El es­pía que aca­bó con el co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo

El ex agen­te del CNI en­con­tró los pun­tos dé­bi­les del te­mi­do po­li­cía: cuen­tas pa­ra blan­quear y un co­bro de 5,3 mi­llo­nes Su ‘or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal’ me­dia­ba en­tre las ma­fias y hun­día repu­tacio­nes

El Mundo - - PORTADA - POR IL­DE­FON­SO OLMEDO / FO­TO­GRA­FÍAS CAR­LOS GAR­CÍA PO­ZO

La his­to­ria arran­ca en una ca­lle de re­nom­bre, y muy lar­ga, de Ma­drid, en una ma­ña­na de fe­bre­ro de es­te 2017. Aco­da­dos en la ba­rra de un res­tau­ran­te, dos vie­jos ami­gos se mi­ran a los ojos mien­tras be­ben unas ca­ñas bien ti­ra­das. Uno es co­man­dan­te de la Guar­dia Ci­vil. Pe­se a só­lo fri­sar los 40, es to­do un ex­per­to en blan­queo de ca­pi­ta­les. Fren­te a él, un ex agen­te del Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (CNI) con po­co pe­lo y unos ki­los de más. Un ti­po cur­ti­do en 12 años de ser­vi­cios a ca­ba­llo en­tre su Ga­li­cia na­tal y Áfri­ca y que en 2014 tu­vo la osa­día de ce­rrar su eta­pa de agen­te se­cre­to con el li­bro Dia­rio de un es­pía.

«No sé si fue­ron las ca­ñas o las cor­te­zas de cer­do que nos pu­sie­ron de ape­ri­ti­vo… El ca­so es que re­co­gí el guan­te cuan­do mi ami­go co­man­dan­te me sol­tó un ser­món so­bre el bien y el mal, y de có­mo a los co­rrup­tos ha­bía que me­ter­los en la cár­cel», di­ce hoy el gallego, Da­vid R. Vidal. Ha trans­cu­rri­do des­de en­ton­ces el tiem­po de un em­ba­ra­zo lle­va­do a tér­mino, y de aque­lla ci­ta amis­to­sa na­ció una de las no­ti­cias

bom­ba más sor­pren­den­tes de la ac­tua­li­dad po­lí­ti­co-so­cial es­pa­ño­la: la de­ten­ción el pa­sa­do 3 de no­viem­bre, y el en­vío pos­te­rior a pri­sión, del to­do­po­de­ro­so co­mi­sa­rio Jo­sé Vi­lla­re­jo por de­li­tos de cohe­cho y blan­queo de ca­pi­ta­les.

Un Pors­che Pa­na­me­ra, unos nú­me­ros de va­rias cuen­tas en ban­cos de Pa­na­má, una pis­ta gui­nea­na con mu­chos mi­llo­nes y, so­bre to­do, el tra­ba­jo si­len­te y has­ta aho­ra se­cre­to del gallego Da­vid ter­mi­na­ron con la im­pu­ni­dad del Go­liat Vi­lla­re­jo. «Sí, de al­gu­na ma­ne­ra soy el es­pía que ha aca­ba­do me­tien­do en­tre re­jas al co­mi­sa­rio».

Pa­ra com­pren­der del to­do la di­men­sión de las pa­la­bras del ex agen­te del CNI —un ti­po con en­tra­da pro­pia en Wi­ki­pe­dia co­mo fun­da­dor de «la pri­me­ra aca­de­mia pri­va­da de in­te­li­gen­cia en Es­pa­ña, lla­ma­da Glo­bal­cha­se»— hay que leer bien las pri­me­ras cró­ni­cas pe­rio­dís­ti­cas que die­ron cuen­ta, los pa­sa­dos 3 y 4 de no­viem­bre, de la caí­da «del po­lé­mi­co po­li­cía» por re­ci­bir «di­ne­ro y re­ga­los por dar ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia» co­mo una «or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal».

