ROBERTO GIL ZUARTH

El Financiero - - Portada - Roberto Gil Zuarth Se­na­dor de la Re­pú­bli­ca Opi­ne us­ted: opinion@el­fi­nan­cie­ro.com.mx @rgil­zuarth

De­cía Freud que nues­tra per­so­na­li­dad se de­fi­ne por re­fle­jos in­cons­cien­tes. Mo­ti­va­cio­nes que se asi­lan en el com­ple­jo mun­do de nues­tra men­te. De­seos y con­tra­dic­cio­nes que tie­nen ori­gen en al­gún lu­gar de nues­tra ex­pe­rien­cia y que, des­de ahí, per­fi­lan bue­na par­te de nues­tras con­duc­tas. Ne­ce­si­da­des in­ter­nas que ca­da uno bus­ca sa­tis­fa­cer o su­pri­mir. Me­mo­ria que sig­ni­fi­ca a la vez au­to­afir­ma­ción y sen­ti­do de per­te­nen­cia. Re­cuer­dos que co­bran for­ma en la dis­po­si­ción per­so­nal de mi­rar­se a sí mis­mo.

Al­gu­na vez re­gis­tré que la po­lí­ti­ca es de­ber de las per­so­nas li­bres. Por al­gu­na ex­tra­ña ra­zón (Freud di­ría que por una re­gre­sión au­to­in­du­ci­da), aso­cio esa idea a un mo­men­to que no re­cuer­do con la pre­ci­sión de lo vi­vi­do, pe­ro que re­creo a par­tir de una fo­to­gra­fía. Por un da­to al re­ver­so y la glo­sa de mis pa­dres que la con­ser­va­ron por mu­cho tiem­po has­ta que la hi­ce mía, se tra­ta de una ins­tan­tá­nea to­ma­da en 1983, en la efer­ves­cen­cia de los pri­me­ros pa­sos de la aper­tu­ra de­mo­crá­ti­ca del país, en la cam­pa­ña de Fran­cis­co Ba­rrio a la pre­si­den­cia mu­ni­ci­pal de Ciu­dad Juá­rez. La hi­ce mía por­que ahí, en un ex­tre­mo, apa­rez­co yo, de no más de 6 años, ro­dea­do de otros ni­ños y un mon­tón de bi­ci­cle­tas. Esa ima­gen sin­te­ti­za pa­ra mí la no­ción de que el ciu­da­dano exis­te no en fun­ción del de­re­cho con­ce­di­do por el po­de­ro­so pa­ra exi­gir, par­ti­ci­par o ele­gir, sino en la ex­pan­sión de su ca­pa­ci­dad mo­ral co­mo per­so­na; en el im­pul­so li­be­ra­dor al que se afe­rra todo aquel que to­ma en sus ma­nos su des­tino; en la em­pa­tía que sur­ge inevi­ta­ble­men­te cuan­do unos se re­co­no­cen en los otros. El con­tras­te de los to­nos blan­cos y ne­gros de aque­lla vie­ja ima­gen re­ve­la la enor­me pro­fun­di­dad de las zo­nas gri­ses de la po­lí­ti­ca: la ra­zón que no es evi­den­te sino pro­ba­ble; la du­da co­mo pre­dis­po­si­ción per­so­nal pa­ra el en­ten­di­mien­to en­tre di­fe­ren­tes; la vi­ta­li­dad pe­da­gó­gi­ca de la crítica y el ar­gu­men­to. La po­lí­ti­ca que es el di­fí­cil equi­li­brio en­tre la con­fron­ta­ción y la con­cor­dia; el ar­te de hil­va­nar la uni­dad des­de la par­cia­li­dad; la al­ter­na­ti­va ci­vi­li­za­to­ria pa­ra ven­cer sin ani­qui­lar. Esa fo­to­gra­fía es la ima­gen re­tros­pec­ti­va de mi cons­cien­cia so­bre el PAN.

