Pio­lín en las al­moha­das

El Mundo - - OPINIÓN - POR LUIS MI­GUEL FUEN­TES

CRE­CER con TV3 co­mo con Pep­pa Pig. Có­mo des­pren­der­se de esa ín­ti­ma pe­ga­jo­si­dad de chu­pe­te. Siem­pre fue co­mo una Cu­ba­vi­sión, con tro­vas del na­cio­na­lis­mo. Pe­ro des­de que se in­ven­tó el ‘pro­cés’, que es una pis­ci­na de bo­las pa­ra ni­ños sen­ti­men­ta­les mon­ta­da por los que quie­ren se­guir ma­man­do a cos­ta de la idea de iden­ti­dad co­mo la de un po­ni, TV3 ha si­do un edre­dón in­fan­til con es­te­la­da, co­mo uno de ‘Cars’. Pre­pa­ran­do el 1-O, pres­cin­dían has­ta del ter­tu­liano de las tor­tas, esa fi­gu­ra de ci­ne mu­do, y to­dos ha­cían con el pre­sen­ta­dor una uná­ni­me sar­da­na se­di­cio­sa en plan Plà de la Seu. El re­fe­rén­dum era un bin­go con len­te­jas, y TV3, una ha­bi­ta­ción de niño de­co­ra­da con Pio­lín ‘in­de­pe’, que ahí es don­de es­tu­vo siem­pre, es­tam­pa­do en las al­moha­das ca­ta­la­nas, no en nin­gu­na tan­que­ta de ‘Los au­tos lo­cos’.

El do­min­go, tem­prano, to­do eran ur­nas co­mo la co­la­da de ca­sa, co­mo el ca­jón del ga­to, más la fa­la­cia del hom­bre de pa­ja usa­da con la de­mo­cra­cia. Pe­ro lue­go, a la des­am­pa­ra­da en­co­mien­da ju­di­cial de la po­li­cía se le in­ter­pu­sie­ron mi­les de mi­li­cia­nos, ‘tri­co­teu­ses’ e in­ge­nuos, has­ta con ni­ños y pró­te­sis de ca­de­ra por de­lan­te, y lle­ga­ron los pa­los (en La Sex­ta de­cían que na­da com­pa­ra­do con una huel­ga de mi­ne­ros; yo aña­do a los Mos­sos lim­pian­do pla­zas del 15M). Y ya so­lo hu­bo eso. El in­for­ma­ti­vo abría con las pa­la­bras de la vi­ce­pre­si­den­ta en­tre­me­ti­das con las car­gas, y los po­rra­zos se re­pe­tían en bu­cle, co­men­ta­dos igual que una mo­vio­la. Cuan­do sa­lie­ron por la no­che Puig­de­mont y to­do el Go­vern co­mo la fa­mi­lia Adams, no fue pa­ra anun­ciar la vic­to­ria de Oli­ver y Ben­ji, sino que des­ca­la­bra­dos de nó­mi­na y ‘flop­pers’ les le­gi­ti­ma­ban. Generalitat y TV3 com­par­tían es­ca­le­ta. Así fue en to­do: la in­ter­na­cio­na­li­za­ción (con los fri­kis As­san­ge o Sal­mond), la huel­ga de Es­ta­do de la mis­ma TV3 (ex­cep­to pa­ra ha­blar de la huel­ga), el aco­so co­mo ‘pro­tes­ta’, el dis­cur­so del Rey ri­di­cu­li­za­do con el ‘Ma­cho man’ de los Vi­lla­ge Peo­ple de fon­do… TV3 y Go­vern, jun­tos en co­reo­gra­fías de ‘Fro­zen’. Du­ran­te la huel­ga, uno de sus re­por­te­ros hi­zo la cró­ni­ca con ni­ños de­trás gri­tan­do «pren­sa es­pa­ño­la, ma­ni­pu­la­do­ra» (¡ni­ños!). En el ca­nal in­fan­til con­ta­ron el re­fe­rén­dum co­mo un gui­ñol con ca­chi­po­rra. Bueno, co­mo en sus otros ca­na­les. Sí, es­to es pa­ra ni­ños. Los adul­tos es­tán pen­san­do ya más en la pe­la. En lo que cues­ta la pis­ci­na de bo­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.