Car­los En­ri­gue

“Los fes­te­jos pa­trios”

El Informador - - Portada - Car­los En­ri­gue

Con más o me­nos en­tu­sias­mo por par­te de las au­to­ri­da­des, pe­ro, cuan­do me­nos un buen gru­po de ha­bi­tan­tes de nues­tro en­torno —ca­si to­dos per­te­ne­cien­tes al glo­rio­so in­fe­li­za­je— aún sen­ti­mos en­tu­sias­mo en la con­me­mo­ra­ción de las lla­ma­das fies­tas pa­trias, co­mo to­das las de su ti­po pro­ba­ble­men­te en­gran­de­ci­das por el fer­vor po­pu­lar.

En­tre los cam­bios edu­ca­ti­vos en los que mu­chos qui­sie­ran lo­grar nues­tra trans­for­ma­ción en “ciu­da­da­nos del mun­do” léa­se grin­gos, se han de­di­ca­do a nin­gu­near a nues­tros hé­roes y a par­tir de eso de­ja­ron de te­ner im­por­tan­cia sus he­chos, pro­ba­ble­men­te exal­ta­dos por que­rer en­gran­de­cer el espíritu na­cio­nal hoy ya ca­si des­apa­re­ci­do, si no me cree bus­que us­ted esas se­ña­les de pa­trio­tis­mo, no las ha­lla­rá fá­cil­men­te. Tal vez si us­ted bus­ca en­con­tra­rá al­gún signo en los fa­ná­ti­cos de al­gún de­por­te que lle­van som­bre­ro­tes y plu­ma­jes a los even­tos re­sal- tan­do su con­cep­to de me­xi­ca­ni­dad, de ahí en de­lan­te pre­fe­ri­re­mos siem­pre es­cu­char que cuan­do se re­fie­ran a no­so­tros nos di­gan – us­ted no pa­re­ce me­xi­cano.

Aho­ra mis­mo lo que in­tere­sa al es­ta­do co­mo no­ta pri­mor­dial es que apren­da­mos In­glés, no im­por­ta que no se­pa­mos es­pa­ñol ni que no ten­ga­mos na­da in­tere­san­te que de­cir, pe­ro es­ta­rá bien si se con­tes­ta con un “yes, I will”, va­mos es con­ve­nien­te sa­ber idio­mas, es me­jor que no ha­cer­lo, pe­ro no fun­da­men­tal. Aho­ra que el país se en­fren­ta a una fa­lli­da re­for­ma edu­ca­ti­va, que se­rá sus­ti­tui­da por otra no sé si me­jor o peor, pe­ro que cuan­do me­nos se­rá me­nos pre­ten­cio­sa que la que anun­cia­ba el go­bierno sa­lien­te. Ló­pez Obra­dor ha ter­mi­na­do con mu­chos mi­tos: el se­ñor no ha­bla in­glés, no hi­zo pos­gra­dos en los Es­ta­dos Uni­dos y di­cen tar­dó ca­tor­ce años en ter­mi­nar su li­cen­cia­tu­ra, no ne­ce­si­ta de cien­tos de gua­rros pa­ra cir­cu­lar y na­die pa­re­ce cons­pi­rar con­tra él, pue­de via­jar en avión de lí­nea y co­mer una tor­ta en el ae­ro­puer­to. Ten­drá otros de­fec­tos pe­ro ha lo­gra­do de­mos­trar que las an­te­rio­res ac­ti­vi­da­des no eran in­dis­pen­sa­bles co­mo se de­cía que eran y yo su­pon­go, sin ba­se pa­ra ello, en que por su edad se­rá más na­cio­na­lis­ta, si us­ted quie­re pa­trio­te­ro, que los an­te­rio­res man­da­ta­rios.

Ha­ce mu­cho que no es­cu­cho a jó­ve­nes re­fe­rir­se a los ni­ños hé­roes, que tan­to en­tu­sias­mo y ad­mi­ra­ción des­per­ta­ban ha­ce años, re­cuer­do vi­va­men­te cuan­do es­cu­ché al en­ton­ces cro­nis­ta de Gua­da­la­ja­ra pro­po­ner que el día de los ni­ños hé­roes de­bía con­si­de­rar­se co­mo el día de la juventud me­xi­ca­na; que le­ja­na se es­cu­cha esa pro­pues­ta.

Y así, Hi­dal­go y los de­más hé­roes pa­trios, que no eran pa­trio­tas y su­je­tos in­ma­cu­la­dos pe­ro, con to­dos los de­fec­tos que us­ted se­pa que tu­vie­ron, pe­ro te­ne­mos que re­co­no­cer que de al­gu­na for­ma tu­vie­ron una vi­sión, más o me­nos cla­ra, que pen­sa­ron era lo me­jor pa­ra to­dos y que­ra­mos o no eso es par­te de lo que so­mos, son una par­te de los mi­les de he­chos y ac­tos que nos han for­ma­do.

Es cier­to, pro­ba­ble­men­te no fue­ron las per­so­nas im­po­lu­tas que pu­die­ron ser, pe­ro eso es, nos gus­te o no, lo que te­ne­mos, así que us­ted de­ci­de.

Aho­ra que el país se en­fren­ta a una fa­lli­da re­for­ma edu­ca­ti­va, que se­rá sus­ti­tui­da por otra no sé si me­jor o peor, pe­ro que cuan­do me­nos se­rá me­nos pre­ten­cio­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.