Los vi­rre­yes, en en­tre­di­cho

El Financiero - - OPINIÓN - Ale­jo Sán­chez Cano Opi­ne us­ted: opi­nion@el­fi­nan­cie­ro.com.mx

Mien­tras que AM­LO se alista a re­ci­bir la ban­da pre­si­den­cial el 1 de di­ciem­bre, tam­bién en las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas se pre­pa­ran pa­ra ajus­tar­se a los nue­vos tiem­pos que se ave­ci­nan con los nom­bra­mien­tos de los coor­di­na­do­res es­ta­ta­les, que no son otra co­sa que vi­rre­yes con el po­der tras el trono, ya que, en aras de la trans­pa­ren­cia, ma­ne­ja­rán los re­cur­sos de la po­lí­ti­ca asis­ten­cia­lis­ta del nue­vo go­bierno.

La ma­yo­ría de los go­ber­na­do­res, sin dis­tin­go par­ti­dis­ta, han ce­rra­do fi­las en torno al pró­xi­mo Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca con bue­na fe y de ca­ra a los re­tos que se ave­ci­nan en el pró­xi­mo se­xe­nio; sin em­bar­go, no ten­drán los su­fi­cien­tes re­cur­sos pre­su­pues­ta­les pa­ra sol­ven­tar los pro­gra­mas de go­bierno, si aca­so só­lo es­ta­rán cu­bier­tos en su gas­to co­rrien­te y en al­gu­nos ru­bros de in­fraes­truc­tu­ra, edu­ca­ción y pro­gra­mas so­cia­les; los re­cur­sos fe­de­ra­les es­ta­rán eti­que­ta­dos y ma­ne­ja­dos al li­món con los coor­di­na­do­res es­ta­ta­les.

La es­truc­tu­ra pa­ra­le­la a la de los go­ber­na­do­res, que se anun­ció pa­ra ope­rar en el país, cons­ta de 32 coor­di­na­do­res, 264 de­le­ga­dos re­gio­na­les, to­dos ellos coor­di­na­dos por Ga­briel Gar­cía Her­nán­dez. El plan bus­ca des­cen­tra­li­zar las se­cre­ta­rías de Es­ta­do, cam­biar las se­des de la CDMX ha­cia al­gu­nas en­ti­da­des, así co­mo pres­cin­dir de los de­le­ga­dos de las de­pen­den­cias del go­bierno fe­de­ral y con­so­li­dar a los coor­di­na­do­res es­ta­ta­les, quie­nes ade­más de ser los en­la­ces con la Pre­si­den­cia, vigilarán la apli­ca­ción de los pro­gra­mas so­cia­les fe­de­ra­les en los es­ta­dos, re­vi­sa­rán el uso de los re­cur­sos pú­bli­cos fe­de­ra­les en las en­ti­da­des; es de­cir, la con­tra­lo­ría po­lí­ti­ca de los ti­tu­la­res del Po­der Eje­cu­ti­vo es­ta­tal.

An­te ello, la reac­ción de los go­ber­na­do­res va en va­rios sen­ti­dos. Unos, de plano es­tán en con­tra de la vio­la­ción de la au­to­no­mía de los ór­de­nes de go­bierno y del man­da­to po­pu­lar ex­pre­sa­do en la ur­nas, con el cual los eli­gie­ron; otros, más po­lí­ti­cos, van a ca­mi­nar ins­ti­tu­cio­nal­men­te con el nue­vo go­bierno, in­cor­po­ran­do a los coor­di­na­do­res es­ta­ta­les a los tra­ba­jos de la en­ti­dad y con ello me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de sus ha­bi­tan­tes.

Con es­ta pre­mi­sa tra­ba­ja­rá, por ejem­plo, el go­ber­na­dor de Si­na­loa, Qui­rino Or­daz Cop­pel, que ha de­cla­ra­do que son bien­ve­ni­das to­das las ini­cia­ti­vas que im­pac­ten po­si­ti­va­men­te en la gen­te, y si se con­si­de­ra que con los coor­di­na­do­res es­ta­ta­les se pue­de ma­xi­mi­zar el gas­to, evi­tar du­pli­ci­da­des, aba­tir la po­bre­za y la mar­gi­na­ción, e im­pac­tar en la dis­mi­nu­ción de los ín­di­ces de­lic­ti­vos, pues se de­mos­tra­rá que fue acer­ta­da la de­ci­sión.

Lo re­le­van­te es que, efec­ti­va­men­te sean los sec­to­res más vul­ne­ra­bles los be­ne­fi­cia­dos por es­tas me­di­das. Con el pa­so del tiem­po se ve­rá si la cons­truc­ción de esa nue­va es­truc­tu­ra es­ta­tal sir­vió pa­ra es­te ob­je­ti­vo, o si de plano só­lo se hi­zo pa­ra es­ta­ble­cer una es­truc­tu­ra par­ti­dis­ta y de con­trol po­lí­ti­co-elec­to­ral con mi­ras a las elec­cio­nes in­ter­me­dias, de go­ber­na­do­res y, por su­pues­to, la pre­si­den­cial. Si con­si­de­ra­mos que el go­ber­na­dor de ca­da en­ti­dad no va te­ner in­je­ren­cia ope­ra­ti­va en cier­tas par­ti­das pre­su­pues­ta­les fe­de­ra­les, pues se­rá de­fi­ni­ti­va­men­te con­tra­pro­du­cen­te, ya que de fac­to que­da­rían anu­la­dos co­mo ti­tu­la­res del Po­der Eje­cu­ti­vo, amén de que po­lí­ti­ca y so­cial­men­te se­rían des­pla­za­dos por esos vi­rre­yes.

El ga­li­ma­tías que di­se­ñó An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor pa­ra es­ta­ble­cer una es­truc­tu­ra pa­ra­le­la de po­der en las 32 en­ti­da­des, con­lle­va pe­li­gros de go­ber­na­bi­li­dad y de ope­ra­ti­vi­dad que re­per­cu­ti­rán de­fi­ni­ti­va­men­te en la po­bla­ción. Has­ta aho­ra, la Con­fe­ren­cia Na­cio­nal de Go­ber­na­do­res ha mos­tra­do dis­po­si­ción pa­ra con la nue­va fi­gu­ra ad­mi­nis­tra­ti­va; sin em­bar­go, al­gu­nos de sus in­te­gran­tes, co­mo Jai­me Ro­drí­guez, El Bron­co, de Nue­vo León, o En­ri­que Al­fa­ro, de Ja­lis­co, han ex­pre­sa­do su re­cha­zo a esa me­di­da que vio­la a to­das lu­ces su au­to­no­mía y aten­ta con­tra el fe­de­ra­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.