EL TE­MA HACENDARIO

El Financiero - - Portada - ED­NA JAI­ME

La evo­lu­ción de la ha­cien­da pú­bli­ca en es­tos úl­ti­mos años es un buen re­fle­jo de es­ta ad­mi­nis­tra­ción. Ini­ció con gran­des plan­tea­mien­tos y ter­mi­na con gran­des aprie­tos.

Si el lec­tor lo re­cuer­da, en 2014 se plan­teó una re­for­ma fis­cal que da­ría el so­por­te fi­nan­cie­ro al go­bierno fe­de­ral pa­ra lan­zar pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra y pro­gra­mas de pro­tec­ción so­cial sin pre­ce­den­tes. El gas­to pú­bli­co se con­ce­bía co­mo una pa­lan­ca de pro­mo­ción eco­nó­mi­ca, pe­ro tam­bién de be­ne­fi­cios so­cia­les. Por lo me­nos así se pre­sen­tó el in­ter­cam­bio a la por­ción de la so­cie­dad me­xi­ca­na que de­bía so­por­tar una ma­yor car­ga tri­bu­ta­ria, el com­po­nen­te pri­mor­dial de aque­lla re­for­ma fis­cal. Una re­for­ma re­cau­da­to­ria.

A la dis­tan­cia, po­de­mos cons­ta­tar que es­te in­ter­cam­bio fue dis­pa­re­jo. La re­cau­da­ción se in­cre­men­tó de ma­ne­ra muy im­por­tan­te por efec­to de un al­za en las ta­sas im­po­si­ti­vas y ma­yor efi­ca­cia en la re­co­lec­ción, pe­ro los as­pec- tos pro­me­ti­dos co­mo con­tra­pres­ta­ción no se cum­plie­ron. Pe­sa­ron las iner­cias, la po­lí­ti­ca co­mo cri­te­rio de asig­na­ción pre­su­pues­tal y un mar­co de­fi­cien­te de go­ber­nan­za del gas­to pú­bli­co. Una lec­ción im­por­tan­te se de­ri­vó de ello: más di­ne­ro en ma­nos del go­bierno no im­pli­ca más cre­ci­mien­to o ma­yor bie­nes­tar. Pue­de ser lo con­tra­rio.

Pe­ro más im­por­tan­te que lo an­te­rior, el ma­ne­jo fi­nan­cie­ro y fis­cal de es­ta ad­mi­nis­tra­ción nos en­se­ñó que las fi­nan­zas pú­bli­cas son vul­ne­ra­bles cuan­do las to­ma al­guien con un la­xo sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad. Si creía­mos con­tar con un an­da­mia­je ins­ti­tu­cio­nal que las pro­te­gía de es­tos ries­gos, des­cu­bri­mos que tal ex­pec­ta­ti­va no era real. Los can­da­dos en la Ley de Pre­su­pues­to y Res­pon­sa­bi­li­dad Ha­cen­da­ria no son con­ten­ción su­fi­cien­te, so­bre to­do cuan­do el Le­gis­la­ti­vo re­nun­cia a su fun­ción de con­tra­pe­so.

Tam­bién en es­tos años apren­di­mos que el Eje­cu­ti­vo pue­de ma­nio­brar a dies­tra y si­nies­tra en el cur­so del ejer­ci­cio pre­su­pues­tal, ha­cien­do ade­cua­cio­nes a lo apro­ba­do por el Le­gis­la­ti­vo sin lí­mi­tes ni re­glas, pe­ro tam­bién con po­ca obli­ga­ción de ren­dir cuen­tas. La im­pli­ca­ción de lo an­te­rior es mo­nu­men­tal. Sin te­mor a exa­ge­rar se pue­de de­cir que es­ta­mos a mer­ced del buen jui­cio de quien con­du­ce las fi­nan­zas pú­bli­cas en el país. Si aca­so, los mer­ca­dos y el ban­co cen­tral son el ver­da­de­ro con­tra­pe­so.

Por eso creo que una ta­rea cla­ve en los tra­ba­jos le­gis­la­ti­vos, en los pró­xi­mos me­ses, de­bie­ra ser el pa­sar a exa­men el mar­co ins­ti­tu­cio­nal en que se to­man de­ci­sio­nes pre­su­pues­ta­les en el país. El re­fuer­zo de me­ca­nis­mos de con­trol y con­tra­pe­so, can­da­dos más re­sis­ten­tes pa­ra ase­gu­rar el equi­li­brio fis­cal, más trans­pa­ren­cia, pa­re­cen ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rios an­te la in­cer­ti­dum­bre de quién ocu­pa­rá la ti­tu­la­ri­dad de la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da en el pró­xi­mo se­xe­nio.

La in­cer­ti­dum­bre en los re­sul­ta­dos es la esen­cia de pro­ce­sos de­mo­crá­ti­cos. Pe­ro la in­cer­ti­dum­bre en ma­te­ria de ma­ne­jo eco­nó­mi­co es un ele­men­to que ahu­yen­ta el pro­gre­so. Pa­ra po­der vi­vir con la in­cer­ti­dum­bre de la de­mo­cra­cia te­ne­mos que ase­gu­rar­nos de con­tar con los me­ca- nis­mos que evi­ten que quien lle­gue al po­der pue­da ser ar­bi­tra­rio, par­ti­cu­lar­men­te en lo que ata­ñe al ma­ne­jo de las fi­nan­zas pú­bli­cas. Es­te de­be­ría ser nues­tro fo­co an­tes de que con­clu­ya es­ta ad­mi­nis­tra­ción.

Por aho­ra creo que se con­ju­ra el es­ce­na­rio de cri­sis de fin de se­xe­nio. El Pro­yec­to de Pre­su­pues­to de Egre­sos plan­tea el re­me­dio (aun­que to­da­vía in­su­fi­cien­te) a los des­ajus­tes en que in­cu­rri­mos en los úl­ti­mos años. La­men­ta­ble­men­te el cos­to es enor­me. Uno es­pe­ra­ría que el pre­su­pues­to del úl­ti­mo año se des­ti­na­ra a con­so­li­dar pro­yec­tos, a ha­cer va­ler pro­me­sas, a asen­tar la he­ren­cia de una ad­mi­nis­tra­ción. El de 2018 se­rá uno pa­ra­li­zan­te. Un freno de mano abrup­to. Me­nos mal que el cos­to se asu­me en la ad­mi­nis­tra­ción pro­pia y no se le he­re­da al su­ce­sor.

Tal co­mo su­ce­dió en otros ám­bi­tos, el arran­que de es­te go­bierno en ma­te­ria ha­cen­da­ria fue pro­me­te­dor; el cie­rre es po­co más que de­cep­cio­nan­te. To­da­vía le que­dan 14 me­ses. Oja­lá que la res­pon­sa­bi­li­dad y el buen jui­cio im­pe­ren. Por­que co­mo es­ta mis­ma ad­mi­nis­tra­ción nos en­se­ña, las co­sas siem­pre se pue­den po­ner peor.

Opi­ne us­ted: @Ed­na­jai­me

*Di­rec­to­ra de Mé­xi­co Eva­lúa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.