¿Y LAS INS­TI­TU­CIO­NES?

El Financiero - - Portada - En­ri­que Cár­de­nas @ecar­de­nas­san

El am­bien­te po­lí­ti­co que es­ta­mos res­pi­ran­do con­ti­núa po­la­ri­zan­do a la sociedad. Los pre­can­di­da­tos (o real­men­te can­di­da­tos) pre­si­den­cia­les ya anun­cia­dos pa­re­cen mos­trar el ra­zo­na­mien­to que ten­drá el elec­to­ra­do: quie­nes bus­can un cam­bio pro­fun­do de la si­tua­ción ac­tual, tan­to lo que ha re­pre­sen­ta­do el mal lla­ma­do “mo­de­lo eco­nó­mi­co”, que no aca­ba de es­tar bien de­fi­ni­do, o los pro­ble­mas de co­rrup­ción, im­pu­ni­dad, in­se­gu­ri­dad y po­la­ri­za­ción eco­nó­mi­ca y so­cial, ven en An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor el per­so­na­je que con ma­yor se­gu­ri­dad im­pul­sa­rá un gi­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo. Quie­nes bus­can una con­ti­nui­dad a pe­sar de los pro­ble­mas de co­rrup­ción y de las ma­ñas ca­da vez más evi­den­tes del PRI y sus alia­dos, se per­fi­lan por Jo­sé An­to­nio Mea­de. Y quie­nes bus­can una suer­te de cam­bio, sin ga­ran­tía al­gu­na, pe­ro que no sea ex­ce­si­vo ni que pon­ga en en­tre­di­cho lo lo­gra­do has­ta aho­ra, aun­que tam­po­co ata­que los pro­ble­mas cen­tra­les men­cio­na­dos, pa­re­cen per­fi­lar­se por Ri­car­do Anaya. Cam­bio sí, pe­ro des­pa­ci­to.

Mi ex­pe­rien­cia re­cien­te al re­co­lec­tar fir­mas en la ca­lle pa­ra lo­grar mi re­gis­tro co­mo can­di­da­to in­de­pen­dien­te a la gu­ber­na­tu­ra de Pue­bla, me ha da­do un pul­so de có­mo ven las co­sas mi­les de ciu­da­da­nos. En pri­mer lu­gar, hay una gran can­ti­dad de ellos que tie­ne mie­do, de­s­es­pe­ran­za, que no cree en el fu­tu­ro, que tie­ne du­das de que el pro­ce­so elec­to­ral sea real­men­te jus­to. La gran ma­yo­ría es­tá har­ta de los par­ti­dos y de los po­lí­ti­cos. El ni­vel de des­apro­ba­ción que re­fle­jan las en­cues­tas es ape­nas cer­cano a la reali­dad. Su des­cré­di­to es enor­me y es pa­re­jo. Nin­guno se es­ca­pa ni tie­ne cre­di­bi­li­dad. Hay una pro­fun­da crisis de par­ti­dos que se pal­pa en la ca­lle.

Y la opi­nión que cons­ta­té, sin nin­gu­na re­pre­sen­ta­ti­vi­dad es­ta­dís­ti­ca, es que la ma­yor par­te de la gen­te con quien ha­blé quie­re un cam­bio y van a vo­tar por AMLO. Otros pre­fie­ren a Ri­car­do Anaya, pues bus­can con­ti­nui­dad pe­ro sin la car­ga de co­rrup­ción que re­pre­sen­ta el PRI; y otros más, los me­nos, son los du­ros del PRI. De los par­ti­da­rios del cam­bio, hay de dos ti­pos: los que de plano quie­ren un cam­bio a co­mo dé lu­gar, y quie­nes es­tán cons­cien­tes de la in­cer­ti­dum­bre que re­pre­sen­ta vo­tar por AMLO y los ries­gos que im­pli­ca. En par­ti­cu­lar, quie­nes te­men que al lle­gar al po­der Ló­pez Obra­dor ini­cie una con­tra­rre­for­ma ener­gé­ti­ca, la­bo­ral, edu­ca­ti­va, de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y que, an­te la fal­ta de di­ne­ro, re­cu­rra al en­deu­da­mien­to e in­clu­so ame­na­ce la au­to­no­mía del Ban­co de México. Aque­lla fra­se de Ló­pez Obra­dor de ha­ce años, “al dia­blo las ins­ti­tu­cio­nes”, sigue re­tum­ban­do en las ca­be­zas de mi­llo­nes de me­xi­ca­nos, in­de­pen­dien­te­men­te de que no lle­gue a con­cre­tar­se y que sea en reali­dad una exa­ge­ra­ción.

