El final del TLC

El Financiero - - Na­cio­nal - RAY­MUN­DO RI­VA PA­LA­CIO

Acep­te­mos la reali­dad: el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Norte es­tá muer­to, y só­lo fal­ta que el pre­si­den­te Do­nald Trump fir­me su cer­ti­fi­ca­do de de­fun­ción. Con­gruen­te con su reite­ra­do men­sa­je des­de la cam­pa­ña pre­si­den­cial, Trump es­tá lis­to pa­ra li­qui­dar­lo. El pac­to va rum­bo al co­lap­so y es in­mi­nen­te la sa­li­da de

Es­ta­dos Uni­dos de él, es­cri­bió es­te jue­ves Ann Swan­son, la ex­per­ta corresponsal eco­nó­mi­ca de The

New York Ti­mes. Trump no quie­re un pac­to en­tre tres na­cio­nes, sino bus­ca­rá acuer­dos bi­la­te­ra­les don­de, tam­po­co nos en­ga­ñe­mos, su ob­je­ti­vo se­rá ob­te­ner el me­jor arre­glo co­mer­cial pa­ra los in­tere­ses de su ba­se elec­to­ral. Si el re­sul­ta­do es po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo, es otra dis­cu­sión. Lo que im­por­ta en es­te mo­men­to es que se co­men­za­rá a re­de­fi­nir el fu­tu­ro me­dia­to de las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les.

Co­mo par­te de la na­rra­ti­va pre­ven­ti­va del go­bierno me­xi­cano, el se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Luis Vi­de­ga­ray, di­jo es­ta se­ma­na en el Se­na­do que de ser así, la re­la­ción bi­la­te­ral se mo­di­fi­ca­ría. La frase fue de­li­be­ra­da­men­te am­bi­gua, fren­te a la in­cer­ti­dum­bre de la ru­ta que se­gui­rá Trump, cuyo go­bierno no es más un alia­do de México ni le in­tere­sa un tra­to es­pe­cial, co­mo sue­len te­ner las na­cio­nes con sus ve­ci­nos. Trump ha can­ce­la­do, en los he­chos, el di­se­ño de la re­la­ción bi­la­te­ral que man­tu­vo la Ca­sa Blanca des­de ha­ce casi 40 años, cuan­do du­ran­te el pre­si­den­te Ja­mes Car­ter pi­dió la re­vi­sión de la re­la­ción con México, que con­clu­yó un año y

me­dio des­pués con el Me­mo­ran­do Pre­si­den­cial 41, que ajus­tó la po­lí­ti­ca que por dé­ca­das se se­gui­ría con México.

Ese Me­mo­ran­do pro­pu­so nue­vas po­lí­ti­cas en el área de ener­gé­ti­cos –de al­tí­si­ma prio­ri­dad por la cri­sis del pe­tró­leo que pro­vo­có en 1977 el ra­cio­na­mien­to de com­bus­ti­bles–, y que lle­vó a la com­pra de cru­do me­xi­cano pa­ra la Re­ser­va Es­tra­té­gi­ca en las cue­vas de Te­xas y Lui­sia­na, y a la fir­ma del acuer­do so­bre gas na­tu­ral. Tam­bién plan­tea­ba nue­vas for­mas de re­la­cio­nar­se en ma­te­ria co­mer­cial y de tra­ba­ja­do­res mi­gra­to­rios, tra­du­ci­do po­co des­pués en la

la úl­ti­ma gran re­for­ma mi­gra­to­ria en Es­ta­dos Uni­dos. El do­cu­men­to, que du­ran­te años fue con­fi­den­cial, plan­tea­ba que la sal­va­guar­da de los in­tere­ses de Es­ta­dos Uni­dos de­bía ser com­pa­ti­ble con un “México es­ta­ble, que pro­gre­se y sea ami­go”, don­de bus­ca­rían evi­tar a to­da cos­ta cual­quier in­gre­dien­te que de­vi­nie­ra en ines­ta­bi­li­dad. Tan im­por­tan­te era la re­la­ción, que por di­se­ño de Car­ter, cu­ya po­lí­ti­ca ha­cia Amé­ri­ca La­ti­na in­clu­yó la pre­sión a las dic­ta­du­ras de Amé­ri­ca del Sur pa­ra que ter­mi­na­ran sus re­gí­me­nes de te­rror, re­du­jo la crí­ti­ca pú­bli­ca so­bre la vio­la­ción de de­re­chos hu­ma­nos en México.

