‘Reality bi­tes’

El Mundo - - OPINIÓN - MA­NUEL ARIAS MAL­DO­NA­DO

NIN­GÚN plan re­sis­te el con­tac­to con el enemi­go: la fra­se del in­no­va­dor ma­ris­cal pru­siano Hel­muth Von Molt­ke se ajus­ta co­mo un guan­te al gi­ro que es­tá ex­pe­ri­men­tan­do la cues­tión ca­ta­la­na en los úl­ti­mos días. Sin per­jui­cio, cla­ro, de que cuan­do apa­rez­ca pu­bli­ca­da es­ta no­ta las co­sas ha­yan vuel­to a cam­biar. ¡An­gus­tia del co­lum­nis­ta! Pe­ro no lo pa­re­ce. To­do in­di­ca que el in­de­pen­den­tis­mo ha em­pe­za­do a per­der la ba­ta­lla sim­bó­li­ca que lle­va años li­bran­do con­tra el or­den cons­ti­tu­cio­nal. La ra­zón es que el enemi­go por fin ha com­pa­re­ci­do. Ha tar­da­do, pe­ro no po­día ser de otra ma­ne­ra: nin­gún con­tra­rre­la­to po­día com­pe­tir con una fan­ta­sía cu­ya ma­te­ria­li­za­ción se pro­yec­ta­ba una y otra vez ha­cia el fu­tu­ro. Ese enemi­go, cla­ro, no es otro que la reali­dad.

Agra­de o no, el dis­cur­so del Rey fue de­ci­si­vo. Y lo fue por­que vino a re­lle­nar el va­cío sim­bó­li­co ge­ne­ra­do por el si­len­cio del go­bierno. ¿Un si­len­cio in­ten­cio­na­do cu­yo fin era, tam­bién, re­le­gi­ti­mar la mo­nar­quía en tiem­pos de des­ca­li­fi­ca­ción po­pu­lis­ta de la ins­ti­tu­ción? Qui­zá. Sea co­mo fue­re, su fir­me de­fen­sa de la le­ga­li­dad cons­ti­tu­cio­nal achi­có el es­pa­cio a quie­nes ve­nían de­fen­dien­do un diá­lo­go en con­di­cio­nes de igual­dad con el Go­vern. Pe­ro, so­bre to­do, de­jó cla­ro que nin­gún ciu­da­dano ve­rá vul­ne­ra­dos sus de­re­chos a ma­nos de una mi­no­ría que tra­ta de apro­piar­se de las ins­ti­tu­cio­nes his­tó­ri­cas de Ca­ta­lu­ña. A par­tir de ese mo­men­to, em­pe­za­ron a cam­biar esos ele­men­tos in­tan­gi­bles de la vi­da po­lí­ti­ca que las cien­cias so­cia­les tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra me­dir: la at­mós­fe­ra co­lec­ti­va, los po­de­res sim­bó­li­cos, los mar­cos do­mi­nan­tes.

Re­la­to y reali­dad: to­do aque­llo que se­gún el na­cio­na­lis­mo ja­más po­día su­ce­der es­tá su­ce­dien­do. A sa­ber: im­por­tan­tes em­pre­sas ca­ta­la­nas tras­la­dan su se­de so­cial fue­ra de la re­gión, la Unión Eu­ro­pea ha­bla más cla­ro, la ma­yo­ría so­cial con­tra­ria a la in­de­pen­den­cia sa­le a la ca­lle. Aca­so na­da ri­va­li­ce en im­por­tan­cia con el éxo­do cor­po­ra­ti­vo: La Cai­xa o Frei­xe­net no son so­lo uni­da­des pro­duc­ti­vas que sos­tie­nen la eco­no­mía y con ello los ser­vi­cios pú­bli­cos, sino tam­bién ico­nos co­lec­ti­vos do­ta­dos de fuer­za afec­ti­va. Oriol Jun­que­ras ha reac­cio­na­do di­cien­do que es­tas em­pre­sas se van a los Paí­ses Ca­ta­la­nes y no a Ma­drid: ad­mi­ra­ble ima­gi­na­ción. Pe­ro lo cier­to es que son sím­bo­los in­ter­na­cio­na­les de Ca­ta­lu­ña que se van de Ca­ta­lu­ña. ¡La in­de­pen­den­cia era es­to! Y ne­gar­lo so­lo sir­ve pa­ra pro­lon­gar el fi­nal de es­ta im­per­do­na­ble aven­tu­ra na­cio­nal-po­pu­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.