Gas Na­tu­ral se va jun­to a Cai­xaBank por la ‘in­se­gu­ri­dad’

Frei­xe­net y Co­dor­níu, dis­pues­tos tam­bién a ir­se

El Mundo - - PORTADA - VÍC­TOR MAR­TÍ­NEZ CÉSAR URRU­TIA MA­DRID

El pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta se es­tre­lló ayer con el éxo­do que ha pro­vo­ca­do la fal­ta de se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y de con­fian­za en­tre los in­ver­so­res. El pri­mer ban­co de la re­gión, Cai­xaBank, y la pri­me­ra em­pre­sa de ser­vi­cios, Gas Na­tu­ral Fe­no­sa, acor­da­ron sa­car su se­de so­cial fue­ra de la re­gión por la «in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca» de­ri­va­da de la ac­tual si­tua­ción «po­lí­ti­ca y so­cial». Otras em­pre­sas in­sig­nia co­mo Frei­xe­net o Co­dor­níu tam­bién anun­cia­ron que es­tu­dian tras­la­dar su se­de.

Ban­co Sa­ba­dell, que les pre­ce­dió el pa­sa­do jue­ves, po­día per­mi­tir­se con­fir­mar ayer a sus clien­tes que la ra­zón de su in­quie­tud ha des­apa­re­ci­do y que al tér­mino de su via­je a Ali­can­te cuen­ta con col­cho­nes de li­qui­dez de 28.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra afron­tar cual­quier con­tin­gen­cia.

Gas Na­tu­ral y Cai­xaBank son gru­pos en los que el arrai­go ca­ta­lán es par­te de su iden­ti­dad. Ase­gu­ran ha­ber to­ma­do es­ta de­ci­sión his­tó­ri­ca pa­ra «pro­te­ger a sus clien­tes, ac­cio­nis­tas y em­plea­dos» de las tur­bu­len­cias desata­das por el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta. Am­bos gru­pos con­fían en que el tras­la­do de sus se­des sea su­fi­cien­te pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za de los mer­ca­dos y evi­tar un de­te­rio­ro de sus cos­tes fi­nan­cie­ros an­te lo que pue­da pa­sar la pró­xi­ma se­ma­na con la hi­po­té­ti­ca De­cla­ra­ción Uni­la­te­ral de In­de­pen­den­cia (DUI).

De la mis­ma for­ma, am­bas com­pa­ñías se ase­gu­ran per­ma­ne­cer ba­jo el pa­ra­guas del Es­ta­do es­pa­ñol y de la Unión Eu­ro­pea pa­ra pro­te­ger su ne­go­cio an­te los cam­bios re­gu­la­to­rios que afec­ten a su ne­go­cio.

En es­te es­ce­na­rio, el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de Gas Na­tu­ral, con­vo­ca­do ayer de for­ma ex­tra­or­di­na­ria y ur­gen­te, to­mó la de­ci­sión de tras­la­dar su se­de so­cial a Ma­drid «an­te los su­ce­sos so­cia­les y po­lí­ti­cos que es­tán ocu­rrien­do en las úl­ti­mas se­ma­nas en Ca­ta­lu­ña y de­bi­do a la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que ello pro­vo­ca». La com­pa­ñía se ubi­ca­rá en el edi­fi­cio si­tua­do en la ave­ni­da de San Luis, se­de de la an­ti­gua Unión Fe­no­sa an­tes de la fu­sión del año 2008.

Pa­ra Cai­xaBank, en­ti­dad pre­si­di­da por Jor­di Gual, el pro­ce­so de cam­bio de se­de co­men­zó ayer aun­que es más com­ple­jo. Su con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción se reunió por la tar­de y ex­pli­có que adop­ta es­ta de­ci­sión pa­ra «sal­va­guar­dar ple­na­men­te la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca» de su ac­ti­vi­dad, tal y co­mo exi­gen clien­tes e in­ver­so­res. Es un cam­bio his­tó­ri­co que se adop­ta, aña­dió, «por una­ni­mi­dad, an­te la ac­tual si­tua­ción po­lí­ti­ca y so­cial en Ca­ta­lu­ña». Y por él, el má­xi­mo ór­gano de ad­mi­nis­tra­ción se com­pro­me­te a adop­tar las me­di­das que sean ne­ce­sa­rias pa­ra tras­la­dar el do­mi­ci­lio so­cial a la ca­lle Pin­tor So­ro­lla, 2-4, de Va­len­cia.