Tal y co­mo ocu­rrió en Es­ta­dos Uni­dos an­te la lle­ga­da de Trump a la Ca­sa Blan­ca, una per­so­na que ame­na­za­ba con cam­biar to­do, sus ins­ti­tu­cio­nes y con­tra­pe­sos de­mo­crá­ti­cos, in­clui­da la in­de­pen­den­cia del Po­der Ju­di­cial, han lo­gra­do ate­nuar los exa­brup­tos pre­si­den­cia­les. En México, en ca­so de que un lo­co lle­ga­ra a Los Pi­nos, nues­tras ins­ti­tu­cio­nes y con­tra­pe­sos de­bie­ran evi­tar los exa­brup­tos pre­si­den­cia­les, pe­ro la­men­ta­ble­men­te nues­tras ins­ti­tu­cio­nes son mu­cho más dé­bi­les y por tan­to me­nos efec­ti­vas. So­mos más vul­ne­ra­bles en ca­so de que un lo­co lle­gue a la Pre­si­den­cia.

Y la pa­ra­do­ja es que aque­llos par­ti­dos que hoy es­tán aba­jo en las en­cues­tas y que es­tu­vie­ron en el po­der por de­ce­nios, y que aho­ra ar­gu­men­tan que AMLO va a des­truir las ins­ti­tu­cio­nes, son los pri­me­ros que las han las­ti­ma­do. No les han te­ni­do nin­gún res­pe­to. Van unos ejem­plos: los gol­pes al INE que le han res­ta­do cre­di­bi­li­dad an­te la opi­nión pú­bli­ca, la car­ga par­ti­dis­ta en la gran ma­yo­ría de los nom­bra­mien­tos cla­ves del Es­ta­do me­xi­cano (del mis­mo INE, INAI, Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Fe­de­ral y Ad­mi­nis­tra­ti­va, PGR, INE­GI, en­tre otros), el acuer­do par­ti­dis­ta pa­ra no lle­gar a acuer­dos pa­ra la trans­for­ma­ción de la PGR en la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, la fal­ta del nom­bra­mien­to del fis­cal an­ti­co­rrup­ción y la des­ti­tu­ción del fis­cal elec­to­ral re­cien­te, los obs­tácu­los pa­ra ha­cer fun­cio­nal el Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción y un lar­go et­cé­te­ra. Los res­pon­sa­bles del de­bi­li­ta­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes son jus­ta­men­te los lí­de­res po­lí­ti­cos de siem­pre, pro­ve­nien­tes de to­dos los par­ti­dos, que po­co les ha im­por­ta­do la ciu­da­da­nía. Sin ex­cep­ción.

An­te la cre­cien­te pro­ba­bi­li­dad de triun­fo de AMLO y el “mie­do” a una po­ten­cial con­tra­rre­for­ma, que só­lo pue­de evi­tar la for­ta­le­za de las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, quie­nes han mi­na­do la so­li­dez ins­ti­tu­cio­nal aho­ra mues­tran sig­nos de preo­cu­pa­ción por lo que ven ve­nir. Oja­lá ello sir­va pa­ra, aho­ra sí, acor­dar la trans­for­ma­ción pro­fun­da y efi­caz de la PGR, que se eche a an­dar el SNA ca­bal­men­te, que se for­ta­lez­can real­men­te las ins­ti­tu­cio­nes. A ver si así, an­te el te­mor de per­der las elec­cio­nes y al gri­to de un “sál­ve­se quien pue­da”, se de­ci­dan a ver por la so­li­dez ins­ti­tu­cio­nal y, muy a su pe­sar, por el bie­nes­tar de la gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.