Pe­ro la ma­te­ria pri­ma de la po­lí­ti­ca es el poder y el poder se­du­ce, ob­nu­bi­la, tur­ba. Un día me pre­gun­tó mi hi­jo ma­yor qué es lo que más dis­fru­ta­ba de la po­lí­ti­ca. Un ins­tin­to de au­to­con­ten­ción (o de ver­güen­za) re­fre­nó la con­fe­sión so­bre la mo­ti­va­ción efi­cien­te de es­ta pro­fe­sión de vi­da. No re­cuer­do qué res­pon­dí, pe­ro se­gu­ra­men­te alu­dí –pa­ra sa­lir del pa­so– a aque­lla fo­to­gra­fía. Se­gu­ra­men­te no lo per­sua­dí, pe­ro de ha­ber li­be­ra­do el in­cons­cien­te re­pri­mi­do, le ha­bría di­cho que el po­lí­ti­co vi­ve atra­pa­do en la dua­li­dad en­tre ser ama­do o ser te­mi­do, co­mo an­ti­ci­pó Ma­quia­ve­lo. El poder de agra­ciar o de ate­mo­ri­zar son sus im­pul­sos más bá­si­cos; el re­fle­jo in­cons­cien­te de su sub­je­ti­vi­dad; las do­sis de adre­na­li­na que ac­ti­van su or­ga­nis­mo pa­ra man­te­ner­se aler­ta, pa­ra so­bre­vi­vir, pa­ra evo­lu­cio­nar. Y es que el ra­se­ro del éxi­to en la po­lí­ti­ca en es­tos tiem­pos (no co­noz­co otros) se de­fi­ne por el ca­ris­ma o la efi­ca­cia: la cua­li­dad de sus­ci­tar ad­mi­ra­ción o la ca­pa­ci­dad de pro­vo­car obe­dien­cias. En la mé­du­la de cual­quier re­la­to de la po­lí­ti­ca, des­de la li­ber­tad has­ta la do­mi­na­ción, se en­cuen­tra el ins­tin­to pri­ma­rio de pre­va­le­cer so­bre el otro. El im­pul­so se­duc­tor del poder obliga al dis­fraz o al ca­mu­fla­je, a la con­ser­va­ción o a la adap­ta­ción, al jue­go su­ma ce­ro en­tre ga­nar o mo­rir. Es la iner­cia de no sol­tar ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia ese ama­si­jo de pri­vi­le­gios en los que se ha con­ver­ti­do la vo­ca­ción de la po­lí­ti­ca. In­du­ce a creer erró­nea­men­te que no hay po­lí­ti­ca sin poder.

Me quie­ro re­con­ci­liar con aque­lla fo­to­gra­fía y le de­bo una res­pues­ta más fran­ca a mi hi­jo. Freud al­can­zó a su­ge­rir que ha­bría que bor­dar en una éti­ca de la au­to­rre­fle­xión: una mi­ra­da ho­nes­ta, exi­gen­te, sin­ce­ra en la vi­da per­so­nal, des­pren­di­da in­ten­cio­nal­men­te de lo que con­for­ta, se­du­ce y re­pri­me. Po­drá pen­sar­se que es­ta in­tros­pec­ción es en reali­dad el sal­do de una dispu­ta in­ter­na de la que que­dé mar­gi­na­do. Muy pro­ba­ble­men­te sí. O qui­zá no di las ba­ta­llas a tiem­po o me fal­tó ta­len­to pa­ra en­ca­rar­las. Qui­zá erré mis ba­ta­llas, pe­ro lo que ten­go cla­ro es que lo ha­bla­ré, pron­to, con­mi­go mis­mo.

De­jo, des­pués de 20 años, la vi­da par­ti­da­ria ac­ti­va. Pon­go a dis­po­si­ción del PAN el es­ca­ño en el Se­na­do que le per­te­ne­ce, pa­ra que otros de­fien­dan lo que por con­vic­ción yo no pue­do. No re­nun­cio a mi par­ti­do: el PAN es un sis­te­ma de va­lo­res que guía la for­ma de ser y de in­ter­ac­tuar. Tam­po­co re­nun­cio a la po­lí­ti­ca: en una re­pú­bli­ca, los ciu­da­da­nos tie­nen el de­ber de con­cu­rrir con otros pa­ra pro­du­cir los bie­nes y aten­der los ma­les. Só­lo es una pau­sa in­de­fi­ni­da pa­ra re­en­con­trar­me con el sen­ti­do de aque­lla fo­to­gra­fía.

“Me quie­ro re­con­ci­liar con aque­lla fo­to y le de­bo una res­pues­ta fran­ca a mi hi­jo”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.