que res­ta a la opo­si­ción para im­pe­dir que se mo­di­fi­que la ley y se ins­ta­le el ac­tual ré­gi­men de for­ma per­ma­nen­te en el po­der, es evi­tar que se reali­ce la Asam­blea cons­ti­tu­yen­te.

A las ur­nas de es­te do­min­go acu­die­ron más de 7 mi­llo­nes de per­so­nas y los re­sul­ta­dos son elo­cuen­tes: 98% de los vo­tan­tes, di­je­ron que no a la Asam­blea; exi­gen al ejér­ci­to –en una se­gun­da pre­gun­ta- de­fen­der la cons­ti­tu­ción y, en una ter­ce­ra pre­gun­ta, lla­man a la re­no­va­ción de po­de­res. Se tra­ta de una ac­ción ciu­da­da­na, im­pul­sa­da por el an­ti­cha­vis­mo que triun­fó en las úl­ti­mas elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas (2015) y que de­man­da la rea­li­za­ción de elec­cio­nes ge­ne­ra­les en Ve­ne­zue­la.

Tris­te­men­te el ple­bis­ci­to no es vin­cu­lan­te, ni si­quie­ra es re­co­no­ci­do por el go­bierno o el pre­si­den­te. Lo con­si­de­ran una ma­ni­fes­ta­ción más de ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co de las fuer­zas “an­ti re­vo­lu­cio­na­rias”.

La ce­gue­ra de Ma­du­ro y de la cla­se mi­li­tar, con­sis­te en ig­no­rar la voz de la sociedad ve­ne­zo­la­na que de­man­da un cam­bio. Más de 107 días de san­grien­tas protestas en las ca­lles de Ca­ra­cas y otras ciu­da­des, con la muer­te de más de 100 jó­ve­nes, hom­bres y mu­je­res víc­ti­mas de la vio­len­cia po­li­cía­ca y la re­pre­sión cha­vis­ta.

Ve­ne­zue­la vi­ve la ce­rra­zón de la im­po­si­ción, del re­cha­zo a to­da for­ma dis­tin­ta de con­ce­bir al país o la sociedad; es la re­vo­lu­ción im­pues­ta, el bo­li­va­ris­mo obli­ga­to­rio y a ra­ja­ta­bla a que con­de­nó Chá­vez y des­pués Ma­du­ro a su país des­de ha­ce 19 años.

Re­sul­ta una iro­nía cí­cli­ca el que es­tas re­vo­lu­cio­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nas que na­cie­ron de for­ma le­gí­ti­ma para com­ba­tir a re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios y re­pre­so­res, de­sigua­les, inequi­ta­ti­vos y abu­si­vos, ter­mi­nen en una de­for­ma­da ex­pre­sión de los mis­mos abu­sos y la co­rrup­ción al ex­tre­mo. De aque­lla oli­gar­quía ve­ne­zo­la­na que com­ba­tió Chá­vez, de la cla­se em­pre­sa­rial y po­lí­ti­ca ve­ne­zo­la­na que do­mi­na­ba el 80% de la vi­da eco­nó­mi­ca del país, fren­te a una ex­ten­sa ma­sa de la sociedad en la po­bre­za, hoy ve­mos re­sul­ta­dos es­can­da­lo­sos. El PIB per cá­pi­ta de Ve­ne­zue­la no se ele­vó en es­tos 18 años, sino que dis­mi­nu­yó sen­si­ble­men­te; el nú­me­ro de ca­mas de hos­pi­tal por ciu­da­dano –úl­ti­mo da­to dis­po­ni­ble se man­tie­ne con el mis­mo pro­me­dio del año 2000- ; prác­ti­ca­men­te desapre­ció la cla­se me­dia, en vez de ele­var los ni­ve­les de ca­li­dad de vi­da e in­gre­so de los ve­ne­zo­la­nos, el cha­vis­mo pro­du­jo la fan­tás­ti­ca igual­dad de em­pa­re­jar a to­dos los que te­nían me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da, a la ba­ja: pau­pe­ri­zó a la po­bla­ción; hay ca­res­tía, fi­las in­ter­mi­na­bles en al­ma­ce­nes y cen­tros de dis­tri­bu­ción; mer­can­cías ra­cio­na­das –co­mo en pe­río­do de gue­rra- que de­man­dan ho­ras a re­ti­ra­dos y per­so­nas de la ter­ce­ra edad para al­can­zar un po­co de ha­ri­na, hue­vo, y otros ar­tícu­los bá­si­cos.

