Ar­man­do Gon­zá­lez Escoto Or­gu­llo pa­trio

El Informador - - Portada - Ar­man­do Gon­zá­lez Escoto

El ver­da­de­ro or­gu­llo es el que na­ce de los pro­pios mé­ri­tos lo­gra­dos. No nos po­de­mos sen­tir or­gu­llo­sos de lo que no he­mos he­cho, por lo mis­mo de­cir que el or­gu­llo me­xi­cano na­ce de su ma­ra­vi­llo­sa geo­gra­fía, de sus mon­ta­ñas, ma­res, la­gos o ríos, no co­rres­pon­de, por­que na­da de eso lo he­mos he­cho no­so­tros. En cam­bio si los me­xi­ca­nos nos hu­bié­se­mos pro­pues­to y lo­gra­do res­ca­tar to­dos esos es­pa­cios de la gra­ve con­ta­mi­na­ción que su­fren, en­ton­ces sí ten­dría­mos al­go de que es­tar or­gu­llo­sos.

Tam­po­co es que nos po­da­mos sen­tir muy or­gu­llo­sos de nues­tros hé­roes, en to­do ca­so nos sen­ti­mos agra­de­ci­dos por las gran­des obras que ellos rea­li­za­ron y de cu­yos be­ne­fi­cios nos man­te­ne­mos has­ta el pre­sen­te. Cuan­do ha­ga­mos no­so­tros lo mis­mo, en­ton­ces sí que ha­brá ma­te­ria pa­ra sen­tir or­gu­llo, de lo con­tra­rio es­ta­ría­mos sa­lu­dan­do con som­bre­ro ajeno.

Sin du­da que so­cie­da­des co­mo la sui­za, la sue­ca, la no­rue­ga, la aus­tria­ca, pue­den sen­tir­se bas­tan­te or­gu­llo­sas de los paí­ses que ellos mis­mos han he­cho aquí y aho­ra, tan prós­pe­ros, efi­cien­tes, se­gu­ros y or­de­na­dos que to­do mun­do quie­re ir a vi­vir allá. Sus pa­dres y sus abue­los pu­sie­ron los ci­mien­tos, pe­ro ellos no se con­ten­ta­ron con gas­tar­se el pro­duc­to, la he­ren­cia, por el con­tra­rio, se em­pe­ña­ron en ha­cer cre­cer to­da­vía más cuan­to sus an­te­pa­sa­dos ob­tu­vie­ron y lo lo­gra­ron, eso es or­gu­llo.

En Mé­xi­co pa­sa lo que con mu­chos hi­jos de em­pre­sa­rios exi­to­sos, que fe­li­ces de ser he­re­de­ros pien­san: pues­to que mi pa­dre ya se me­dio ma­tó en vol­ver­se ri­co, yo no voy a ha­cer lo mis­mo, al con­tra­rio, apro­ve­cha­ré la he­ren­cia pa­ra go­zar y di­ver­tir­me; y lo ha­cen y des­de lue­go aca­ban con to­do sin ja­más pro­du­cir na­da, es de­cir, son zán­ga­nos aun­que de “bue­na fa­mi­lia”, acos­tum­bra­dos a gas­tar, no a pro­du­cir.

Los me­xi­ca­nos po­de­mos sen­tir­nos impresionados por los mu­chos an­te­pa­sa­dos que he­mos te­ni­do: ge­nia­les, he­roi­cos, tra­ba­ja­do­res, es­for­za­dos, in­te­li­gen­tes, al­truis­tas, etc. Pe­ro no po­de­mos sen­tir­nos or­gu­llo­sos del país que ac­tual­men­te te­ne­mos, muy por el con­tra­rio, de­be­mos sen­tir pe­na del mo­do en que per­mi­ti­mos que una tan gran­de he­ren­cia se nos es­té es­ca­pan­do de las ma­nos, de­be­mos sen­tir ver­güen­za de nues­tras mu­chas com­pli­ci­da­des que han fa­ci­li­ta­do el afian­za­mien­to de la co­rrup­ción, de la im­pu­ni­dad y de la de­lin­cuen­cia ga­lo­pan­te que vi­vi­mos. De­be­mos sen­tir pe­na por no ha­ber po­di­do ge­ne­rar en nues­tro pro­pio sue­lo las su­fi­cien­tes y bien pa­ga­das fuen­tes de tra­ba­jo que im­pi­die­ran a tan­tos cien­tos de mi­les de me­xi­ca­nos ha­ber te­ni­do que emi­grar de­jan­do a sus fa­mi­lias con el fin de po­der real­men­te pro­gre­sar, y no só­lo tra­ba­jar pa­ra co­mer, co­mo ocu­rre en Mé­xi­co.

Por eso los “vi­vas” pa­trios de es­tas fies­tas aca­ban sien­do hue­cos, pues a fin de cuen­tas no sa­be­mos cuál es el Mé­xi­co que que­re­mos que vi­va ¿el del so­borno?, ¿el de los al­tos suel­dos pa­ra los fun­cio­na­rios pú­bli­cos?, ¿el de la per­ma­nen­te inep­ti­tud pú­bli­ca?, ¿el de los pro­fe­sio­nis­tas que ex­plo­tan a sus clien­tes con los ele­va­dos ho­no­ra­rios que co­bran?, ¿el de la gen­te mar­gi­na­da de la edu­ca­ción y del pro­gre­so?, ¿el de la idio­sin­cra­sia de la irres­pon­sa­bi­li­dad y la des­ho­nes­ti­dad?

He­mos ol­vi­da­do que a los hé­roes no sim­ple­men­te se les fes­te­ja, so­bre to­do, se les imi­ta.

Cuan­do ha­ga­mos no­so­tros lo mis­mo, en­ton­ces sí que ha­brá ma­te­ria pa­ra sen­tir or­gu­llo, de lo con­tra­rio es­ta­ría­mos sa­lu­dan­do con som­bre­ro ajeno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.