PRO­YEC­TO IN­TE­GRAL

Re­si­den­tes y tu­ris­tas ex­tran­je­ros en Ma­zatlán son la apues­ta del nue­vo negocio del Ve­na­dos, el clá­si­co de la Li­ga del Pa­cí­fi­co

El Financiero - - Deportes - ALAIN ARE­NAS aa­re­nas@el­fi­nan­cie­ro.com.mx

La pri­me­ra oca­sión que Roger Cul­ber­tson vi­si­tó Ma­zatlán fue por re­co­men­da­ción de unos ve­ci­nos. No sa­bía que la ciudad se en­con­tra­ba en el nor­te de México, pe­ro sí que era el lu­gar ideal pa­ra pa­sar unas va­ca­cio­nes en la pla­ya mien­tras el in­vierno azo­ta­ba su na­tal Ca­li­for­nia. Él y su es­po­sa via­ja­ron en di­ciem­bre de 1981. Las pla­yas, el cli­ma, la gas­tro­no­mía y la ca­li­dez de los po­bla­do­res los enamo­ró.

“¡Y ade­más la ciudad tenía equi­po de beis­bol pro­fe­sio­nal! Era el lu­gar per­fec­to pa­ra vi­vir”, ase­gu­ra.

Cul­ber­tson com­pró, junto con su es­po­sa, una pro­pie­dad en el cen­tro de la ciudad en 1992, año en el que am­bos se ju­bi­la­ron de sus em­pleos en Es­ta­dos Uni­dos y se fue­ron a vi­vir a Ma­zatlán. Ellos son par­te de los 13 mil 500 ex­tran­je­ros (8 mil 100 es­ta­dou­ni­den­ses, 4 mil 50 ca­na­dien­ses y mil 350 asiá­ti­cos) que tie­nen, por lo me­nos, 10 años vi­vien­do en la me­tró­po­li –se­gún ci­fras de la Se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo de Si­na­loa– y que en su ma­yo­ría son pen­sio­na­dos.

Cuan­do Jo­sé An­to­nio To­le­do, pre­si­den­te del Ve­na­dos, el equi­po de beis­bol de la ciudad, asu­mió el pues­to el año pa­sa­do se dio cuen­ta de que es­tos ju­bi­la­dos ex­tran­je­ros po­drían ser una opor­tu­ni­dad de negocio pa­ra la fran­qui­cia. La idea to­mó fuer­za cuan­do el pa­sa­do 12 de mar­zo el go­ber­na­dor de Si­na­loa, Quirino Or­daz Cop­pel, au­to­ri­zó la re­mo­de­la­ción del es­ta­dio Teo­do­ro Ma­ris­cal, que am­plia­rá su afo­ro de 12 mil a 16 mil lu­ga­res y se con­ver­ti­rá en uno de los más mo­der­nos de la Li­ga Me­xi­ca­na del Pa­cí­fi­co (LMP).

Los equi­pos que re­mo­de­la­ron o cons­tru­ye­ron nue­vos es­ta­dios –sos­tie­ne el di­rec­ti­vo– in­cre­men­ta­ron sus ga­nan­cias con­si­de­ra­ble­men­te. Di­ce que él se dio cuen­ta que la can­ti­dad de pen­sio­na­dos ex­tran­je­ros que vi­ven en la ciudad les da­ba la opor­tu­ni­dad de ata­car un pú­bli­co que nin­gún otro equi­po en la LMP tie­ne dis­po­ni­ble.

“Coin­ci­de que du­ran­te el de­sa­rro­llo de la tem­po­ra­da de la LMP (oc­tu­bre a enero) el tu­ris­mo en la ciudad in­cre­men­ta. La Se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo tie­ne con­ta­bi­li­za­da la lle­ga­da de 35 mil tu­ris­tas en el pe­rio­do de sep­tiem­bre de 2016 a mar­zo de 2017, que en su ma­yo­ría son es­ta­dou­ni­den­ses y ca­na­dien­ses. Es la com­bi­na­ción per­fec­ta, por­que

am­bos paí­ses cuen­tan con equi­pos de Gran­des Li­gas y la ma­yo­ría de sus ciu­da­da­nos les gus­ta el beis­bol”, se­ña­la Isaac Ur­qui­jo, ge­ren­te de ven­tas de la or­ga­ni­za­ción.

Cuan­do la re­mo­de­la­ción del es­ta­dio con­clu­ya –en­tre fe­bre­ro y ju­nio de es­te año– se inau­gu­ra­rá el se­gun­do ni­vel del in­mue­ble, el cual con­ta­rá con 2 mil 580 lu­ga­res dis­tri­bui­dos en

sui­tes, pal­cos y bu­ta­cas es­pe­cia­les. La idea –cuen­ta Ur­qui­jo– es que sea la

Zo­na Span­glish, en la que el per­so­nal que tra­ba­je ahí ha­ble am­bos idio­mas, pa­ra que es­té pre­pa­ra­da pa­ra aten­der tan­to a los ex­tran­je­ros co­mo a los me­xi­ca­nos. Es­tos asien­tos con­ta­rán con ser­vi­cio de bar, ali­men­tos y pro­mo­cio­nes de pro­duc­tos del equi­po. Se­rán los más ca­ros del es­ta­dio (5 mil 700 pe­sos, en abono).

