EX­CE­SI­VA DEU­DA DE LOS HO­GA­RES DE­BI­LI­TA LA ECO­NO­MÍA

El Financiero - - Eco­no­mía - MAR­TIN SAND­BU

De­ma­sia­da fi­nan­cia­ción es al­go muy pe­li­gro­so. La cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial se lo de­mos­tró a cual­quie­ra que ten­ga ojos. Pe­ro la in­ves­ti­ga­ción eco­nó­mi­ca ha es­ta­do po­nién­do­se al día y ha co­men­za­do a de­mos­trar de for­mas ma­ti­za­das có­mo el cre­ci­mien­to fi­nan­cie­ro pue­de da­ñar la eco­no­mía de un país.

En su nue­vo in­for­me so­bre la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra mun­dial, el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal aña­de más com­bus­ti­ble a la ho­gue­ra fú­ne­bre que es la repu­tación de la in­dus­tria fi­nan­cie­ra por ha­cer “la obra de Dios”, co­mo pro­cla­mó el je­fe de Gold­man Sachs, Lloyd Blank­fein, en 2009, un año des­pués de que las fi­nan­zas mun­dia­les es­tu­vie­ron a pun­to del co­lap­so.

En una sec­ción en­fo­ca­da en la deu­da de los ho­ga­res, el FMI es­ta­ble­ce es­ta­dís­ti­ca­men­te lo que po­dría­mos ha­ber ima­gi­na­do: un au­men­to de la deu­da de los ho­ga­res pue­de im­pul­sar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co a cor­to pla­zo, pe­ro, de tres a cin­co años des­pués, dis­mi­nu­ye el cre­ci­mien­to más que lo que ha­bría dis­mi­nui­do si no hu­bie­ra ocu­rri­do un au­men­to de es­ta deu­da. Ade­más, au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te el ries­go de una cri­sis ban­ca­ria.

Sur­gen dos pre­gun­tas: ¿Es creí­ble es­ta con­clu­sión? Y ¿có­mo se ex­pli­ca es­to?

La res­pues­ta a la pri­me­ra pre­gun­ta es que sí es creí­ble, por­que co­rro­bo­ra una se­rie de es­tu­dios re­cien­tes so­bre los pe­li­gros del cre­ci­mien­to fi­nan­cie­ro. El pro­pio FMI ha es­ta­ble­ci­do pre­via­men­te que el desa­rro­llo fi­nan­cie­ro pue­de me­jo­rar la pros­pe­ri­dad de un país en la eta­pa ini­cial — una eco­no­mía mo­der­na ne­ce­si­ta ser­vi­cios fi­nan­cie­ros — pe­ro cuan­do al­can­za cier­to ta­ma­ño, cual­quier desa­rro­llo pos­te­rior, en pro­me­dio, des­tru­ye la ri­que­za.

Pe­ro es im­por­tan­te re­co­no­cer que no to­dos los ti­pos de fi­nan­cia­ción son igua­les. Tam­bién la OC­DE ha mos­tra­do la con­clu­sión ge­ne­ral de que más allá de cier­to pun­to, más fi­nan­cia­ción es eco­nó­mi­ca­men­te per­ju­di­cial. Pe­ro cuan­do los in­ves­ti­ga­do­res se­pa­ra­ron dis­tin­tas for­mas de fi­nan­cia­ción, des­cu­brie­ron al­go im­por­tan­te y fas­ci­nan­te: los peo­res efec­tos pro­vie­nen de las fi­nan­zas ban­ca­rias y del cré­di­to que se ex­tien­de a los ho­ga­res. Eso co­rro­bo­ra los nue­vos re­sul­ta­dos del FMI. (La OC­DE en­con­tró que tam­bién el cré­di­to em­pre­sa­rial pue­de re­du­cir el cre­ci­mien­to, pe­ro no tan­to co­mo los prés­ta­mos a los ho­ga­res). Los efec­tos son gran­des: el cos­to de un ex­ce­so de fi­nan­cia­ción so­bre la pros­pe­ri­dad y la sub­sis­ten­cia es sig­ni­fi­ca­ti­vo. ¿Có­mo pue­de su­ce­der es­to, es­pe­cial­men­te cuan­do la pro­pia in­dus­tria in­sis­te en que con­tri­bu­ye al cre­ci­mien­to de la eco­no­mía me­dian­te el au­men­to del ac­ce­so al cré­di­to?

