El cos­to de una inex­pli­ca­ble ne­ce­dad

El Financiero - - MUNDO - Raúl Cre­moux

El mar­tes 30 de oc­tu­bre pa­sa­do veo en la pren­sa una fo­to don­de, en una lar­ga me­sa, es­tán los re­pre­sen­tan­tes del sec­tor em­pre­sa­rial. To­dos tie­nen una ca­ra lar­ga, la bo­ca frun­ci­da y los ojos desafian­tes. Ahí es­tán los pe­sos pe­sa­dos Enrique Gui­llén, Ma­nuel Es­co­be­do, Marcos Mar­tí­nez, José Ma­nuel Ló­pez, Juan Pa­blo Cas­ta­ñón, Gus­ta­vo de Ho­yos, Ale­jan­dro Ra­mí­rez y Nat­han Po­plawsky, reuni­dos por la can­ce­la­ción del ae­ro­puer­to en Tex­co­co. En­tre­vis­ta­dos to­dos lan­zan ru­gi­dos. Re­pro­duz­co só­lo a tres de ellos. Gus­ta­vo de Ho­yos, pre­si­den­te de la Co­par­mex, di­ce: “Mien­te quien nos di­jo que la obra se po­dría con­cluir con re­cur­sos pri­va­dos”. Se­gu­ra­men­te pen­sa­ba en Ro­mo, quien a to­do mun­do le de­cía que el NAIM con­ti­nua­ría. A su vez, Cas­ta­ñón, pre­si­den­te del Con­se­jo Coor­di­na­dor Em­pre­sa­rial, apun­ta a lo que es el de­re­cho: “Los con­tra­tos no pue­den can­jear­se o ca­ta­fi­xiar­se, por­que se vio­la­ría la ley”. Tie­ne ra­zón, una obra de esa di­men­sión de­be con­cur­sar­se, no pue­de ser por asig­na­ción di­rec­ta. Ale­jan­dro Ra­mí­rez, pre­si­den­te del Con­se­jo Me­xi­cano de Ne­go­cios, va más le­jos: “La de­ci­sión no da con­fian­za ni cer­ti­dum­bre pa­ra ge­ne­rar cre­ci­mien­to y em­pleo”. Es­tán fu­rio­sos y con la es­pa­da des­en­vai­na­da; unas ho­ras más tar­de, la ciu­dad se lle­na de ru­mo­res y to­da suer­te de es­pe­cies sur­ca el ai­re. En In­ter­net se pue­de leer que tras la can­ce­la­ción, el ban­co de in­ver­sión Mor­gan Stan­ley ba­jó su re­co­men­da­ción pa­ra in­ver­tir en Mé­xi­co, y la agen­cia Moody’s re­du­jo la ca­li­fi­ca­ción de bo­nos.

Es muy cier­to, en cual­quier obra pú­bli­ca en­tre más gran­de sea au­men­ta más la per­cep­ción de que hay co­rrup­te­las. Pe­ro Ló­pez Obra­dor nun­ca ha men­cio­na­do quié­nes son los fun­cio­na­rios y los em­pre­sa­rios co­rrup­tos; tam­po­co ha di­cho có­mo se les cas­ti­ga­rá y mu­cho me­nos ha pro­ba­do cuá­les han si­do los de­li­tos en­con­tra­dos. Na­da. Sin em­bar­go, ar­mó una tri­qui­ñue­la a mo­do pa­ra jus­ti­fi­car que el pue­blo ha ma­ni­fes­ta­do re­cha­zo a esa obra, y por lo tan­to de­be ser de­te­ni­da y con­de­na­da a ser la más mo­der­na de las rui­nas del mun­do. Y el mun­do opi­na y cues­tio­na. Só­lo co­mo ejem­plo re­pro­duz­co el di­cho del Financial Ti­mes: La de­ci­sión se­rá re­cor­da­da en la his­to­ria eco­nó­mi­ca co­mo una de las peo­res es­tu­pi­de­ces de un pre­si­den­te.