Coin­ci­dían las cró­ni­cas en que el ini­cio de to­do te­nía una fe­cha: 25 de abril, y un he­cho no­to­rio: la lle­ga­da a la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción de «una de­nun­cia anó­ni­ma so­bre las ac­ti­vi­da­des ile­ga­les de los co­mi­sa­rios Jo­sé Vi­lla­re­jo y Car­los Sa­la­man­ca». Co­mo Al Ca­po­ne, que ca­yó no por ma­fio­so sino por de­lin­cuen­te fis­cal, Vi­lla­re­jo, el hom­bre de las cloa­cas del Es­ta­do in­ves­ti­ga­do en múl­ti­ples cau­sas, pue­de aca­bar con­de­na­do por blan­queo de ca­pi­ta­les.

«Cla­ro que con­ser­vo el res­guar­do del en­vío de la de­nun­cia...». Da­vid R. Vidal, que ha ele­gi­do Cró­ni­ca pa­ra des­ve­lar su se­cre­to, ex­tien­de so­bre la me­sa un tro­zo de pa­pel. Es el res­guar­do (en­vío con nú­me­ro de se­gui­mien­to 154715646515). Fe­cha de sa­li­da: 25 de abril de 2017. Fe­cha de en­tre­ga: 26 de abril.

En el so­bre que via­jó des­de A Co­ru­ña al nú­me­ro 4 de la ma­dri­le­ña ca­lle de Ma­nuel Sil­ve­la, se­de de la Fis­ca­lía Es­pe­cial An­ti­co­rrup­ción, se re­co­gía el re­sul­ta­do de dos me­ses de tra­ba­jo que si­guie­ron a las ca­ñas con cor­te­zas de cer­do de la reunión con el ami­go guar­dia ci­vil: dos fo­lios en­ca­be­za­dos por un «Es­ti­ma­do sr. Fis­cal» y sie­te do­cu­men­tos anexos. El úl­ti­mo re­fe­ría la «re­la­ción de en­ti­da­des offs­ho­re que uti­li­zan Vi­lla­re­jo y su so­cio».

To­do ha­bía em­pe­za­do por una in­for­ma­ción suel­ta que lle­ga a Vidal. «Aun­que pa­rez­ca ra­ro, soy in­for­má­ti­co, pe­ro por cir­cuns­tan­cias de la vi­da des­de 2000 has­ta 2013...». Fue, sí, es­pía a suel­do del CNI. Y tam­bién, has­ta di­ciem­bre de 2016, co­la­bo­ra­dor re­mu­ne­ra­do pa­ra el Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía en Ex­tran­je­ría. «Aho­ra me cen­tro úni­ca­men­te en la in­for­má­ti­ca y es­po­rá­di­ca­men­te ha­go in­for­mes de in­te­li­gen­cia pa­ra em­pre­sas... A me­dia­dos de 2016, por ju­nio, al­guien me dio una in­for­ma­ción: una se­rie de cuen­tas que te­nía en Pa­na­má el co­mi­sa­rio Jo­sé Vi­lla­re­jo pa­ra fi­nes, me de­cían, ilí­ci­tos. Eran las cuen­tas don­de él pe­día que le in­gre­sa­ran el di­ne­ro de sus tra­ba­jos es­pe­cia­les».

EL EM­PRE­SA­RIO ‘JU­BI­LA­DO’

¿Quién es, y ha si­do du­ran­te dé­ca­das, el po­de­ro­so y te­mi­do Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo Pé­rez, un ciu­da­dano na­ci­do en El Carpio, Cór­do­ba, en 1951? De for­ma pa­ra­le­la a su ca­rre­ra po­li­cial (au­tor del in­for­me Ve­ri­tas pa­ra des­acre­di­tar al juez Gar­zón cuan­do és­te in­ten­ta­ba des­ha­cer la ma­de­ja de los GAL en los años 90) y sus siem­pre fron­te­ri­zos ser­vi­cios en las cloa­cas del Es­ta­do, Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo, ofi­cial­men­te ju­bi­la­do co­mo co­mi­sa­rio a sus 66 años, lo­gró mon­tar un mi­llo­na­rio en­tra­ma­do so­cie­ta­rio y em­pre­sa­rial di­ri­gi­do des­de Cenyt, con se­de en la To­rre Pi­cas­so de Ma­drid y de­di­ca­da a la in­ves­ti­ga­ción y ges­tión de cri­sis. Po­lié­dri­co, su per­fil más te­rro­rí­fi­co tras­cien­de el ám­bi­to po­lí­ti­co y cons­pi­ra­ti­vo pa­ra si­tuar­le en pe­lí­cu­las de gé­ne­ro co­mo Aquí hue­le a muer­to, don­de en­car­nó a Fran­kens­tein com­par­tien­do re­par­to con el dúo Mar­tes y Tre­ce en 1990.

