SU OB­JE­TI­VO EN EL IN­FO­NA­VIT: “DAR­LE UN CA­RÁC­TER MÁS SO­CIAL”

CAR­LOS MAR­TÍ­NEZ VE­LÁZ­QUEZ/ ECO­NO­MIS­TA

El Financiero - - ENFOQUES -

MA­RÍA SCHE­RER IBA­RRA

Car­los Mar­tí­nez Ve­láz­quez lle­gó a Mé­xi­co sin per­mi­so de sus pa­dres, fi­nan­cia­do por su abue­la. Hi­zo su exa­men pa­ra es­tu­diar eco­no­mía y el mis­mo día vol­vió a Tlax­ca­la.

“Tie­nes que sa­lir de aquí”, le ad­vir­tió su abue­la.

La fa­mi­lia se ins­ta­ló en Tlax­ca­la, en la dé­ca­da de los cua­ren­ta, los años del Mi­la­gro me­xi­cano. La ca­sa de sus abue­los ma­ter­nos se cons­tru­yó a ori­llas de un río, jun­to a las vi­vien­das de los obre­ros de la fá­bri­ca tex­ti­le­ra en la que tra­ba­ja­ba su abue­lo.

Los ge­me­los Car­los y An­to­nio, y Mó­ni­ca, la ma­yor, ju­ga­ban en el jar­dín y se sa­cia­ban: la abue­la, exi­lia­da de la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la, vi­vía ate­rro­ri­za­da por la es­ca­sez. Ha­bía, a dis­po­si­ción de to­dos, ce­rros de co­mi­da.

Car­los es­tu­dió en la úni­ca es­cue­la pri­va­da –y ca­tó­li­ca– de Tlax­ca­la, que per­te­ne­cía a los pa­dres es­co­la­pios. Ter­mi­nó en una pú­bli­ca, la Sal­va­dor Allen­de, y obli­gó a sus pa­dres a per­mi­tir­le vi­vir so­lo en la Ciu­dad de Mé­xi­co; ha­bía si­do acep­ta­do en el ITAM un año an­tes de ter­mi­nar la pre­pa­ra­to­ria. Fue un es­tu­dian­te gri­llo. Re­pre­sen­tó a los alum­nos de Cien­cia Po­lí­ti­ca (cur­sa­ba el pro­gra­ma con­jun­to) y fue te­so­re­ro del con­se­jo de alum­nos del ITAM. Y les da­ba cla­ses de ma­te­má­ti­cas a cha­vos que vi­vían en el me­tro Mixcoac, con los Le­gio­na­rios.

Uno de sus maes­tros, Bernardo Al­ta­mi­rano, lo con­tra­tó a fi­na­les de 2006 en el área de Aten­ción Ciu­da­da­na de Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, don­de leía, cla­si­fi­ca­ba, pro­ce­sa­ba y res­pon­día las car­tas que le lle­ga­ban al pre­si­den­te. Es­ta­ba muy le­jos del po­der, pe­ro co­no­ció de pri­me­ra mano los pro­ble­mas de la gen­te.

-¿Quién le es­cri­be al pre­si­den­te? -To­do mun­do. Re­cuer­do a un se­ñor muy preo­cu­pa­do que es­pia­ba a sus ve­ci­nos y le ofre­cía re­por­tes de in­te­li­gen­cia; a otro que le ad­ver­tía de fuer­te pre­sen­cia ex­tra­te­rres­tre. Con­for­me pa­sa­ron los años, es­cri­bía mu­cha gen­te an­gus­tia­da por la in­se­gu­ri­dad en sus co­mu­ni­da­des o por al­gún ca­so ju­di­cial. Lle­ga­ban 10 mil car­tas al mes, lo cual plan­tea­ba un re­to ad­mi­nis­tra­ti­vo enor­me. Cuan­do lle­ga­mos a esa ofi­ci­na, tar­da­ban en con­tes­tar 400 días. -¿Se con­tes­tan to­das?

-O se tur­nan, pe­ro hay una obli­ga­ción le­gal de ha­cer­lo. Mar­tí­nez Ve­loz y su equi­po re­di­se­ña­ron el área y cla­si­fi­ca­ron es­ta­dís­ti­ca­men­te las pe­ti­cio­nes. Lo­gra­ron al­go in­só­li­to: dis­mi­nuir a nue­ve días el pla­zo de res­pues­ta. Lle­gó a sub­di­rec­tor de Aten­ción Ciu­da­da­na y lue­go, con Al­ta­mi­rano, la­bo­ró en la Ofi­cia­lía Ma­yor de Se­cre­ta­ría de Eco­no­mía, don­de lle­va­ba el pro­gra­ma an­ti­co­rrup­ción de las de­le­ga­cio­nes fe­de­ra­les. Tam­bién lo si­guió a la Pro­fe­co, co­mo je­fe de ofi­ci­na. La ins­ti­tu­ción te­nía un enor­me pro­ble­ma de ima­gen por la co­rrup­ción de sus ve­ri­fi­ca­do­res, así que es­ta­ble­cie­ron un nue­vo es­tán­dar de ve­ri­fi­ca­ción ad­mi­nis­tra­ti­va e im­pul­sa­ron una re­for­ma a la ley pa­ra que los ve­ri­fi­ca­do­res apro­ba­ran un exa­men de con­fian­za.

