El pun­te­ro lo es por campaña ile­gal

El Financiero - - Nacional Politica Y Sociedad - Pa­blo Hi­riart Opi­ne us­ted: phi­riart@el­fi­nan­cie­ro.com.mx phl@enal.com.mx @Pa­blohi­riart

La po­si­ción en que arran­ca­rán la campaña los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les no tie­ne nin­gu­na re­la­ción con sus ideas ni pro­pues­tas, sino que obe­de­ce a un fe­nó­meno de­gra­dan­te: va arri­ba el que se brin­có más ve­ces la ley, y así el se­gun­do y el ter­cer lu­gar.

Ser­gio Sarmiento dio en el cla­vo ha­ce unos días en su co­lum­na Ja­que Ma­te al se­ña­lar que ha­bían con­clui­do las pre­cam­pa­ñas con un saldo si­mi­lar a la can­ti­dad de spots que los tres as­pi­ran­tes tu­vie­ron an­tes de ini­ciar for­mal­men­te la ca­rre­ra pre­si­den­cial.

Ob­via­men­te no es la úni­ca ex­pli­ca­ción, pe­ro el he­cho es irre­fu­ta­ble y tie­ne pe­so.

La fór­mu­la es sen­ci­lla: en pri­mer lu­gar arran­ca Ló­pez Obra­dor, que en­tre 2015 y 2017 apa­re­ció en dos mi­llo­nes 100 mil spots en me­dios elec­tró­ni­cos.

En se­gun­do si­tio se ubi­ca Ri­car­do Anaya, a quien vi­mos y oí­mos en un mi­llón 400 mil spots en ese pe­rio­do.

Y en el ter­cer lu­gar em­pie­za Jo­sé An­to­nio Mea­de sin nin­gún spot de pro­pa­gan­da, y a quien só­lo vi­mos en los no­ti­cia­rios cuan­do da­ba las ma­las nue­vas que to­do se­cre­ta­rio de Ha­cien­da da a la ciu­da­da­nía: re­cor­tes, ajus­tes al cin­tu­rón y alzas de pre­cios.

Por eso es­tá arri­ba Ló­pez Obra­dor, por­que apa­re­ció más ve­ces en anun­cios de ra­dio y te­le­vi­sión, di­cien­do lo que la gen­te quie­re oír, sin nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad de sus­ten­tar­lo.

“Cuan­do no­so­tros lle­gue­mos se aca­ba­rá la co­rrup­ción y ha­re­mos un país ha­bi­ta­ble y fe­liz pa­ra to­dos”. Ex­ce­len­te. Y re­pe­ti­do dos mi­llo­nes cien mil ve­ces en la am­pli­fi­ca­do­ra ex­traor­di­na­ria que es la pro­pa­gan­da en me­dios elec­tró­ni­cos con­ven­cio­na­les, no tie­ne po­si­bi­li­dad de caer mal.

En me­nor me­di­da hi­zo lo mis­mo Ri­car­do Anaya, que se apro­pió de los spots de su par­ti­do pa­ra cons­truir su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial.

Lo que te­ne­mos en­fren­te es la con­se­cuen­cia ló­gi­ca de cuán­to apa­re­cie­ron en spots de ra­dio y te­le­vi­sión los con­ten­dien­tes, an­tes de ser­lo for­mal­men­te.

Des­de mu­chos es­pa­cios se rei­te­ró que Ló­pez Obra­dor rea­li­za­ba una campaña pre­si­den­cial an­ti­ci­pa­da, ile­gal, pa­ra po­si­cio­nar­se en el pri­mer lu­gar pa­ra el arran­que del pro­ce­so que for­mal­men­te ini­cia a fi­na­les de mar­zo.

Na­da de que las pro­pues­tas de AMLO le dan un im­pul­so ex­tra­or­di­na­rio e ini­ciar en pun­ta la bre­ve campaña elec­to­ral. To­mó ven­ta­ja de ma­ne­ra ile­gal y na­die le di­jo na­da ni le di­rá na­da por vio­lar la ley elec­to­ral.

Con­tra los in­de­pen­dien­tes en INE en­se­ña los dien­tes y anun­cia que se­rá im­pla­ca­ble. ¿Y con Ló­pez Obra­dor que vio­ló la ley pa­ra si­tuar­se en la de­lan­te­ra?

Anaya pa­gó su osa­día de apro­piar­se de los spots de su par­ti­do con la frac­tu­ra del PAN.

Ac­ción Na­cio­nal es­tá di­vi­di­do, y de ha­ber con­ser­va­do la uni­dad con un pro­ce­so lim­pio y bien con­du­ci­do de se­lec­ción de su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial, hoy ese par­ti­do es­ta­ría en el pri­mer lu­gar o se lle­va­ría de ca­lle el “vo­to útil” an­ti­am­lo, co­sa que no su­ce­de­rá en es­ta oca­sión.

Ri­car­do Anaya se en­cuen­tra en se­gun­do si­tio de las pre­fe­ren­cias, muy cer­ca del ter­ce­ro, por­que tu­vo a su dis­po­si­ción un mi­llón 400 mil spots don­de li­ti­gó has­ta sus asun­tos per­so­na­les.

Lo de Mea­de es cla­ro: es­tá en ter­ce­ro por­que no tu­vo spots pre­vios, lo co­no­ce po­co la po­bla­ción, y de él se re­cuer­da su defensa del in­cre­men­to brus­co al pre­cio de las ga­so­li­nas.

Des­de lue­go que hay ar­gu­men­tos adi­cio­na­les pa­ra que Mea­de se ubi­que en ter­cer si­tio –muy cer­ca del se­gun­do. La in­se­gu­ri­dad tam­bién im­por­ta. Igual los so­na­dos pro­ce­sos ju­di­cia­les de go­ber­na­do­res pró­fu­gos o en­car­ce­la­dos.

Al grano: AMLO y Anaya tu­vie­ron, pa­ra pro­mo­ver­se, tres y me­dio mi­llo­nes de spots. Eso ex­pli­ca, en bue­na me­di­da, por qué van en pri­mer y se­gun­do lu­gar, res­pec­ti­va­men­te. Se mo­vie­ron an­tes de tiem­po.

No hay ma­yor cien­cia pa­ra arran­car en las pri­me­ras po­si­cio­nes: vio­lar la ley.

Eso hi­cie­ron y co­se­chan lo que (ile­gal­men­te) sem­bra­ron.

Pe­ro la ex­pli­ca­ción del fe­nó­meno no cam­bia la reali­dad. Ve­re­mos si en el equi­po de Mea­de le dan “la vuel­ta al mar­ca­dor”, si Anaya da el es­ti­rón, o to­do se que­da co­mo es­tá aho­ra.

Fal­ta que su­ce­dan mu­chas co­sas de aquí a ju­lio, sí. Pe­ro la ca­rre­ra es cor­ta, un sprint. Ve­re­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.