Los re­cor­da­to­rios

El Financiero - - Nacional Política Y Sociedad - LA NO­TA DU­RA Ja­vier Ris­co Opi­ne us­ted: po­li­ti­ca@ el­fi­nan­cie­ro.com.mx @jris­co

En el pró­lo­go de El Ar­te de la Fu­ga de Ser­gio Pi­tol, Car­los Mon­si­váis es­cri­bió una ma­ra­vi­lla: “Par­tir ha­cia nin­gu­na par­te con tal de que nin­gu­na par­te nos lle­ve a to­dos la­dos”. La idea de una ru­ta uni­ver­sal, de un pun­to en el que se re­par­tan to­nos das las di­rec­cio­nes me pa­re­ció la guía tu­rís­ti­ca de la ciu­dad en la que vi­vo, la Ciu­dad de Mé­xi­co.

¿Có­mo es po­si­ble que una es­qui­na, que una di­rec­ción, no res­pe­te el tiem­po ni los pun­tos car­di­na­les? La idea me pa­re­cía in­creí­ble e in­abar­ca­ble, sin em­bar­go… es­ta­ba equi­vo­ca­do.

Los cro­nis­tas del tiem­po de es­ta ciu­dad, Ra­fael Pé­rez Gay y Héc­tor de Mau­león, se han da­do a la ta­rea de crear puer­tas que via­jan de dé­ca­da en dé­ca­da y que di­bu­jan la me­mo­ria del cen­tro de la ca­pi­tal. Son 200 pun­tos que to­man las raí­ces de los nom­bres, de los per­so­na­jes que ha­bi­ta­ron y que apues­tan por el des­tie­rro de nues­tro peor mal: el ol­vi­do.

En me­dio de una ur­be que to­dos ama­mos y pa­de­ce­mos, en la que 24 ho­ras de un día no son su­fi­cien­tes pa­ra aca­bar pen­dien­tes y don­de tran­si­ta­mos fi­ján­do­nos más en la per­so­na que no nos da el pa­so o el ci­clis­ta que in­ten­ta so­bre­vi­vir en las ave­ni­das, don­de las mi­ra­das se pier­den en­tre el am­bu­lan­ta­je y los gran­des edi­fi­cios, na­die ve el re­co­rri­do his­tó­ri­co en que lo en­vuel­ven mu­chas de las ca­lles de la ciu­dad.

Pa­ra ello, Pé­rez Gay y De Mau­león de­ci­die­ron co­lo­car por nues­tra ca­pi­tal re­cor­da­to­rios que cuen­ten un pe­da­zo de la his­to­ria que nos em­pe­ña­mos todo el tiem­po en ig­no­rar. Pa­ra ello di­vi­die­ron el cen­tro de la ciu­dad en cua­tro zo­nas y re­par­tie­ron 200 his­to­rias y nos de­ja­ron mi­ga­jas pa­ra tra­tar de re­cons­truir­nos.

Se tra­ta del pro­yec­to ‘Los 200 lu­ga­res im­pres­cin­di­bles del Cen­tro His­tó­ri­co’, en don­de se co­lo­can igual nú­me­ro de pla­cas que nos ayu­dan a en­cap­su­lar un mo­men­to en el tiem­po que nos ha­ble so­bre un pa­sa­do que si­gue sien­do mu­do tes­ti­go en el pre­sen­te.

De la mano con el go­bierno de la ciu­dad y con el INAH, los dos cro­nis­tas pre­ten­den de­vol­ver­nos aque­llos pe­da­zos de his­to­ria que, por ca­pri­chos gu­ber­na­men­ta­les de la épo­ca por­fi­ria­na, nos fue­ron arre­ba­ta­dos.

Has­ta aho­ra se han co­lo­ca­do dos pla­cas, una de ellas en el An­ti­guo Ar­zo­bis­pa­do con la le­yen­da: “Se­gún la tra­di­ción gua­da­lu­pa­na, tras mu­ros de es­te edi­fi­cio Juan Die­go mos­tró al ar­zo­bis­po Zu­má­rra­ga la til­da con la ima­gen de la Vir­gen”.