“En Mé­xi­co el te­ma del mo­vi­mien­to en fa­vor de los de­re­chos del con­su­mi­dor no se ha desa­rro­lla­do co­mo en Es­ta­dos Uni­dos, que em­pe­zó con Ken­nedy co­mo un asun­to de se­gu­ri­dad de los pro­duc­tos. En su­ma, lo que hi­ci­mos no­so­tros fue dar­le mu­cho más pe­so al área de edu­ca­ción de los con­su­mi­do­res”. Fue­ra del go­bierno, Mar­tí­nez Ve­loz, Al­ta­mi­rano y otros dos so­cios for­ma­ron la aso­cia­ción ci­vil Cen­tral Ciu­da­dano y Con­su­mi­dor, cu­yas la­bo­res se or­ga­ni­zan en tres ejes: re­gu­la­ción, com­pe­ten­cia eco­nó­mi­ca y de­re­chos del con­su­mi­dor. Han he­cho di­ver­sos es­tu­dios de in­ci­den­cia con cá­ma­ras y aso­cia­cio­nes em­pre­sa­ria­les y aso­cia­cio­nes ci­vi­les na­cio­na­les y ex­tran­je­ras. Fi­gu­ran en­tre ellos uno so­bre la

“Es­pe­ro in­ci­dir en las or­ga­ni­za­cio­nes ve­ci­na­les pa­ra que cui­den su en­torno y se preo­cu­pen por lo que ocu­rre ha­cia afue­ra”

con­ver­gen­cia en­tre las po­lí­ti­cas de com­pe­ten­cia eco­nó­mi­ca y de pro­tec­ción al con­su­mi­dor, otro so­bre la su­pues­ta in­ci­den­cia de los im­pues­tos al con­su­mo de re­fres­cos y co­mi­da cha­ta­rra en el con­su­mi­dor y uno so­bre el mer­ca­do de los su­ple­men­tos ali­men­ti­cios en Mé­xi­co. Tam­bién fue­ron ac­to­res en el de­ba­te de las em­pre­sas de re­des de trans­por­te co­mo Uber. Has­ta ha­ce unas se­ma­nas, fue ase­sor de los con­se­je­ros in­de­pen­dien­tes del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción de la CFE. “Les ayu­dé a ate­rri­zar la re­for­ma den­tro de la em­pre­sa”.

Su amis­tad con Román Me­yer, pró­xi­mo se­cre­ta­rio de la Se­da­tu, lo acer­có a Mo­re­na. Ha­bían he­cho, en con­jun­to, pla­nes de desa­rro­llo ur­bano pa­ra al­gu­nos mu­ni­ci­pios. “Román siem­pre ha si­do un con­ven­ci­do que los es­pa­cios pú­bli­cos in­ci­den en la dis­mi­nu­ción de la vio­len­cia, y com­par­tía­mos esa visión. Lo ayu­da­ba a ar­mar un pro­gra­ma de tra­ba­jo y la es­truc­tu­ra de la se­cre­ta­ría, cuan­do se da el cam­bio de Juan Car­los Zen­te­lla, que ha­bía si­do pro­pues­to pa­ra di­ri­gir el In­fo­na­vit y se le pre­sen­tó una ter­na al pre­si­den­te elec­to, en­tre ellos el mío por con­duc­to de Román”. Fa­ná­ti­co de Paul Aus­ter, el pró­xi­mo di­rec­tor del In­fo­na­vit afir­ma que pre­ten­de ha­cer una ins­ti­tu­ción mu­cho más trans­pa­ren­te y más eje­cu­ti­va.

“Otro gran re­to es la edu­ca­ción; hay que es­tar muy de cer­ca de los tra­ba­ja­do­res pa­ra im­pul­sar los te­mas de edu­ca­ción fi­nan­cie­ra, y no só­lo por­que ellos son los que apor­tan el di­ne­ro al fon­do. Me preo­cu­pa mu­cho es­ta­ble­cer un ca­rác­ter mu­cho más so­cial del ins­ti­tu­to, que ade­más es al­go que el pre­si­den­te elec­to ha en­fa­ti­za­do: de­be­mos ge­ne­rar bie­nes­tar. Pa­ra eso hay que cons­truir la co­mu­ni­dad den­tro de los con­jun­tos ha­bi­ta­cio­na­les de acre­di­ta­dos del In­fo­na­vit. Quie­ro que ha­ya aso­cia­cio­nes de ve­ci­nos, que se or­ga­ni­cen pa­ra pin­tar, que en­tien­dan que man­te­ner los con­jun­tos ha­bi­ta­cio­na­les evi­ta que cai­ga su va­lor. Es­pe­ro in­ci­dir en las or­ga­ni­za­cio­nes ve­ci­na­les pa­ra que cui­den su en­torno y se preo­cu­pen tam­bién por lo que ocu­rre de la puer­ta de su ca­sa ha­cia afue­ra”.

ILUS­TRA­CIÓN: ALE­JAN­DRO GÓ­MEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.