VA­LE­RIA MOY

El Financiero - - Portada - https://world­jus­ti­ce­pro­ject.org/ our-work/wjp-ru­le-law-in­dex/ wjp-ru­le-law-in­dex-2017–2018

“De­ja­mos de pres­tar aten­ción al Es­ta­do de de­re­cho, al cum­pli­mien­to de la ley”

Es­te fin de se­ma­na ce­rra­ron las pre­cam­pa­ñas de quie­nes as­pi­ran a los múl­ti­ples car­gos de elec­ción po­pu­lar que se ele­gi­rán el 1º de ju­lio. A pe­sar de lo mo­les­to de al­gu­nos spots y de lo ex­tra­ño del pro­ce­so, da­do que en teo­ría es so­lo pa­ra mi­li­tan­tes de los par­ti­dos, me pa­re­ció que nos pue­de dar una idea de lo que vie­ne cuan­do se re­to­men las cam­pa­ñas. Oja­lá que los can­di­da­tos usen efec­ti­va­men­te es­te pe­rio­do in­ter­cam­pa­ña pa­ra re­fle­xio­nar so­bre sus acier­tos y erro­res, pe­ro, so­bre todo, pa­ra pen­sar lo que es­te país —y sus ciu­da­des y es­ta­dos da­do que ha­brá más de 3 mil pues­tos de elec­ción po­pu­lar— ne­ce­si­tan. No só­lo en sus in­tere­ses per­so­na­les o an­sias de poder, sino en lo que ver­da­de­ra­men­te se ne­ce­si­ta pa­ra que Mé­xi­co avan­ce. Hay tan­tas ca­ren­cias —más allá de las so­cia­les— que no de­be­ría de ser di­fí­cil pre­sen­tar bue­nas pro­pues­tas.

En­tre esas ca­ren­cias, una fun­da­men­tal que pa­de­ce­mos to­dos los que aquí vivimos es el Es­ta­do de de­re­cho. Re­cien­te­men­te se pu­bli­có el Ín­di­ce de Es­ta­do de de­re­cho que el World Jus­ti­ce1 Pro­ject sa­ca anual­men­te. Po­ner­le una me­di­ción a un te­ma tan am­plio y am­bi­guo es un ejer­ci­cio re­le­van­te pa­ra poder eva­luar avan­ces y re­tro­ce­sos. El WJP con­si­de­ra ocho fac­to­res: res­tric­cio­nes a los po­de­res del go­bierno, au­sen­cia de co­rrup­ción, go­bierno abier­to, de­re­chos fun­da­men­ta­les, or­den y se­gu­ri­dad, cum­pli­mien­to de la re­gu­la­ción, jus­ti­cia ci­vil y jus­ti­cia cri­mi­nal.

El Ín­di­ce se cal­cu­la en 113 paí­ses a tra­vés de en­cues­tas a ho­ga­res y a ex­per­tos en los te­mas eva­lua­dos. Los ma­yo­res re­tro­ce­sos del ín­di­ce a ni­vel mun­dial se ob­ser­va­ron en los de­re­chos fun­da­men­ta­les —que mi­de au­sen­cia de dis­cri­mi­na­ción, de­re­cho a la vi­da y se­gu­ri­dad, li­ber­tad de ex­pre­sión y de cul­to, de­re­cho a la pri­va­ci­dad, li­ber­tad de aso­cia­ción y de­re­chos la­bo­ra­les— 76 paí­ses em­peo­ra­ron. Los paí­ses lí­de­res en Es­ta­do de de­re­cho son —sin sor­pren­der a na­die— Di­na­mar­ca, No­rue­ga y Fin­lan­dia. Los tres peo­res, tam­po­co sor­pren­de, son Af­ga­nis­tán, Cam­bo­ya y Ve­ne­zue­la (lo que sor­pren­de es que aún ha­ya quien de­fien­da el ré­gi­men ve­ne­zo­lano). De los diez me­jo­res, sie­te es­tán en Eu­ro­pa. Los acom­pa­ñan Nue­va Ze­lan­da, Aus­tra­lia y Ca­na­dá. Es­ta­dos Uni­dos ocu­pa la po­si­ción 19.