Cul­bers­ton men­cio­na que la co­mu­ni­dad ex­tran­je­ra acep­ta­rá es­ta me­di­da por­que es par­te de la idio­sin­cra­sia del afi­cio­na­do es­ta­dou­ni­den­se y ca­na­dien­se ad­qui­rir abonos pa­ra to­da la tem­po­ra­da. Aña­de que el pre­cio no se­rá un problema, por el ti­po de cam­bio.

“Un bo­le­to en Gran­des Li­gas pa­ra jue­gos de tem­po­ra­da cues­ta en­tre 40 y 800 dó­la­res, y el es­ta­cio­na­mien­to, otros 20 más. Es una ci­fra que no to­dos los afi­cio­na­dos pue­den pa­gar. En cam­bio via­jas a Ma­zatlán y ca­si por el mis­mo pre­cio pue­des com­prar el abono pa­ra to­da la tem­po­ra­da. Es evi­den­te que lo com­pra­re­mos”, di­ce Cul­ber­tson.

Mar­co An­to­nio Gar­cía –se­cre­ta­rio de Tu­ris­mo de Si­na­loa– di­ce que el re­mo­de­la­do es­ta­dio del Ve­na­dos se­rá una nue­va atrac­ción pa­ra los va­ca­cio­nis­tas. En 2017 –com­par­te– lle­ga­ron 84 cru­ce­ros, la ma­yor ci­fra pa­ra la ciudad en el úl­ti­mo lus­tro. Ur­qui­jo men­cio­na que el plan de ne­go­cios del equi­po tam­bién quie­re atraer a es­tos tu­ris­tas.

“Hi­ci­mos alian­zas con las agencias que se en­car­gan de coor­di­nar los cru­ce­ros. Por una co­mi­sión ellos se en­car­gan de ha­cer­les pro­mo­cio­nes de nues­tros pro­duc­tos. Por ejem­plo, les ofre­cen que en la com­pra de una go­rra, ca­sa­ca o al­gún otro su­ve­nir se les re­ga­la­rán en­tra­das pa­ra el par­ti­do de ese día”, men­cio­na.

Pe­ro el mo­de­lo de ne­go­cios po­dría te­ner un problema. El pa­sa­do 11 de enero el De­par­ta­men­to de Es­ta­do de la Unión Ame­ri­ca­na pu­bli­có un co­mu­ni­ca­do en el que re­co­men­dó a sus ciu­da­da­nos a no via­jar a Si­na­loa y otros cua­tro es­ta­dos de México, a los que ca­ta­lo­gó tan pe­li­gro­sos co­mo Irak y Si­ria, na­cio­nes que se en­cuen­tran en me­dio de con­flic­tos ar­ma­dos. En bus­ca de una pos­tu­ra de la Se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo lo­cal al res­pec­to, has­ta el cie­rre de es­ta edi­ción no hu­bo res­pues­ta.

Omar Li­zá­rra­ga –li­cen­cia­do en Tu­ris­mo y con es­tu­dios en Pro­ce­sos Mi­gra­to­rios por la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Si­na­loa– cree que es­ta me­di­da afec­ta­rá al tu­ris­mo, pe­ro no a los re­si­den­tes per­ma­nen­tes de Ma­zatlán. “Al ini­cio de es­ta dé­ca­da hu­bo un bro­te de vio­len­cia pro­vo­ca­do por una batalla en­tre los cár­te­les del nar­co­trá­fi­co, pe­ro los pen­sio­na­dos ex­tran­je­ros nun­ca se fue­ron de la ciudad. Ellos vi­ven en el cen­tro o en la Zo­na Do­ra­da, que son los ba­rrios más se­gu­ros de la me­tró­po­li”.

To­le­do men­cio­na que el me­jor mo­men­to del plan de ne­go­cios de la or­ga­ni­za­ción se de­be dar en 2021, cuan­do el Ve­na­dos sea se­de de la Se­rie del Ca­ri­be, el cer­ta­men la­ti­noa­me­ri­cano de beis­bol que re­ci­be a los cam­peo­nes de Puer­to Ri­co, México, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Ve­ne­zue­la y Cu­ba.

“Es una opor­tu­ni­dad muy im­por­tan­te pa­ra el equi­po, pe­ro tam­bién pa­ra Si­na­loa. Tan só­lo en la Se­rie del Ca­ri­be 2017 que se desa­rro­lló en Culiacán, el es­ta­do re­gis­tró una de­rra­ma eco­nó­mi­ca de 400 mi­llo­nes de pe­sos. En Ma­zatlán, una ciudad con ma­yor po­ten­cial tu­rís­ti­co y eco­nó­mi­co, es­pe­ra­mos que se su­pere esa ci­fra”, men­cio­na Gar­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.