JUAN IG­NA­CIO ZA­VA­LA

El Financiero - - Portada - AU­TO­NO­MÍA RE­LA­TI­VA Juan Ig­na­cio Za­va­la Opi­ne us­ted: za­va­la­ji@yahoo.com @jua­ni­za­va­la

Ha ter­mi­na­do el pe­rio­do de pre­cam­pa­ñas y ha ini­cia­do el de in­ter­cam­pa­ñas. ¿Có­mo es es­to? Ha­bría que pre­gun­tar­le a nues­tros le­gis­la­do­res, pues só­lo aquí hay pre, in­ter y cam­pa­ña. Mien­tras más días trans­cu­rren del pro­ce­so elec­to­ral, más se ha­cen evi­den­tes lo ab­sur­dos de nues­tras le­yes pa­ra las elec­cio­nes.

¿Cuál es el re­sul­ta­do del pe­rio­do que aca­ba de ter­mi­nar? In­cier­to pa­ra el elec­tor y, por lo me­nos, equí­vo­co pa­ra los can­di­da­tos. Car­los Bra­vo Re­gi­dor pu­bli­có un in­tere­san­te tex­to

(Re­for­ma 12/02/18) en el que men­cio­na que las pre­cam­pa­ñas sir­vie­ron pa­ra mos­trar los flan­cos dé­bi­les de los can­di­da­tos: Mea­de, a la bús­que­da de or­ga­ni­za­ción; Ana­ya, a la ca­be­za de una coa­li­ción amor­fa, y An­drés Ma­nuel, co­mo po­ten­cial víc­ti­ma de sí mis­mo.

Las se­ma­nas que vie­nen se su­po­ne que los can­di­da­tos pue­den ha­cer ca­si todo, sal­vo spots per­so­na­les y ha­cer lla­ma­dos al vo­to y al­gu­na otra co­sa más. Fue­ra de eso se les po­drá ven en no­ti­cie­ros y en las re­des. He­mos vis­to po­co y fal­ta lo me­jor, o lo peor, co­mo se le quie­ra ver. Por lo pron­to, un re­cuen­to de lo que aca­ba de ter­mi­nar.

Ri­car­do Ana­ya se mo­vió en un te­rreno un tan­to ex­tra­ño: quie­re a to­das lu­ces pre­sen­tar­se co­mo una per­so­na em­pá­ti­ca, ca­paz de te­ner emo­cio­nes co­mo la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos. No pa­re­ce que lo ha­ya lo­gra­do y, aun­que bien pro­du­ci­da, el per­so­na­je es un tan­to ino­cuo en ese sen­ti­do. Por otro la­do, co­men­zó anun­cian­do una pen­sión uni­ver­sal que tu­vo mu­chos cues­tio­na­mien­tos pe­ro que, al fi­nal de cuen­tas, era una pro­pues­ta. Fue­ra de eso no ha di­cho na­da, y lo úni­co que ha mos­tra­do es su vo­ca­ción de tro­va­dor. Ayer de­man­dó que era es­pia­do por el go­bierno. El do­min­go se subió a los andamios de su mi­tin co­mo si fue­ra can­tan­te de Me­nu­do o al­go por el es­ti­lo. En una mues­tra cla­ra de sus ga­nas de atro­pe­llar pa­ra ob­te­ner la no­mi­na­ción de su par­ti­do, re­sul­tó ser la úni­ca per­so­na que, a pe­sar de ser can­di­da­to úni­co, lle­vó aca­rrea­dos a la elec­ción. Sin em­bar­go, ten­drá más que tiem­po su­fi­cien­te pa­ra la ela­bo­ra­ción de su nue­va eta­pa de cam­pa­ña. Al igual que Mea­de, Ana­ya no tie­ne mu­cho mar­gen de error.

El ca­so de Mea­de era com­pli­ca­do, pues a la al­ha­ra­ca de su nom­bra­mien­to si­guió el pro­ce­so de dar­se a co­no­cer –eta­pa que sus ad­ver­sa­rios ya ha­bían su­pe­ra­do por mu­cho. La pro­yec­ción pú­bli­ca de su cam­pa­ña per­mi­tió ver des­or­den y fal­ta de rum­bo. Au­na­do a es­to, car­ga con ese te­rri­ble las­tre en ma­te­ria de ima­gen que es su par­ti­do en es­tos mo­men­tos. Se le aca­bó el pe­rio­do en el mo­men­to que ya ha­bía to­ma­do rit­mo, tan­to en el ata­que a Ana­ya co­mo en su for­mu­la­ción del #Yo­me­ro, cor­te­sía de la cam­pa­ña de López Obra­dor. De­be­rá re­to­mar el rit­mo rá­pi­da­men­te. Lo que si­gue se an­to­ja co­mo una lar­ga subida en la que de­be­rá arries­gar pa­ra con­so­li­dar­se en la com­pe­ten­cia.

López Obra­dor está otra vez com­pi­tien­do con­tra sí mis­mo, una es­pe­cia­li­dad en la que ha mos­tra­do ser todo un maes­tro en el ar­te de per­der pun­tos so­li­to. Co­mo bien di­cen mu­chos, lo me­jor que le po­dría pa­sar es en­ce­rrar­se y no sa­lir a de­cir na­da pa­ra man­te­ner su ven­ta­ja. No le se­rá fá­cil man­te­ner­se le­jos del es­ce­na­rio, mien­tras sus ad­ver­sa­rios apro­ve­cha­rán ca­da es­pa­cio dis­po­ni­ble e irrum­pen con fuer­za los in­de­pen­dien­tes. AMLO ha sor­tea­do bien las di­fi­cul­ta­des de es­tar a la ca­be­za, pe­ro las cam­pa­ñas son los lu­ga­res del ase­dio y és­te no pa­ra has­ta el día de las elec­cio­nes y, al día de hoy, una bue­na par­te de la elec­ción se tra­ta “de ya sa­ben quién”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.