En La­ti­noa­mé­ri­ca, el me­jor eva­lua­do es Uru­guay, en el lu­gar 22, se­gui­do de Cos­ta Ri­ca y Chi­le. Mé­xi­co se en­cuen­tra en el le­jano 92avo lu­gar. 92 de 113. Co­lom­bia, El Sal­va­dor y Ecua­dor, por nom­brar al­gu­nos, es­tán me­jor eva­lua­dos. Jus­to arri­ba de Mé­xi­co se ubi­ca Uz­be­kis­tán y aba­jo Sie­rra Leo­na. De los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos só­lo Guatemala, Ni­ca­ra­gua, Hon­du­ras, Bo­li­via y Ve­ne­zue­la es­tán peor en la cla­si­fi­ca­ción.

No so­lo es­ta­mos en una po­si­ción la­men­ta­ble, sino que em­peo­ra­mos cua­tro lu­ga­res. En to­dos los in­di­ca­do­res del Ín­di­ce, Mé­xi­co sa­le en un mal ni­vel, pe­ro don­de sa­li­mos peor es en au­sen­cia de co­rrup­ción (102 de 113) y en jus­ti­cia cri­mi­nal (105 de 113). En­tran­do a ru­bros más es­pe­cí­fi­cos, las ma­yo­res ca­ren­cias de Es­ta­do de de­re­cho se ob­ser­van en la au­sen­cia de co­rrup­ción en la le­gis­la­tu­ra, que se re­fie­re a que los le­gis­la­do­res no usen su car­go pú­bli­co pa­ra be­ne­fi­cio per­so­nal, em­pa­ta­do con la fal­ta de un sis­te­ma co­rrec­cio­nal efec­ti­vo.

El ru­bro en el que Mé­xi­co sa­le me­jor eva­lua­do es en go­bierno abier­to. No es­ta­mos en los ni­ve­les desea­bles. Hay que ve­ri­fi­car la ca­li­dad de la in­for­ma­ción y la for­ma en la que se pre­sen­ta al usua­rio, pe­ro de las áreas que el WJP eva­lúa, es don­de sa­li­mos me­jor li­bra­dos, par­ti­cu­lar­men­te en la pu­bli­ca­ción de in­for­ma­ción ofi­cial y ac­ce­so a la mis­ma.

¿En qué mo­men­to de­ja­mos que el país se con­vir­tie­ra en eso? Qui­zás se de­ba al eterno di­le­ma en­tre lo ur­gen­te y lo im­por­tan­te. Tal vez, só­lo co­mo hi­pó­te­sis, a lo lar­go del tiem­po, nos he­mos en­fo­ca­do en con­tro­lar —que no re­sol­ver ne­ce­sa­ria­men­te— lo ur­gen­te y he­mos ol­vi­da­do lo im­por­tan­te. Qui­zás por en­fo­car­nos en aten­der las fuer­tes cri­sis eco­nó­mi­cas de los 70, 80 y 90 y cui­dar la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca, as­pec­to re­le­van­te pa­ra la mar­cha de cual­quier economía, de­ja­mos de pres­tar aten­ción al Es­ta­do de de­re­cho, al cum­pli­mien­to de la ley.

Hoy el te­ma ya no es só­lo im­por­tan­te. Es ur­gen­te. No se­rá fá­cil de re­sol­ver, pe­ro es im­pe­ran­te que se atien­da. Un buen lu­gar pa­ra em­pe­zar se­ría con­ti­nuar con la im­ple­men­ta­ción del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción, ¿al­gún can­di­da­to se com­pro­me­te­rá a ha­cer­lo? ¿Al­gún can­di­da­to se to­ma­rá el te­ma en se­rio? ¿O se­gui­re­mos re­sol­vien­do lo ur­gen­te y ol­vi­dan­do lo im­por­tan­te?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.