La de­ci­sión, por tan­to, ya es­tá to­ma­da. Pe­ro no se­rá efec­ti­va has­ta que se pu­bli­que hoy en el BOE la nue­va nor­ma del Con­se­jo de Mi­nis­tros que per­mi­ti­rá a la en­ti­dad evi­tar el pro­ce­so ac­tual­men­te mar­ca­do en sus es­ta­tu­tos, que obli­ga a con­vo­car a la jun­ta an­tes de to­mar una de­ci­sión co­mo la que ha to­ma­do el con­se­jo, que adop­ta­rá de­fi­ni­ti­va­men­te los acuer­dos opor­tu­nos «tan pron­to se pu­bli­que en el BOE la mo­di­fi­ca­ción de la Ley de So­cie­da­des de Ca­pi­tal».

Con la sa­li­da de Gas Na­tu­ral, Cai­xaBank y Sa­ba­dell, el Ibex ca­ta­lán que­da com­pues­to úni­ca­men­te por Aber­tis, Cell­nex –par­ti­ci­pa­da por la pri­me­ra–, Gri­fols y Co­lo­nial. Es de­cir, en só­lo dos días ha per­di­do la mi­tad de sus in­te­gran­tes.

Aber­tis es­tá es­tu­dian­do to­dos los es­ce­na­rios po­si­bles, si bien el gru­po se en­cuen­tra in­mer­so en una OPA lan­za­da por el gi­gan­te ita­liano Atlan­tia que di­fi­cul­ta su agi­li­dad pa­ra to­mar es­te ti­po de de­ci­sio­nes. En el ca­so de Cell­nex, la ope­ra­do­ra de infraestructuras de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes es­tá es­tu­dian­do un po­si­ble cam­bio de se­de den­tro de los dis­tin­tos es­ce­na­rios que pu­die­ran dar­se en Ca­ta­lu­ña. No obs­tan­te, la em­pre­sa aún no ha to­ma­do de­ci­sión al­gu­na al res­pec­to.

Al mar­gen de las gran­des com­pa­ñías, otras em­pre­sas con­ti­nua­ron ayer con el éxo­do em­pre­sa­rial en la re­gión. La co­ti­za­da Ser­vi­ce Point, de­di­ca­da al ne­go­cio de la im­pre­sión y la ges­tión do­cu­men­tal, tam­bién apro­bó tras­la­dar su se­de de Bar­ce­lo­na a Ma­drid. El gru­po si­gue la es­te­la de otras em­pre­sas co­mo Do­gi, Eu­ro­na u Ory­zon tra­za­da des­de el pa­sa­do miér­co­les.

Fue­ra de la Bol­sa, em­pre­sas tan re­pre­sen­ta­ti­vas de la eco­no­mía ca­ta­la­na co­mo Frei­xe­net, Co­dor­níu o Ca­ta­la­na Oc­ci­den­te han abier­to ya ex­plí­ci­ta­men­te la puer­ta de sa­li­da a la es­pe­ra de ver có­mo se desa­rro­llan los acon­te­ci­mien­tos en los pró­xi­mos días. Otras co­mo la ca­de­na de ga­so­li­ne­ras low cost Ba­lle­noil, el dis­tri­bui­dor odon­to­ló­gi­co Pro­cli­nic y los ban­cos Ar­quia y Me­dio­la­num co­mu­ni­ca­ron ayer su mar­cha a ciu­da­des co­mo Ma­drid, Va­len­cia o Za­ra­go­za.

EFE

Fa­cha­da prin­ci­pal de la se­de de Gas Na­tu­ral en Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.