La ri­que­za pe­tro­le­ra de Ve­ne­zue­la –ter­ce­ras re­ser­vas pro­ba­das en el mun­do- ha si­do di­la­pi­da­da los úl­ti­mos 18 años en fi­nan­ciar mo­vi­mien­tos y ad­mi­nis­tra­cio­nes de “co­le­gas” la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Chá­vez en­tre­gó mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en pe­tró­leo, pe­ro tam­bién en efec­ti­vo a paí­ses co­mo Ni­ca­ra­gua, Bo­li­via, Ecua­dor y has­ta a Ar­gen­ti­na, con el fin de apo­yar pla­nes, pro­gra­ma, go­bier­nos y cam­pa­ñas de quie­nes lla­mó “sus her­ma­nos en la jus­ti­cia Bo­lia­ria­na”: Da­niel Or­te­ga, Evo Mo­ra­les, el en­ton­ces pre­si­den­te Correa y la hoy in­ves­ti­ga­da Cristina Kirch­ner.

Y qué de­cir de Cu­ba y su alian­za con los Cas­tro. Mi­les de ba­rri­les de pe­tró­leo en­tre­ga­dos a Cu­ba a cam­bio de... “ase­so­ría estratégica”, “innovación agrí­co­la”, “bio­in­ge­nie­ría” y de­más fan­ta­sías inexis­ten­tes.

Cual­quier ve­ne­zo­lano, co­mo los más de 7 mi­llo­nes que vo­ta­ron en con­tra de Ma­du­ro el do­min­go, pue­den sen­tir­se ple­na­men­te en­ga­ña­dos y robados por un go­bierno que di­la­pi­dó el prin­ci­pal –y ca­si úni­co- pro­duc­to na­tu­ral de Ve­ne­zue­la, el pe­tró­leo.

Los ro­ba­ron, les arre­ba­ta­ron el país ba­jo la fal­sa pro­me­sa de la igual­dad de­mo­crá­ti­ca y la jus­ti­cia so­cial.

Hoy los ve­ne­zo­la­nos se pre­gun­tan ¿dón­de que­dó la igual­dad y la jus­ti­cia en un país que ma­ta, re­pri­me, ra­cio­na, cen­su­ra, ase­si­na y en­car­ce­la? ¿dón­de que­dó la jus­ti­cia so­cial cuan­do hoy la po­bre­za es más ex­ten­sa aún? .

La opo­si­ción ha di­cho que no ce­de­rá, uti­li­za­rá el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum para ir has­ta el Tri­bu­nal Su­pre­mo.

Las po­si­bi­li­da­des reales de un cam­bio en el go­bierno, de una acep­ta­ción y re­co­no­ci­mien­to del ple­bis­ci­to para de­to­nar un pro­ce­so de con­vo­ca­to­ria a elec­cio­nes, son re­mo­tas, prác­ti­ca­men­te nu­las.

Que­da­rán só­lo los mi­li­ta­res co­mo úl­ti­ma op­ción, cuan­do sur­ja al­gún pa­trio­ta que re­cha­ce la co­rrup­ción y la com­pli­ci­dad, para re­ti­rar el res­pal­do a Ma­du­ro. Ahí se aca­ba­rá es­ta do­lo­ro­sa, san­grien­ta, des­ga­rra­do­ra his­to­ria de un país se­cues­tra­do por una re­vo­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.