R. FER­NÁN­DEZ DE CAS­TRO

El Financiero - - PORTADA - Ra­fael Fer­nán­dez de Cas­tro Opi­ne us­ted: opi­nión@ el­fi­nan­cie­ro.com.mx

BA­LAN­CE ELEC­TO­RAL EN EU

Los de­mó­cra­tas con­si­guie­ron su ob­je­ti­vo más pre­cia­do: la ma­yo­ría en la Cá­ma­ra Ba­ja. En Es­ta­dos Uni­dos el par­ti­do con ma­yo­ría con­tro­la la agen­da le­gis­la­ti­va, pues se ha­ce me­re­ce­dor de to­das las pre­si­den­cias de co­mi­tés y sub­co­mi­tés. (A di­fe­ren­cia de Mé­xi­co que el nú­me­ro de pre­si­den­cias de co­mi­sio­nes es pro­por­cio­nal a la vo­ta­ción).

Los re­pu­bli­ca­nos no tu­vie­ron un mal día. Me­jo­ra­ron su po­si­ción en el Se­na­do al me­nos en dos cu­ru­les. La arit­mé­ti­ca po­nía a los de­mó­cra­tas a la de­fen­si­va. De las 35 cu­ru­les en jue­go, só­lo nue­ve es­ta­ban en ma­nos de re­pu­bli­ca­nos y 26 per­te­ne­cían a los de­mó­cra­tas. Pre­si­dien­do la Cá­ma­ra Ba­ja, los de­mó­cra­tas ejer­ce­rán su po­der de es­cru­ti­nio an­te el eje­cu­ti­vo. Eso es lo que más le preo­cu­pa a Trump y don­de pue­den ha­cer la di­fe­ren­cia. In­ves­ti­ga­rán el po­si­ble com­plot de su equi­po de cam­pa­ña con los hac­kers ru­sos; ha­brá im­por­tan­tes es­fuer­zos por re­ve­lar las de­cla­ra­cio­nes im­po­si­ti­vas del man­da­ta­rio, quien al­go gra­ve es­con­de pues se ha ne­ga­do a mos­trar­las a pie­dra y fue­go; fi­nal­men­te, lo in­ves­ti­ga­rán por te­mas de cra­za co­rrup­ción, con­flic­tos de in­tere­ses y por ins­tru­men­tar una des­re­gu­la­ción des­me­di­da, pues en te­mas co­mo el me­dio am­bien­te, el trum­pis­mo sig­ni­fi­ca un ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je. Con más cu­ru­les en la Cá­ma­ra Al­ta, le se­rá más fá­cil a la Ca­sa Blan­ca se­guir nom­bran­do jue­ces con­ser­va­do­res. De ma­ne­ra que se con­so­li­da­rá uno de los le­ga­dos más fu­nes­tos de Trump –un apa­ra­to de jus­ti­cia in­to­le­ran­te a las mi­no­rías ét­ni­cas que pron­to se­rán ma­yo­rías de­mo­grá­fi­cas. Una de las me­jo­res no­ti­cias de la elec­ción fue el gran nú­me­ro de mu­je­res que par­ti­ci­pó. Por ejem­plo, hu­bo 33 elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas en que am­bas can­di­da­tas eran mu­je­res, un nú­me­ro muy su­pe­rior al de 2016 con só­lo 16. En la elec­ción del mar­tes, 117 mu­je­res ga­na­ron. Des­ta­can que lle­gan al Con­gre­so dos mu­je­res in­dí­ge­nas, dos mu­sul­ma­nas y la de­le­ga­ción de Te­xas con­ta­rá con dos la­ti­nas.

Mi lec­tu­ra de la elec­ción es que evi­den­ció y mag­ni­fi­ca­rá la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca de Es­ta­dos Uni­dos. Mu­chas con­tien­das elec­to­ra­les fue­ron ex­tre­ma­da­men­te re­ñi­das, co­mo la re­elec­ción de Ted Cruz, el ar­chi­con­ser­va­dor re­pu­bli­cano de Te­xas que ven­ció a Beto O’Rour­ke, pro­ba­ble­men­te la ma­yor re­ve­la­ción de­mó­cra­ta a ni­vel na­cio­nal. O bien, en La Florida aún es po­si­ble que un de­mó­cra­ta afro­ame­ri­cano, An­drew Gi­llum, pue­da al­zar­se con la vic­to­ria.