Des­de la úl­ti­ma dé­ca­da del si­glo XX Vi­lla­re­jo no ha de­ja­do de es­tar en to­das las sal­sas. Son ba­ta­llón los ca­sos ju­di­cia­les y po­lí­ti­cos cé­le­bres en los que aso­ma la som­bra del cor­do­bés (Pu­jol, Ni­co­lay, el del áti­co del ex pre­si­den­te ma­dri­le­ño Ig­na­cio Gon­zá­lez, Gür­tel y has­ta el de la prin­ce­sa Co­rin­na zu Sayn-Witt­gens­tein...). Y aun­que nun­ca la he­ri­da ha si­do tan pro­fun­da co­mo la de aho­ra, lo cier­to es que es­tá acu­sa­do de apu­ña­lar a la mé­di­co que de­nun­ció a Ja­vier Ló­pez Ma­drid, yerno de Villar Mir, el due­ño de la cons­truc­to­ra OHL, y «com­pi yo­gui» de la Rei­na. Ade­más, es­tá impu­tado por re­ve­la­ción de se­cre­tos en el ca­so que se si­gue con­tra el pe­que­ño Ni­co­lás. Pa­ra pro­te­ger a Ni­co­lás, ha­bría gra­ba­do ile­gal­men­te a otros po­li­cías y agen­tes del CNI y es­ta­ría de­trás de las fil­tra­cio­nes pos­te­rio­res a la pren­sa. Pú­bli­ca es tam­bién la gue­rra abier­ta que man­tie­ne con el ac­tual di­rec­tor ge­ne­ral del CNI, Fé­lix Sanz Rol­dán, con­tra quien arre­me­tió en una en­tre­vis­ta con Jor­di Évo­le.

An­te un co­mi­sa­rio tan Go­liat, las dos pri­me­ras em­bes­ti­das de Da­vid pin­cha­ron en hue­so. «Cuan­do me lle­gó la pri­me­ra in­for­ma­ción, la de las cuen­tas en Pa­na­má, con­se­guí con­cer­tar una ci­ta con un co­mi­sa­rio ge­ne­ral. Que­da­mos en el bar de la ro­ton­da que hay cer­ca de la co­mi­sa­ría de Ca­ni­llas, en Ma­drid, y le di to­da la in­for­ma­ción. Que­dó en lla­mar­me pe­ro nun­ca lo hi­zo... ¿Es que no voy a en­con­trar un po­li­cía hon­ra­do?, me de­cía. En­ton­ces un buen ami­go, es­cri­tor, con contactos con la BOA [Bri­ga­da Ope­ra­ti­va de Apo­yo], bri­ga­da es­pe­cial que es­tá pe­ga­da al CNI, hi­zo unas lla­ma­das .... El te­ma, fue la res­pues­ta del je­fe, “no in­tere­sa­ba”».

De­sa­len­ta­do, el gallego ti­ró la toa­lla. Has­ta aque­llas ca­ñas con cor­te­zas de cer­do. Y aque­lla aren­ga de ami­go so­bre el bien y el mal. «Lo tie­nes que po­ner en ma­nos de la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción... A los co­rrup­tos, a los ma­los, hay que sa­car­les el pa­tri­mo­nio y man­dar­los a la cár­cel».

Aún Da­vid no sa­be si fue­ron las ca­ñas o las cor­te­zas. Lo cier­to es que tar­dó dos me­ses en com­ple­tar el in­for­me se­cre­to. En­tre­vis­tó a unas 10 per­so­nas, al­gu­nas del en­torno más pró­xi­mo de Vi­lla­re­jo. «De las que le son­ríen pe­ro que en reali­dad le odian». No to­das las fuen­tes, ha­bía apren­di­do Vidal en sus años con el CNI, se mue­ven por di­ne­ro. Hay otras mu­chas mo­ti­va­cio­nes, y el odio es de las más po­de­ro­sas.

