Sa­la­rios reales

El Financiero - - Nacional Política Y Sociedad - Ma­ca­rio Schet­tino Profesor de la Es­cue­la de Go­bierno, Tec de Mon­te­rrey Opi­ne us­ted: www.ma­ca­rio.mx @ma­ca­riomx

En economía, se lla­ma va­ria­bles reales a las que se les ha qui­ta­do el efec­to de la in­fla­ción. Así que cuan­do nos re­fe­ri­mos a sa­la­rios reales, ha­bla­mos de cuán­to ga­nan las per­so­nas más allá del efec­to de los pre­cios. Sin em­bar­go, la co­lum­na de hoy se re­fie­re a otro ti­po de “reali­dad”. Mi preo­cu­pa­ción es que no sa­be­mos en reali­dad cuá­les son los sa­la­rios de los me­xi­ca­nos.

Des­de ha­ce dé­ca­das, es­ta co­lum­na ha in­sis­ti­do en los pro­ble­mas de me­di­ción que te­ne­mos en el te­ma del em­pleo y los sa­la­rios. Si bien to­da me­di­ción tie­ne erro­res, en el ca­so de em­pleo y sa­la­rios en Mé­xi­co los da­tos que co­no­ce­mos creo que nos con­fun­den más de lo que nos acla­ran. De una vez afir­mo que es­to no es un pro­ble­ma de INE­GI, sino de un tra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal que cons­pi­ra con­tra es­ta ins­ti­tu­ción. Aun­que hay in­for­ma­ción con­fia­ble de las per­so­nas que es­tán afi­lia­das al IMSS y al ISSS­TE, los da­tos de otras ins­ti­tu­cio­nes de se­gu­ri­dad so­cial son me­nos bue­nos. Y co­mo más de la mi­tad de los me­xi­ca­nos no está re­gis­tra­da en nin­gu­na de ellas, es to­da­vía peor.

Por ejem­plo, el ca­so de los sa­la­rios. La in­for­ma­ción que pro­vee la En­cues­ta Na­cio­nal de Ocu­pa­ción y Em­pleo pro­vie­ne de en­cues­tas a las per­so­nas, que se ubi­can en un ran­go de in­gre­sos: me­nos de un sa­la­rio mí­ni­mo, en­tre uno y dos, en­tre dos y tres, en­tre 3 y 5, y más de 5. Pe­ro hay un ren­glón pa­ra no res­pon­der. Es­te úl­ti­mo ren­glón ha si­do ele­gi­do de ma­ne­ra cre­cien­te. He­mos pa­sa­do de un 5% que no res­pon­día ha­ce diez años, a 15% en la en­tre­ga más re­cien­te, del cuar­to tri­mes­tre de 2017. Es­to ha­ce im­po­si­ble sa­ber si el in­gre­so pro­me­dio de los me­xi­ca­nos cre­ce o se re­du­ce. Po­de­mos es­ti­mar, gros­so

mo­do, ese in­gre­so uti­li­zan­do el pun­to me­dio de ca­da ran­go (0.5, 1.5, 2.5, 4, y pa­ra el más al­to 10 sa­la­rios mí­ni­mos). Si lo ha­go pa­ra el cuar­to tri­mes­tre de 2017, ob­ten­go que el in­gre­so pro­me­dio men­sual fue de 5,800 pe­sos al mes. Con ese mis­mo cálcu­lo pa­ra el cuar­to tri­mes­tre de 2016, el in­gre­so pro­me­dio fue de ca­si 5,900 pe­sos. Es de­cir que en 2017 los me­xi­ca­nos ha­brían ga­na­do me­nos que en 2016, y eso an­tes de qui­tar la in­fla­ción. No cal­cu­lé el in­gre­so por ho­ra de tra­ba­jo, pe­ro lo hi­zo David Ka­plan, con un re­sul­ta­do pa­re­ci­do, y lo com­par­tió vía Twitter, y por eso qui­se co­men­tar es­te te­ma con us­ted.

Pe­ro es­tas ci­fras no son reales, en el sen­ti­do co­mún de reali­dad. Re­sul­ta que en 2016 quie­nes no res­pon­die­ron la pre­gun­ta de in­gre­so re­pre­sen­ta­ron 12% del to­tal, fren­te al 15% de 2017. Es de­cir, no es que los me­xi­ca­nos ga­nen me­nos, es que res­pon­den me­nos. Y la no res­pues­ta pa­re­ce es­tar muy aso­cia­da al ni­vel de in­gre­so: mien­tras más ga­na una per­so­na, me­nos res­pon­de, muy pro­ba­ble­men­te por el te­ma de in­se­gu­ri­dad.

Pa­ra ve­ri­fi­car cuán­to ga­nan las per­so­nas en reali­dad, po­de­mos usar los da­tos de Cuen­tas Na­cio­na­les, que mi­den las re­mu­ne­ra­cio­nes to­ta­les de los me­xi­ca­nos. En 2016, és­tas as­cen­die­ron a ca­si 5.4 bi­llo­nes de pe­sos, que di­vi­di­dos en­tre los 35.6 mi­llo­nes de asa­la­ria­dos de ese año, arro­jan un in­gre­so pro­me­dio anual de 150 mil pe­sos. Pe­ro usan­do la ENOE, la ci­fra se­ría de 82,400. Pa­ra que am­bas ci­fras coin­ci­dan, es ne­ce­sa­rio con­si­de­rar que to­dos los que no res­pon­den es­tán en el ran­go su­pe­rior, y en lu­gar de es­ti­mar con 10 SM, hay que ha­cer­lo con 14. Re­pli­can­do ese cálcu­lo pa­ra 2017, el in­gre­so pro­me­dio sube a 167 mil pe­sos por per­so­na: 11% ma­yor que en 2016, y qui­tan­do la in­fla­ción, un in­cre­men­to, aho­ra sí en tér­mi­nos reales, de 4%. Com­pa­ti­ble con el 3.5% de in­cre­men­to en el con­su­mo, por cier­to.

La ver­dad es que no sa­be­mos con cer­te­za qué ocu­rre, pe­ro cui­da­do con in­ter­pre­ta­cio­nes alar­mis­tas, fre­cuen­te­men­te erró­neas e in­tere­sa­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.