La res­pues­ta po­dría ser que así es pre­ci­sa­men­te co­mo per­ju­di­ca a la eco­no­mía más am­plia. Los es­tu­dios del Ban­co de Pa­gos In­ter­na­cio­na­les se­ña­lan que el cre­ci­mien­to fi­nan­cie­ro en­vía re­cur­sos ha­cia ac­ti­vi­da­des que pro­du­cen bie­nes que pue­den fá­cil­men­te com­pro­me­ter­se a cam­bio de cré­di­tos. Di­chas ac­ti­vi­da­des, co­mo la cons­truc­ción de ca­sas, sue­len te­ner un me­nor cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad. Tam­bién la asig­na­ción de mano de obra pue­de es­tar dis­tor­sio­na­da, en par­te por­que la gen­te ta­len­to­sa se va al sec­tor de las fi­nan­zas y se ale­ja de otros sec­to­res. Por úl­ti­mo, los ma­yo­res ba­lan­ces pue­den crear más ines­ta­bi­li­dad al am­pli­fi­car las fluc­tua­cio­nes en el va­lor real en que se ba­san las re­cla­ma­cio­nes fi­nan­cie­ras.

¿Qué sig­ni­fi­ca to­do es­to pa­ra la po­lí­ti­ca?

En pri­mer lu­gar, sig­ni­fi­ca que ad­mi­nis­trar la fi­nan­cia­ción es su­ma­men­te pro­ble­má­ti­co, en par­te por­que es di­fí­cil que los po­lí­ti­cos se opon­gan al cré­di­to fá­cil a los ho­ga­res. Peor que eso, los sis­te­mas po­lí­ti­cos de­mo­crá­ti­cos con fre­cuen­cia re­cu­rren a la ex­pan­sión del cré­di­to co­mo un sus­ti­tu­to pa­ra la crea­ción de pros­pe­ri­dad real. Sin un con­ti­nuo cre­ci­mien­to del en­deu­da­mien­to de los ho­ga­res, la mo­des­ta re­cu­pe­ra­ción ocu­rri­da des­de la cri­sis po­dría ha­ber si­do aún más de­cep­cio­nan­te. FO­TO AR­TE: IS­MAEL AN­GE­LES En se­gun­do lu­gar, co­mo mí­ni­mo, las au­to­ri­da­des de­ben de­fi­nir ac­ti­va­men­te la for­ma en la que se ofre­ce la fi­nan­cia­ción: mu­cha ma­yor fi­nan­cia­ción al mer­ca­do bur­sá­til y de va­lo­res, y mu­chos me­nos prés­ta­mos ban­ca­rios, se­ría un buen pa­so.

Y, en ter­cer lu­gar, no hay ex­cu­sa pa­ra no to­mar me­di­das pa­ra que el sis­te­ma fi­nan­cie­ro sea más se­gu­ro. Las prue­bas de­mues­tran cla­ra­men­te que se ne­ce­si­ta res­pon­sa­bi­li­zar a los in­ver­sio­nis­tas de las pér­di­das, a tra­vés de ma­yo­res re­qui­si­tos de ca­pi­tal, re­gu­la­cio­nes de re­ca­pi­ta­li­za­ción, o “bail-in”, apli­ca­das de for­ma con­sis­ten­te y una ma­yor to­le­ran­cia de las re­es­truc­tu­ra­cio­nes. Si eso lle­va a me­nos eco­no­mías in­ten­si­vas en cré­di­tos, co­mo ame­na­zan a me­nu­do los fi­nan­cie­ros, en­ton­ces que así sea. In­clu­so pue­de ser una ven­ta­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.