Y así fue co­mo apa­re­ció an­te sus ojos y oí­dos el en­car­go gui­neano. Un al­to car­go del Go­bierno de aquel país le pi­dió a Vi­lla­re­jo un in­for­me pa­ra des­pres­ti­giar a Ga­briel, uno de los hi­jos de Teo­do­ro Obiang. Una fac­ción bus­ca­ba sa­car los tra­pos su­cios de la otra, y que­rían un in­for­me de des­pres­ti­gio. El res­to de lo que pu­do ave­ri­guar el ex es­pía fue re­co­gi­do con to­do detalle en el

es­cri­to de la Fis­ca­lía he­cho pú­bli­co tras la de­ten­ción de Vi­lla­re­jo. En la de­nun­cia anó­ni­ma se ex­po­nía así: “Es­ti­ma­do Sr. Fis­cal:

Por la pre­sen­te le ha­go par­tí­ci­pe de una se­rie de in­for­ma­cio­nes que han lle­ga­do a mi po­der y las cua­les pon­go en su co­no­ci­mien­to por si los he­chos a los que alu­den fue­ran cons­ti­tu­ti­vos de al­gún ti­po de de­li­to.

En el año 2012 un al­to car­go del Go­bierno de Gui­nea Ecua­to­rial ne­ce­si­ta en­car­gar un in­for­me so­bre uno de los hi­jos del pre­si­den­te gui­neano Obiang, con­cre­ta­men­te so­bre Ga­briel Mga­ba Obiang Li­ma. El ob­je­ti­vo del in­for­me no era otro que bus­car los “tra­pos su­cios” del ci­ta­do Ga­briel a fin de des­pres­ti­giar­lo y de es­ta for­ma ob­te­ner una po­si­ción ven­ta­jo­sa en las lu­chas in­ter­nas com­pe­ti­ti­vas que acon­te­cen en la fa­mi­lia de Obiang. Co­mi­sa­rio Sa­la­man­ca:

Los guineanos man­te­nían una bue­na re­la­ción con el en­ton­ces co­mi­sa­rio del ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas, Car­los Sa­la­man­ca, el cual al pa­re­cer les rea­li­za­ba fa­vo­res en nu­me­ro­sas oca­sio­nes ta­les co­mo ir a re­co­ger a al­tos car­gos a la puer­ta del avión uti­li­zan­do co­ches po­li­cia­les o bien fa­ci­li­tar la en­tra­da de di­chos ciu­da­da­nos ex­tran­je­ros cuan­do ca­re­cían de los re­qui­si­tos ne­ce­sa­rios pa­ra su­pe­rar el con­trol de fron­te­ras (por ejem­plo, ca­ren­cia de vi­sa­do en vi­gor).

Es de re­sal­tar que un vehícu­lo de mar­ca Pors­che Pa­na­me­ra ma­trí­cu­la 5722GYW, el cual era ini­cial­men­te pro­pie­dad de los guineanos (ver do­cu­men­to #1 de com­pra por 116.000€), aca­bó en ma­nos de Car­los Sa­la­man­ca en el año 2012, si

ES­TE LU­NES, LA JUE­ZA HA EN­VIA­DO A VI­LLA­RE­JO A PRI­SIÓN POR OR­GA­NI­ZA­CIÓN CRI­MI­NAL, COHE­CHO Y BLAN­QUEO ¿Y EL PORS­CHE...? FUE UN “RE­GA­LO DE LOS GUINEANOS” A SU SO­CIO, EL EX JE­FE DE BA­RA­JAS, POR SUS FA­VO­RES” “LAS CUEN­TAS (DE VI­LLA­RE­JO) EN PA­NA­MÁ ES­TA­BAN A NOM­BRE DE 3 EM­PRE­SAS CREA­DAS POR TES­TA­FE­RROS” EL 25 DE ABRIL. VIDAL EN­VIÓ UN SO­BRE CON SU DE­NUN­CIA ANÓ­NI­MA DES­DE GA­LI­CIA AL FIS­CAL AN­TI­CO­RRUP­CIÓN

bien, aun­que lo con­du­cía, nun­ca lo re­gis­tró a su nom­bre en la DGT, te­me­ro­so de que la os­ten­ta­ción del mis­mo le fue­se per­ju­di­cial. Fi­nal­men­te, el sr. Sa­la­man­ca ven­dió el vehícu­lo a uno de sus “clien­tes” con el que man­te­nía una es­tre­cha re­la­ción, un ciu­da­dano chino vin­cu­la­do a GAO PING.

