El vo­to de Mea­de, y el ca­ma­ra­da Ro­ble­do

El Financiero - - Na­cio­nal - Opi­ne us­ted: phi­riart@el­fi­nan­cie­ro.com.mx @Pa­blohi­riart phl@enal.com.mx PA­BLO HI­RIART

Du­ran­te su com­pa­re­cen­cia en el Se­na­do el se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, José An­to­nio Mea­de, re­ve­ló que en la elec­ción pre­si­den­cial vo­tó por En­ri­que Pe­ña Nie­to.

Eso pro­vo­có el azo­ro y la con­mo­ción de quien le hi­zo la pre­gun­ta, el se­na­dor de Mo­re­na Zoé Ro­ble­do, pues co­mo Mea­de era en­ton­ces se­cre­ta­rio de Ha­cien­da de Fe­li­pe Cal­de­rón, el he­cho de ha­ber vo­ta­do por un can­di­da­to que no era del par­ti­do del pre­si­den­te, le pa­re­ció un es­cán­da­lo.

La pre­gun­ta es­tá bien si na­ce de la cu­rio­si­dad pe­rio­dís­ti­ca, pe­ro no co­mo la plan­teó el mo­re­nis­ta y ex­pe­rre­dis­ta: “las de­ci­sio­nes que ha­ya to­ma­do de­ben es­tar ba­jo es­cru­ti­nio”.

Que al­guien le avi­se a Ro­ble­do que el Mu­ro de Ber­lín ca­yó en 1989 y el sis­te­ma so­vié­ti­co de de­sin­te­gró po­co des­pués.

En las de­mo­cra­cias el vo­to es se­cre­to. Y só­lo en las dic­ta­du­ras se pre­gun­ta a las per­so­nas por quién vo­tan –cuan­do vo­tan–, por­que es “una de­ci­sión su­je­ta al es­cru­ti­nio pú­bli­co”.

Zoé Ro­ble­do for­mu­ló la pre­gun­ta des­de el po­der: es se­na­dor, lo hi­zo en una com­pa­re­cen­cia de un ser­vi­dor pú­bli­co.

¿Qué le pa­sa a Ro­ble­do? Le pa­sa que es tan pro­co­mu­nis­ta co­mo las dic­ta­du­ras so­bre­vi­vien­tes que su par­ti­do de­fien­de. Así es Mo­re­na. Ac­ker­man no es una ex­cep­ción. Mo­re­na fin­ge ser un par­ti­do que es­tá por la de­mo­cra­cia, aun­que de­fien­de a dic­ta­du­ras co­mo la de Ve­ne­zue­la y Co­rea del Nor­te. Así nos lo re­cor­dó ayer el se­na­dor Ro­ble­do.

¿Por quién vo­tó us­ted, se­ñor Mea­de? Y es im­pe­ra­ti­vo que lo di­ga por­que us­ted es­tá su­je­to al es­cru­ti­nio pú­bli­co.

Qué ho­rror lo que nos es­pe­ra si esos to­ta­li­ta­rios ga­nan las elec­cio­nes. El in­te­rro­ga­to­rio a los tra­ba­ja­do­res, a los be­ne­fi­cia­rios de pro­gra­mas so­cia­les: a re­ve­lar el con­te­ni­do de su vo­to que “us­ted se en­cuen­tra su­je­to al es­cru­ti­nio del par­ti­do”.

A Ro­ble­do le pa­re­ció una re­ve­la­ción es­can­da­lo­sa que Mea­de ha­ya vo­ta­do por un par­ti­do di­fe­ren­te al del Pre­si­den­te, pues­to que for­ma­ba par­te de su ga­bi­ne­te.

¿En qué país cree vi­ve Zoé Ro­ble­do? Por for­tu­na pa­ra él y pa­ra to­dos, no en Co­rea, no en Ve­ne­zue­la.

Mé­xi­co cam­bió. El mun­do ya cam­bió des­pués del fin de la Unión So­vié­ti­ca. Y eso no le gus­ta a Mo­re­na.

Al­guien le tie­ne que con­tar a Zoé que el Coor­di­na­dor de Ase­so­res del pre­si­den­te Fox, Eduar­do So­jo, vo­tó por Fe­li­pe Cal­de­rón en la elec­ción in­ter­na del PAN, y no por Santiago Creel, que era el can­di­da­to de su je­fe.

Que el se­cre­ta­rio par­ti­cu­lar del pre­si­den­te Cal­de­rón, Ro­ber­to Gil, fue el coor­di­na­dor de cam­pa­ña de Jo­se­fi­na Váz­quez Mo­ta, con­tra­ria a Er­nes­to Cor­de­ro, que era el can­di­da­to del pre­si­den­te en la in­ter­na pa­nis­ta.

Que Em­ma­nuel Ma­cron en Fran­cia era el mi­nis­tro de Fi­nan­zas del pre­si­den­te Fra­nçois Ho­llan­de, y con­ten­dió con­tra el can­di­da­to de su je­fe, y le ga­nó.

¿Tie­ne al­go de abo­mi­na­ble que el se­cre­ta­rio de Ha­cien­da –que no mi­li­ta­ba en el PAN– de Fe­li­pe Cal­de­rón ha­ya vo­ta­do por En­ri­que Pe­ña Nie­to?

Pa­ra Ro­ble­do sí. Pa­ra un ciu­da­dano del mun­do y del si­glo XXI, no.

Sin em­bar­go el se­na­dor de Mo­re­na de­du­ce que ese vo­to de Mea­de es la con­fir­ma­ción de que “el PRIAN exis­te, el PRIAN go­bier­na, el PRIAN tie­ne un plan pa­ra man­te­ner­se en el po­der”.

Otra vez la ob­se­sión de los “pla­nes se­cre­tos”, las con­ju­ras y los com­plots. La en­fer­me­dad so­vié­ti­ca si­gue pre­sen­te en al­gu­nos. Y de­be te­ner cui­da­do con esas ge­ne­ra­li­za­cio­nes to­ta­li­ta­rias el se­na­dor Ro­ble­do. Al­guien le pue­de pre­gun­tar a Al­fon­so Ro­mo –que ha­ce el pro­gra­ma de go­bierno de López Obra­dor–, por quién vo­tó en 1988 y en 2006, pues tal vez con­tes­te que por Carlos Sa­li­nas y Fe­li­pe Cal­de­rón.

A ver si el ca­ma­ra­da Ro­ble­do no ter­mi­na arro­ján­do­se por la ven­ta­na lue­go de ha­cer las “de­duc­cio­nes” co­rres­pon­dien­tes con su ló­gi­ca sta­li­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.