Trump evi­den­ció al día si­guien­te de la elec­ción que no le in­tere­sa leer el men­sa­je del elec­tor es­ta­dou­ni­den­se –no es­ta­mos con­ten­tos con tu man­da­to y por eso le en­tre­ga­mos la ca­sa al par­ti­do de­mó­cra­ta. En la con­fe­ren­cia de pren­sa que sostuvo pa­ra co­men­tar la elec­ción tra­tó de con­ven­cer a pro­pios y ex­tra­ños, con sus ca­rac­te­rís­ti­cas men­ti­ras y exa­ge­ra­cio­nes, que ha­bía si­do una gran elec­ción pa­ra los re­pu­bli­ca­nos.

El man­da­ta­rio es­tá le­jos de ser un ju­ga­dor que acep­te las re­glas del jue­go de la de­mo­cra­cia. Él quie­re go­ber­nar sin ata­du­ras. Sin di­se­ño cons­ti­tu­cio­nal, es de­cir, que no ha­ya un Con­gre­so que lo es­cru­te y una pren­sa que lo cues­tio­ne. Pa­ra él co­mo pa­ra Sta­lin, los pe­rio­dis­tas que no son a mo­do son “enemi­gos del pue­blo.”

Sin re­co­no­cer­lo, el triun­fo de­mó­cra­ta en la Cá­ma­ra Ba­ja lo in­quie­tó. Por eso de in­me­dia­to se des­hi­zo del Pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de jus­ti­cia, Jeff Ses­sions y de­jó a uno más a mo­do, Matt Whi­ta­ker, quien se di­ce trum­peano de co­ra­zón y se­gu­ra­men­te in­ten­ta­rá obs­truir la in­ves­ti­ga­ción del fis­cal in­de­pen­dien­te Ro­bert Mu­ller. Pa­ra Mé­xi­co los re­sul­ta­dos de la elec­ción son com­ple­jos. En el te­ma del mu­ro fron­te­ri­zo los de­mó­cra­tas nun­ca le da­rán al man­da­ta­rio los fon­dos pa­ra cons­truir­lo. Es difícil pre­ver si in­ten­ta­rán des­ca­rri­lar el nue­vo Tra­ta­do Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos Ca­na­dá (TMEC). Tra­di­cio­nal­men­te han si­do más pro­tec­cio­nis­tas. Sin em­bar­go, los re­pu­bli­ca­nos trum­pis­tas se han eri­gi­do co­mo los na­cio­na­lis­tas­pro­tec­cio­nis­tas y se­ría difícil que los de­mó­cra­tas qui­sie­ran com­pe­tir­les en ese te­rreno. En el te­ma de la se­gu­ri­dad no pa­re­ce que ha­brá al­te­ra­cio­nes. La coope­ra­ción ha caí­do y no veo co­mo se res­ca­ta­rá.

El más gra­ve pro­ble­ma pa­ra Mé­xi­co no es­tá en los te­mas bi­la­te­ra­les. Tie­ne que ver con el de­bi­li­ta­mien­to de la de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se. Nues­tros ve­ci­nos es­tán per­dien­do los con­sen­sos bá­si­cos pa­ra re­sol­ver los gran­des pro­ble­mas na­cio­na­les –un sis­te­ma de sa­lud ca­ro e in­efi­cien­te, una in­fra­es­truc­tu­ra des­gas­ta­da y una edu­ca­ción bá­si­ca que se ase­me­ja a la de un país po­bre.

En po­lí­ti­ca ex­te­rior, don­de só­lo el Se­na­do pue­de aco­tar al pre­si­den­te, Trump se­gui­rá des­tru­yen­do la “paz ame­ri­ca­na.” Es de­cir, la se­rie de alianzas e ins­ti­tu­cio­nes glo­ba­les, co­mo la ONU, la OTAN y la OMC, que han si­do esen­cia­les pa­ra evi­tar una con­fron­ta­ción mun­dial en ya ca­si tres cuar­tos de si­glo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.