La po­lí­ti­ca de Washington ha­cia México co­rría so­bre rie­les geo­es­tra­té­gi­cos, y des­de 1979 se plan­tea­ba una in­te­gra­ción nor­te­ame­ri

ca­na jun­to con Ca­na­dá, a par­tir de la se­gu­ri­dad ener­gé­ti­ca. Du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Geor­ge H. W. Bush se ini­ció la ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Norte, con­clui­do con el res­pal­do del pre­si­den­te Bill Clin­ton, que con­so­li­dó lo que casi tres lus­tros an­tes ha­bía co­men­za­do. En los go­bier­nos de Geor­ge W. Bush y Ba­rack Oba­ma, la re­la­ción se ex­pan­dió de una for­ma sin pre­ce­den­tes en ma­te­ria de se­gu­ri­dad, don­de se com­ba­tió tras­na­cio­nal­men­te al cri­men or­ga­ni­za­do.

Ba­jo el go­bierno de Trump, to­do es­te tra­ba­jo de cons­truc­ción se ha ve­ni­do de­mo­lien­do. El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se es muy ig­no­ran­te de lo que sig­ni­fi­ca la re­la­ción con México, que fue el ar­gu­men­to por lo cual un em­pre­sa­rio ami­go de él lo per­sua­dió a acep­tar la in­vi­ta­ción for­mu­la­da por Vi­de­ga­ray a su hi­ja y su yerno en agos­to del año pa­sa­do, pa­ra vi­si­tar al pre­si­den­te Enrique Pe­ña Nie­to en Los Pi­nos. No apren­dió mu­cho. To­da­vía en su en­cuen­tro en Ham­bur­go, en el mar­co de la cum­bre del G-20, Pe­ña Nie­to pa­re­cía que ha­bla­ba al ai­re du­ran­te la con­ver­sa­ción con Trump, has­ta que co­men­zó a ex­pli­car­le lo que se ha­bía he­cho con la re­for­ma ener­gé­ti­ca. Se­gún fun­cio­na­rios pre­sen­tes, Trump pa­re­ció des­per­tar­se y vol­có su aten­ción a lo que de­cía Pe­ña Nie­to, pa­ra con­cluir que “hay que ven­der­les mu­cho gas a los me­xi­ca­nos”.

La par­ti­ci­pa­ción de las mul­ti­na­cio­na­les con se­de en Es­ta­dos Uni­dos en la aper­tu­ra ener­gé­ti­ca me­xi­ca­na –co­mo Ex­xon, que has­ta di­ciem­bre di­ri­gía Rex Ti­ller­son, el ac­tual se­cre­ta­rio de Es­ta­do–, se ha da­do ba­jo los pa­rá­me­tros em­pre­sa­ria­les. Trump no ha da­do in­cen­ti­vo al­guno pa­ra for­ta­le­cer la re­la­ción bi­la­te­ral ni en ese, ni en nin­gún otro sec­tor. Al con­tra­rio, co­mo es am­plia­men­te co­no­ci­do, su for­ma co­mo se ha acer­ca­do a México es hos­til, gro­se­ra y dés­po­ta. Igual, se­gún fun­cio­na­rios me­xi­ca­nos, a co­mo se ha com­por­ta­do con el pre­si­den­te Pe­ña Nie­to en pri­va­do.

La to­le­ran­cia del go­bierno me­xi­cano ha ido mo­di­fi­cán­do­se. No lle­ga aún el go­bierno me­xi­cano a dar un ma­no­ta­zo en la me­sa, y tam­po­co se pre­vé que lo ha­ga pú­bli­ca­men­te. Pe­ro en for­ma su­til, cuan­do va­rios se­cre­ta­rios de Es­ta­do di­cen que no es­tán dis­pues­tos a se­guir sen­ta­dos en la me­sa si Trump abro­ga el tra­ta­do co­mo una téc­ni­ca de ne­go­cia­ción, y que de dar­se ese mo­men­to la re­la­ción en su con­jun­to su­fri­ría cam­bios, el men­sa­je a la Ca­sa Blanca es que la pa­cien­cia lle­gó a su lí­mi­te. El pri­mer mi­nis­tro de Ca­na­dá, Jus­tin Tru­deau, di­jo tras ha­blar con Trump el miér­co­les, que el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, que fue am­bi­va­len­te con él so­bre el fu­tu­ro del tra­ta­do, sue­le to­mar de­ci­sio­nes sor­pre­si­vas, que re­pre­sen­tan desafíos an­te los cua­les hay que es­tar pre­pa­ra­dos

La ru­ta es­tá cla­ra. La co­li­sión final se acer­ca. No po­de­mos de­cir más ade­lan­te que no es­tá­ba­mos pre­pa­ra­dos pa­ra es­te final. Eso, po­lí­ti­ca e his­tó­ri­ca­men­te, se­ría im­per­do­na­ble.

Opi­ne us­ted: rri­va­pa­la­cio@eje­cen­tral.com @ri­va­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.