Si el 1-O un Es­ta­do...

El Mundo - - OPINIÓN - ARCADI ESPADA

EL FIS­CAL Ro­me­ro de Te­ja­da ha en­tre­ga­do al je­fe de la po­li­cía ca­ta­la­na unas ins­truc­cio­nes de una gran cla­ri­dad acer­ca del re­fe­rén­dum. A par­tir de aho­ra la po­li­cía de­be im­pe­dir su ce­le­bra­ción, bien pre­ven­ti­va­men­te, in­cau­tan­do pa­pe­le­tas, ur­nas y to­do ti­po de ma­te­rial vin­cu­la­do, bien en el mo­men­to en que el re­fe­rén­dum tra­te de eje­cu­tar­se. La ac­ti­vi­dad ju­rí­di­ca en torno a la po­li­cía es­tá dan­do lu­gar a un epa­tan­te de­ba­te so­bre la po­si­bi­li­dad de que ha­ya con­tra­dic­ción en­tre las ór­de­nes del fis­cal y las que dic­ten las au­to­ri­da­des au­to­nó­mi­cas. Na­tu­ral­men­te, tras re­ci­bir las ins­truc­cio­nes del fis­cal el je­fe de la po­li­cía ha cum­pli­do la pri­me­ra, que es la de dis­tri­buir las ins­truc­cio­nes en­tre los miem­bros del cuer­po. No es des­car­ta­ble que al­gún po­li­cía no las cum­pla ni tam­po­co que al­gu­na au­to­ri­dad po­lí­ti­ca dé ins­truc­cio­nes de in­cum­plir­las. Tan­to las au­to­ri­da­des co­mo los po­li­cías sa­ben el ries­go que co­rren. Y los po­li­cías, en con­cre­to, sa­ben tam­bién que des­de Nü­rem­berg hasta el 23-F la obe­dien­cia de­bi­da no ri­ge an­te ac­tos ile­ga­les. Co­mo di­jo el Es­ta­tu­to del Tri­bu­nal Mi­li­tar In­ter­na­cio­nal: «El he­cho de que el acu­sa­do ha­ya obra­do se­gún ins­truc­cio­nes de su go­bierno o de un su­pe­rior je­rár­qui­co no le exi­mi­rá de res­pon­sa­bi­li­dad». Hay per­so­nas que plan­tean con pío des­ga­rro de ves­ti­du­ras el es­ce­na­rio en que la po­li­cía im­pi­de la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum. Es lla­ma­ti­vo que nun­ca se des­ga­rren ima­gi­nan­do el es­ce­na­rio al­ter­na­ti­vo: es­to es que la po­li­cía

«La no­che del pri­me­ro de oc­tu­bre Puig­de­mont de­be apa­re­cer en te­le­vi­sión an­te los ca­ta­la­nes co­mo un ven­ci­do»

desobe­dez­ca a los jue­ces y al go­bierno del Es­ta­do y fa­ci­li­te la ac­ción de la tur­ba.

Las es­pe­cu­la­cio­nes so­bre lo que su­ce­de­rá el pri­me­ro de oc­tu­bre de­ben re­du­cir­se a una. Si esa no­che el to­da­vía pre­si­den­te Puig­de­mont apa­re­ce an­te las te­le­vi­sio­nes y di­ce: «El re­fe­rén­dum, aun con al­gu­nos in­ci­den­tes y una men­gua en la par­ti­ci­pa­ción cau­sa­da por la in­to­le­ran­cia del Es­ta­do, bla, bla..., ha po­di­do fi­nal­men­te ce­le­brar­se y ha da­do el aval a la in­de­pen­den­cia, que se­rá pro­cla­ma­da en los tér­mi­nos co­rres­pon­dien­tes a la ley de tran­si­to­rie­dad, bla bla...», el Es­ta­do de De­re­cho se ha­brá aca­ba­do en Es­pa­ña y el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de apli­car­lo ha­brá de asu­mir de in­me­dia­to sus res­pon­sa­bi­li­da­des. El Es­ta­do no tie­ne otra al­ter­na­ti­va que la de im­pe­dir que la com­pa­re­cen­cia noc­tur­na de Puig­de­mont se pro­duz­ca en esos tér­mi­nos. Puig­de­mont de­be apa­re­cer en te­le­vi­sión co­mo un ven­ci­do. Por lo que pre­fie­ra: «La in­to­le­ran­cia, la agre­si­vi­dad, la vio­len­cia de un go­bierno que aver­güen­za a las de­mo­cra­cias, bla.» Pe­ro ven­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.