La frá­gil y es­tre­cha li­ber­tad de no­so­tros los pe­rio­dis­tas

El Financiero - - Opi­nión - Opi­ne us­ted: in­fo@raul­cre­moux.mx RAÚL CRE­MOUX

Has­ta ha­ce muy po­co tiem­po, cua­tro ca­na­les abier­tos de te­le­vi­sión ha­bían si­do con­ce­sio­na­dos du­ran­te dé­ca­das a una so­la or­ga­ni­za­ción que, por su es­truc­tu­ra, en reali­dad per­te­ne­cía a tres fa­mi­lias. En ra­dio, la dis­tri­bu­ción de las fre­cuen­cias obli­ga­ba a una dis­ten­sión ma­yor aun cuan­do el ma­ne­jo te­nía una se­me­jan­za muy pa­re­ci­da, una do­ce­na de ape­lli­dos eran los man­do­nes. En nin­gu­na par­te del pla­ne­ta se da­ba, y si­gue im­pe­ran­do, una con­cen­tra­ción se­me­jan­te de po­der in­for­ma­ti­vo.

En nues­tro país, los po­de­res pú­bli­cos, to­dos, es­tán so­me­ti­dos al su­fra­gio po­pu­lar. ¿Por qué se re­nue­van el Eje­cu­ti­vo, Le­gis­la­ti­vo y Ju­di­cial? Por­que as­pi­ra­mos a vi­vir en de­mo­cra­cia. En otras pa­la­bras, desea­mos que mu­chos ten­gan opor­tu­ni­da­des y no só­lo unos cuan­tos. Va­le pre­gun­tar­nos, ¿por qué esa im­por­tan­tí­si­ma y de­ci­si­va fran­ja de po­der es ina­mo­vi­ble; qué pue­de de­cir­se de un sis­te­ma que po­ne la de­ter­mi­na­ción de la es­ca­la de va­lo­res y del bien pú­bli- co en ma­nos de hom­bres que no es­tán su­je­tos al su­fra­gio? ¿Son, en una so­cie­dad plu­ral, los con­ce­sio­na­rios de ra­dio y te­le­vi­sión los me­re­ce­do­res de guiar ma­si­va­men­te la vi­da emo­cio­nal y va­lo­ra­ti­va de la na­ción me­xi­ca­na? ¿Cuán­tos de­ce­nios más de­be­rán per­ma­ne­cer usu­fruc­tuan­do la con­cien­cia de los me­xi­ca­nos? Y di­go lo an­te­rior por­que los me­dios ma­si­vos de di­fu­sión abier­tos si­guen sien­do los que aún do­mi­nan los por­cen­ta­jes ma­yo­ri­ta­rios de pe­ne­tra­ción. Si bien las nue­vas ca­de­nas de pa­ga avan­zan con­si­de­ra­ble­men­te has­ta lle­gar a ofre­cer nu­me­ro­sas op­cio­nes, sus con­te­ni­dos se nu­tren de la ejem­pla­ri­dad im­pues­ta du­ran­te de­ce­nios por los me­dios co­mer­cia­les.

Ha si­do el ra­pi­dí­si­mo avan­ce tec­no­ló­gi­co lo que ha per­mi­ti­do la mul­ti­pli­ca­ción de vo­ces in­de­pen­dien­tes con al­can­ces sor­pren­den­tes, que só­lo al con­ver­tir­se en vi­ra­les ri­va­li­zan y has­ta ha­cen de la­do a las ca­de­nas de ra­dio y te­le­vi­sión tra­di­cio­na­les. No obs­tan­te, la co­lum­na ver­te­bral in­for­ma­ti­va si­gue sien­do aque­lla con­ce­sio­na­da a par­ti­cu­la­res. Y es­ta de­pen­de, al ser un per­mi­so, una con­ce­sión fe­de­ral, de la ob­ser­van­cia y dis­ci­pli­na con los go­ber­nan­tes en turno. De ahí que los con­ce­sio­na­rios de MVS, en el ca­so de Car­men Aris­te­gui, y de Leo­nar­do Cur­zio, en Ra­dio Mil, se val­gan de can­ce­lar los con­tra­tos la­bo­ra­les de sus co­la­bo­ra­do­res pa­ra in­di­rec­ta­men­te se­pa­rar­los de sus es­pa­cios in­for­ma­ti­vos. En pro­vin­cia el es­ce­na­rio es di­fe­ren­te, a los pe­rio­dis­tas se les su­pri­me vio­len­ta­men­te. De ahí el nú­me­ro cre­cien­te de ase­si­na­tos que nun­ca o ra­ra vez lle­gan a re­sol­ver­se; la im­pu­ni­dad co­mo cas­ti­go.