Lo ve­mos sin creer­lo, una obra que es­tá al 32%, au­to­fi­nan­cia­ble, se­rá en­te­rra­da pa­ra que sus va­ri­llas de ace­ro, su ce­men­to en­ri­que­ci­do y su pro­yec­to sea el pa­ra­dig­ma de un go­bierno que co­men­za­rá sus la­bo­res con una car­ga cos­to­sí­si­ma. A vue­lo de pá­ja­ro, ha­ga­mos un re­cuen­to de la ne­ce­dad: el ae­ro­puer­to que­ría ser el tram­po­lín ha­cia 470 mil em­pleos cuan­do tu­vie­ra su má­xi­ma ca­pa­ci­dad, el re­sor­te pa­ra mul­ti­pli­car tu­ris­mo, car­ga de pro­duc­tos y dis­pa­ra­dor de ser­vi­cios; dar una ima­gen in­ter­na­cio­nal co­mo lo son el Ken­nedy en NY, el Ar­lan­da en Co­pen­ha­gue o el De Gau­lle en Pa­rís. Ese ae­ro­puer­to iba a cos­tar 13 mil mi­llo­nes de dó­la­res, de los que ya se ha­bían fi­nan­cia­do 9 mil y los fal­tan­tes bien po­dían ob­te­ner­se por con­ce­sión a par­ti­cu­la­res. Des­per­di­ciar lo in­ver­ti­do sig­ni­fi­ca 160 mil mi­llo­nes de pe­sos, a lo que hay que aña­dir la pér­di­da en la Bol­sa, en só­lo 48 ho­ras, por 17 mil 512 mi­llo­nes de dó­la­res. No es to­do, por con­cep­to de can­ce­la­ción de con­tra­tos, pa­gó de bo­nos y ren­di­mien­tos, así co­mo com­pen­sa­cio­nes, se cal­cu­la se­rán otros 120 mil mi­llo­nes de pe­sos.

Los pa­gos por la deu­da se in­cre­men­ta­rán, y en voz de Enrique Quin­ta­na, el ya de su­yo pa­go fa­raó­ni­co de mil 986 mi­llo­nes de pe­sos diarios por con­cep­to de in­tere­ses, de­bi­do a la des­con­fian­za, pue­de au­men­tar más. La co­mi­da en La Al­ca­cho­fa, de Po­lan­co, ha con­tro­la­do a los em­pre­sa­rios, quie­nes se han tra­ga­do el cuen­to de que los mis­mos vo­lú­me­nes de cons­truc­ción los ha­rán en San­ta Lucía, don­de no hay na­da pre­pa­ra­do. Ni via­li­da­des ni pro­yec­to al­guno, só­lo 3 mil fa­mi­lias de mi­li­ta­res ex­pec­tan­tes y preo­cu­pa­das por su des­tino, al igual que cer­ca de 40 mil tra­ba­ja­do­res que aún la­bo­ran en Tex­co­co.

Sin li­ci­tar el ae­ro­puer­to, que de­ja­rá de ser mi­li­tar y se­rá da­do a los em­pre­sa­rios su­pues­ta­men­te co­rrup­tos, lo que se con­se­gui­rá se­rá un es­ce­na­rio de fran­ca im­pu­ni­dad, que ser­vi­rá de ejem­plo pa­ra anun­ciar los al­can­ces de una nue­va ad­mi­nis­tra­ción que com­ba­te la co­rrup­ción co­bi­ján­do­la.

Raul Cre­moux

“AMLO nun­ca ha men­cio­na­do quié­nes son los fun­cio­na­rios y los em­pre­sa­rios co­rrup­tos”

“Una obra de esa di­men­sión de­be con­cur­sar­se, no pue­de ser por asig­na­ción di­rec­ta”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.