“Me pa­re­ce un pro­yec­to muy va­lio­so pa­ra la ciu­dad en tér­mi­nos de que lle­va un si­glo de­mo­lien­do su me­mo­ria. Des­de el triun­fo de la Re­vo­lu­ción, lo pri­me­ro que hi­cie­ron los je­fes re­vo­lu­cio­na­rios fue qui­tar los nom­bres an­ti­guos de las ca­lles, ha­bía que ini­ciar un nue­vo pro­yec­to; es­ta­ba de mo­da el pan­ame­ri­ca­nis­mo, et­cé­te­ra, en­ton­ces le qui­ta­ron los nom­bres que lle­va­ban 400 años cons­tru­yén­do­se pa­ra nom­brar las ca­lles, por­que la ciu­dad te con­ta­ba su his­to­ria a par­tir de los nom­bres de sus ca­lles, pa­ra po­ner los nom­bres de las re­pú­bli­cas que apo­ya­ron las fies­tas del cen­te­na­rio de la con­su­ma­ción de la In­de­pen­den­cia.

“Ahí em­pe­zó una des­vin­cu­la­ción en­tre los ciu­da­da­nos y el pa­sa­do de la ciu­dad. La ca­lle de Re­pú­bli­ca de Bra­sil ya no te de­cía na­da co­mo sí te de­cía ‘Los se­pul­cros de San­to Do­min­go’ o ‘La Puer­ta fal­sa de San An­drés’”, con­tó De Mau­león en en­tre­vis­ta a tra­vés de Wra­dio.

Y es que, a de­cir de los au­to­res, du­ran­te mu­cho tiem­po nos arran­ca­ron la po­si­bi­li­dad de en­ta­blar un dis­cur­so con los rin­co­nes de la ciu­dad, don­de ca­da edi­fi­cio o es­qui­na o lu­ga­res es­pe­cí­fi­cos nos di­je­ran un po­co de quié­nes so­mos. Y no só­lo en tér­mi­nos his­tó­ri­cos, sino de hue­llas cul­tu­ra­les que nos for­ja­ron.

“Una vez que es­tén es­tas 200 pla­cas, la ciu­dad ha­brá re­cu­pe­ra­do un pe­que­ño tro­zo de su me­mo­ria y de su his­to­ria. Los paí­ses, las per­so­nas y las ciu­da­des que no atien­den a su me­mo­ria, pier­den su iden­ti­dad, pier­den su es­truc­tu­ra y se van con­vir­tien­do un po­co en na­da, se van vol­vien­do eva­nes­cen­tes.

“Va­mos ca­mi­nan­do con una ven­da en los ojos, co­mo de­cía Mi­lan Kun­de­ra, y só­lo has­ta que pa­sas y te qui­tas la ven­da, te das cuen­ta de lo que está atrás”, se­ña­ló tam­bién en en­tre­vis­ta el otro au­tor, Ra­fael Pé­rez Gay.

¡Qué re­ga­lo vol­ver a mi­rar es­ta ciu­dad con los ojos de quien se ha qui­ta­do esa ven­da! Es una for­ma de res­tau­rar el pa­sa­do y re­con­ci­liar­nos con nues­tras raí­ces. Qué lu­jo sa­ber que el mis­mo ca­fé en el que pa­sa­mos una tar­de, fue el es­ce­na­rio que ins­pi­ró a es­cri­to­res y poe­tas o que en­mar­ca­ron otras reali­da­des; qui­zá eso nos re­cuer­de que no­so­tros hoy de­ja­re­mos las hue­llas que otros ve­rán ma­ña­na y que re­fle­xio­ne­mos so­bre lo que esas pla­cas di­rían de lo que ha­ce­mos con es­ta ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.