Co­noz­co y va­lo­ro el pro­fe­sio­na­lis­mo de Am­pa­ro Ca­sar, Ri­car­do Rap­hael y de Leo­nar­do Cur­zio, son vo­ces in­for­ma­das y cons­tan­te­men­te ac­tua­li­za­das, su len­gua­je y sus pro­ce­sos ana­lí­ti­cos, en me­dio de tan­ta me­dio­cri­dad, re­sul­tan atrac­ti­vos, per­ti­nen­tes y con fre­cuen­cia has­ta ejem­pla­res. Le­jos de pe­dir­les se au­sen­ten de los mi­cró­fo­nos, un con­ce­sio­na­rio in­te­li­gen­te de­bie­ra abrir­les más opor­tu­ni­da­des. ¿Qué tan in­te­li­gen­te y apa­sio­na­do de la ver­dad y la in­for­ma­ción es el con­ce­sio­na­rio de Ra­dio Mil, el se­ñor Edil­ber­to Hues­ca Pe­rro­tín? Sa­be­mos que es un co­mer­cian­te exi­to­so.

Las re­des so­cia­les y to­do el avan­ce de los nue­vos gi­gan­tes Goo­gle, Ap­ple, Fa­ce­book o Ama­zon que nos lle­gan a tra­vés de los lla­ma­dos te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes, las compu­tado­ras y las ta­ble­tas, no su­plen las opi­nio­nes de quie­nes, de­bi­da­men­te en­te­ra­dos, nos ofre­cen los da­tos que pue­den dar sig­ni­fi­ca­do a lo que co­ti­dia­na­men­te nos hie­re o ilu­mi­na. La ra­dio y la te­le­vi­sión con­ce­sio­na­das que de­bie­ran, en ma­nos de aca­dé­mi­cos, ar­tis­tas con ma­yús­cu­las y pen­sa­do­res, po­blar esas on­das her­tzia­nas, son me­ros chis­pa­zos en me­dio de con­te­ni­dos que si­guen las pau­tas es­ta­ble­ci­das des­de mu­chos años atrás: no­ve­las ba­na­les que hoy se han en­ri­que­ci­do con his­to­rias de nar­cos, con­cur­sos ram­plo­nes, pe­lí­cu­las tri­via­les y cas­ca­das de anun­cios en los que no se du­da con­si­de­rar al pú­bli­co co­mo in­fan­tes re­tra­sa­dos.

Los ins­tru­men­tos con los que cuen­ta el Es­ta­do, ra­dio­emi­so­ras y te­le­vi­so­ras pú­bli­cas, si­guen sin el alien­to y apo­yo que de­bie­ran te­ner pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de es­pa­cios pa­ra el pen­sa­mien­to, in­de­pen­dien­tes del po­der po­lí­ti­co, del in­sa­cia­ble ape­ti­to eco­nó­mi­co y del in­te­rés fac­cio­so. Con ello se for­ta­le­ce­ría la frá­gil y es­tre­cha li­ber­tad del au­tén­ti­co pe­rio­dis­mo que tan­ta fal­ta le ha­ce a la so­cie­dad me­xi­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.