¡VI­VA MÉ­XI­CO Y SU TRI­CO­LOR!

PLA­GA­DA DE LE­YEN­DAS, SÍM­BO­LOS Y TRANS­FOR­MA­CIO­NES, LA BAN­DE­RA ME­XI­CA­NA TIE­NE UNA DE LAS HIS­TO­RIAS MÁS FAS­CI­NAN­TES PA­RA CON­TAR­LE A TO­DO VIA­JE­RO QUE DESEE INVESTIGARLA

El Informador - - Portada - Fran­cis­co Gon­zá­lez

El mes pa­trio es un buen mo­men­to pa­ra co­no­cer la his­to­ria de la Ban­de­ra Me­xi­ca­na

Tres co­lo­res y mil sig­ni­fi­ca­dos. To­do lo que ve­mos hoy, tie­ne un por­qué sem­bra­do en el pa­sa­do. Así su­ce­de con la Ban­de­ra Me­xi­ca­na, em­ble­ma pa­trio que guar­da en sus co­lo­res y sím­bo­los una ri­ca his­to­ria, esa que sin­te­ti­za la fu­sión de cien­tos de cul­tu­ras que en su con­jun­to, le han da­do for­ma a nues­tro país.

Al aden­trar­nos en las raí­ces del lá­ba­ro pa­trio, nos en­con­tra­mos con un in­trin­ca­do la­be­rin­to de his­to­rias que bus­can ex­pli­car el sig­ni­fi­ca­do de los co­lo­res que se usan en la in­sig­nia. ¿Por qué la elec­ción del ver­de, blan­co y ro­jo? ¿De dón­de vie­ne la idea de usar el águi­la?

Pri­me­ro los co­lo­res. Qui­zás en la es­cue­la es­cu­cha­mos que el blan­co se re­fe­ría a la re­li­gión, el ver­de a la In­de­pen­den­cia de Es­pa­ña y el ro­jo a la unión en­tre eu­ro­peos y ame­ri­ca­nos. Lo cier­to es que ya du­ran­te la Gue­rra de In­de­pen­den­cia, va­rias par­ti­das de in­sur­gen­tes usa­ban es­tan­dar­tes con los tres co­lo­res de la fu­tu­ra ban­de­ra me­xi­ca­na, sin ol­vi­dar que el Ejér­ci­to Tri­ga­ran­te mar­chó triun­fal ba­jo el lá­ba­ro te­ñi­do de ver­de, blan­co y ro­jo.

El águi­la me­xi­ca­na y la ser­pien­te son ele­men­tos de ori­gen prehis­pá­ni­co. Los me­xi­cas cuen­tan que va­ga­ron por Me­soa­mé­ri­ca bus­can­do dón­de es­ta­ble­cer­se, en­con­tra­ron a un águi­la de­vo­ran­do a una ser­pien­te pa­ra­da so­bre un no­pal. Esa escena era la se­ñal pa­ra fun­dar una ciu­dad don­de quie­ra que la fue­ran a en­con­trar, aun si eso sig­ni­fi­có le­van­tar una ur­be a la mi­tad de un la­go. El res­to es his­to­ria, pe­ro la le­yen­da que­dó sem­bra­da en el ima­gi­na­rio po­pu­lar de aquel pue­blo or­gu­llo­so, mis­ma que se he­re­dó a los me­xi­ca­nos.

Ese sím­bo­lo pa­só a re­pre­sen­tar no so­lo la cons­truc­ción de una na­ción, sino la crea­ción de un ho­gar co­mún. Un es­pa­cio en el que los me­xi­cas en­ton­ces y los me­xi­ca­nos aho­ra, se en­con­tra­rían en ca­sa.

Un em­ble­ma cam­bian­te

A lo lar­go del si­glo XIX la ban­de­ra su­frió va­rias mo­di­fi­ca­cio­nes, re­fle­jo de la tur­bu­len­ta vi­da que en­fren­ta­ba nues­tra jo­ven na­ción. Du­ran­te el Pri­mer Im­pe­rio de Itur­bi­de el águi­la tu­vo co­ro­na y una de sus pa­tas le­van­ta­das.

Tras la caí­da de ese ré­gi­men y la lle­ga­da de los Re­pu­bli­ca­nos, en 1823, el águi­la per­dió la co­ro­na pe­ro a cam­bio lle­gó la ser­pien­te. Cuan­do go­ber­na­ban los con­ser­va­do­res, el águi­la mi­ra­ba a la de­re­cha y cuan­do lo ha­cían los li­be­ra­les lo ha­cían a la iz­quier­da.

Con la lle­ga­da del Se­gun­do Im­pe­rio, el águi­la re­cu­pe­ró la co­ro­na y el no­pal so­bre­sa­lía de un pro­mon­to­rio ro­co­so ro­dea­do de agua. Es­tá de más de­cir que con la caí­da de Ma­xi­mi­li­ano, es­te lá­ba­ro ter­mi­nó en el ol­vi­do.

La lle­ga­da del Por­fi­ria­to y la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na tra­je­ron cam­bios me­no­res a la in­sig­nia na­cio­nal. La úl­ti­ma mo­di­fi­ca­ción que se le hi­zo al lá­ba­ro fue en 1968, cuan­do el ilus­tra­dor y mu­ra­lis­ta me­xi­cano Fran­cis­co Ep­pens Hel­gue­ra re­di­se­ñó el es­cu­do na­cio­nal y le agre­gó di­ver­sos ele­men­tos prehis­pá­ni­cos, co­mo que el agua aho­ra es re­pre­sen­ta­da con un gli­fo náhuatl (que sig­ni­fi­ca la­go), ca­ra­co­les, jo­yas y las tu­nas ro­jas en el no­pal.

En es­tos días, el am­bien­te pa­trio se res­pi­ra y dis­fru­ta en las ca­lles de nues­tra ciu­dad, qui­zás sea una bue­na idea de­te­ner­nos a re­fle­xio­nar. Qui­zás acer­car­nos al ven­de­dor de ban­de­ri­tas que sue­le pa­sear a pa­so len­to pe­ro fe­liz por el Co­ra­zón de Gua­da­la­ja­ra y ma­ra­vi­llar­te con la lar­ga his­to­ria que ha vi­vi­do el em­ble­ma na­cio­nal, con sus tres co­lo­res y mil sig­ni­fi­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.