Sán­chez y Za­pa­te­ro

El Mundo - - OPINIÓN - LUIS MA­RÍA ANSON Luis Ma­ría Anson, de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la

«EL VIE­JO PSOE que co­no­ci­mos ha muer­to –es­cri­be uno de los pe­rio­dis­tas más sa­ga­ces con los que cuen­ta Es­pa­ña– y de en­te­rrar­lo se va a en­car­gar es­te per­so­na­je to­do am­bi­ción, dis­pues­to a con­ver­tir el par­ti­do que res­ca­tó Fe­li­pe Gon­zá­lez de la na­da en una fran­qui­cia de Po­de­mos que aca­ba­rá en­gu­lli­do por los so­viets de Iglesias».

Pe­dro Sán­chez tie­ne con­cien­cia cla­ra de lo que su­po­ne su alianza, ya des­en­mas­ca­ra­da y en bo­ca de to­dos, con Pa­blo Iglesias. Co­mo ha ex­pli­ca­do Fe­li­pe Gon­zá­lez, es­ta­mos an­te el abra­zo del oso. San­chis­tas des­ta­ca­dos creen que pa­ra elu­dir el ries­go es ne­ce­sa­rio que su lí­der se ro­bus­tez­ca den­tro del PSOE. No pa­re­ce fá­cil. Fe­li­pe Gon­zá­lez, Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, Joa­quín Al­mu­nia, Al­fon­so Gue­rra, José Luis Cor­cue­ra, por ejem­plo, es­tán abier­ta­men­te en con­tra de la po­lí­ti­ca del se­cre­ta­rio ge­ne­ral, sal­vo en el acuer­do con Ra­joy pa­ra com­ba­tir el ór­da­go se­ce­sio­nis­ta ca­ta­lán. Que­da José Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. El ex­pre­si­den­te se ma­ni­fes­tó a fa­vor de Su­sa­na Díaz en las pri­ma­rias pe­ro es hom­bre fle­xi­ble y no re­pe­le a Po­de­mos, tal vez por su me­dia­ción en Ve­ne­zue­la fa­vo­ra­ble a Ni­co­lás Ma­du­ro. No pa­re­ce aven­tu­ra­do va­ti­ci­nar que el en­torno de Pe­dro Sán­chez va a tra­ba­jar pa­ra que José Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro se en­tien­da con el ac­tual lí­der del PSOE. Con mu­chas ve­la­du­ras y no po­cos ta­pu­jos, el acuer­do pa­re­ce po­si­ble, per­mi­tien­do al se­cre­ta­rio ge­ne­ral sa­lir del ais­la­mien­to den­tro del par­ti­do y pre­sen­tar una faz me­nos in­cier­ta en su di­rec­ción.

La ma­yo­ría del ac­tual Con­gre­so de los Dipu­tados es hos­til a Ma­riano Ra­joy. El pre­si­den­te se ha vis­to obli­ga­do a com­prar los es­ca­ños del PNV a mil mi­llo­nes de eu­ros por ca­be­za. Pe­ro esa des­me­su­ra­da ad­qui­si­ción so­lo con­cier­ne a la apro­ba­ción de los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do de 2017. Pa­ra sa­tis­fa­cer su am­bi­ción de ins­ta­lar­se en Mon­cloa, tan ob­se­si­va y exor­bi­tan­te, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE es­ta­ría dis­pues­to a pa­gar el do­ble, en una ma­nio­bra que ar­mo­ni­za­ra los 179 ó 180 es­ca­ños hos­ti­les a Ma­riano Ra­joy. Eso so­lo lo pue­de con­se­guir Pa­blo Iglesias. El lí­der po­de­mi­ta, ade­más del vo­to de su par­ti­do y de sus ma­reas, tie­ne mano há­bil y ca­pa­ci­dad pa­ra en­cau­zar el de las agru­pa­cio­nes de ex­tre­ma iz­quier­da y los par­ti­dos se­ce­sio­nis­tas.

La mo­ción de cen­su­ra no es una en­te­le­quia. Pe­dro Sán­chez y Pa­blo Iglesias per­ma­ne­cen aga­za­pa­dos pe­ro pue­den sal­tar a la yu­gu­lar de Ra­joy en cual­quier mo­men­to. Si se pu­sie­ra en mar­cha la ma­nio­bra cen­so­ra, y Pe­dro Sán­chez so­lo lo ha­rá cuan­do le con­ven­ga, el pre­si­den­te no po­dría di­sol­ver el Par­la­men­to has­ta que se sus­tan­cie. Ma­riano Ra­joy, que tie­ne cer­te­ra in­for­ma­ción de lo que en Fe­rraz se cue­ce, se ade­lan­ta­rá di­sol­vien­do las Cor­tes y con­vo­can­do nue­vas elec­cio­nes ge­ne­ra­les.

Pa­ra Pe­dro Sán­chez re­sul­ta­rá muy útil, en cual­quier ca­so, el en­ten­di­mien­to con José Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. La fle­xi­bi­li­dad del ex­pre­si­den­te, su cré­di­to en los sec­to­res más a la iz­quier­da del par­ti­do y su ca­pa­ci­dad pa­ra ha­blar con los pe­sos pe­sa­dos so­cia­lis­tas con­tri­bui­rá a que el se­cre­ta­rio ge­ne­ral sal­ga del la­be­rin­to de la so­le­dad y con­tem­ple el fu­tu­ro den­tro del PSOE sin desa­so­sie­go. Co­sas muy ra­ras de­be­rán ocu­rrir pa­ra que no se con­su­me la alianza y el en­ten­di­mien­to en­tre Sán­chez y Za­pa­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.