Aun­que el vehícu­lo no es­tu­vo re­gis­tra­do a nom­bre del sr. Sa­la­man­ca, fue el to­ma­dor del se­gu­ro por im­por­te de 1,845 € du­ran­te el pe­rio­do que lo tu­vo en su po­der, se­gún se mues­tra en el do­cu­men­to #2 que se ad­jun­ta. Co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo:

Por tan­to, cuan­do los guineanos le pre­gun­ta­ron al co­mi­sa­rio Sa­la­man­ca so­bre la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar un in­for­me so­bre Ga­briel, es­te les re­mi­tió al tam­bién co­mi­sa­rio Jo­sé VI­LLA­RE­JO, pre­si­den­te del Gru­po Cenyt con se­de en la To­rre Pi­cas­so de Ma­drid.

Es­te úl­ti­mo, jun­to con su so­cio Ra­fael RE­DON­DO RO­DRÍ­GUEZ, fue­ron los que for­ma­li­za­ron una pro­pues­ta eco­nó­mi­ca pa­ra la rea­li­za­ción de los tra­ba­jos por im­por­te apro­xi­ma­do de 5,3 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún se des­cri­be en el do­cu­men­to #3.

Bá­si­ca­men­te se tra­ta­ba de un pa­go ini­cial glo­bal de 1,7 mi­llo­nes eu­ros por la ela­bo­ra­ción de un in­for­me, más un se­gui­mien­to anual de 3,6 mi­llo­nes de eu­ros.

A tí­tu­lo con­fi­den­cial, la pro­pues­ta in­cluía unos anexos que se ad­jun­tan en el do­cu­men­to #4, ba­jo el epí­gra­fe de PRO­YEC­TO KING, don­de se de­ta­llan unas fa­ses de rea­li­za­ción en las cua­les se rea­li­za­rían se­gui­mien­tos, in­ter­cep­ta­ción de co­mu­ni­ca­cio­nes, ob­ten­ción de in­for­ma­cio­nes ban­ca­rias y otros ele­men­tos de pri­va­ci­dad per­so­nal re­la­ti­vas al ob­je­ti­vo Ga­briel.

Vi­lla­re­jo y su so­cio so­li­ci­ta­ron que el pa­go fue­ra di­ver­si­fi­ca­do a di­fe­ren­tes des­ti­na­ta­rios y no só­lo a Cenyt. Es de des­ta­car, por si tu­vie­ra re­la­ción con el blan­queo de ca­pi­ta­les, que par­te de es­tos pa­gos se rea­li­za­ron en unas cuen­tas co­rrien­tes ra­di­ca­das en el ex­tran­je­ro, prin­ci­pal­men­te en el país de Pa­na­má, las cua­les se re­la­cio­nan en el do­cu­men­to #5.

Las trans­fe­ren­cias ban­ca­rias más re­le­van­tes son las si­guien­tes: Fe­cha Des­ti­na­ta­rio Im­por­te 26/04/2012 Par­ti­ci­pa­cio­nes Mar­vi­la S.A. 330.000 €

27/04/2012 Fi­nan­cie­ra Uru­plan S.A. 435.000 €

08/05/2012 Par­ti­ci­pa­cio­nes Mar­vi­la S.A. 485.000 €

Fi­nal­men­te, Vi­lla­re­jo en­tre­gó el in­for­me so­bre Ga­briel, el cual se ad­jun­ta co­mo do­cu­men­to #6, ade­más de com­pro­me­ter­se a rea­li­zar una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio me­dian­te fil­tra­cio­nes in­tere­sa­das a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

De otros en­car­gos si­mi­la­res y en ba­se a las trans­fe­ren­cias rea­li­za­das, se ha po­di­do ave­ri­guar que la re­la­ción de en­ti­da­des ‘offs­ho­re’ que uti­li­zan Vi­lla­re­jo y su so­cio son al menos las re­la­cio­na­das en el do­cu­men­to #7.” La suer­te, pues, que­dó echa­da pa­ra Da­vid R. Vidal el 25 de abril. No fue gra­tis del to­do. Cos­te del en­vío: 23,70 cén­ti­mos. «Sí, cuan­do tu­ve to­do bien hil­va­na­do lo man­dé anó­ni­ma­men­te por men­sa­je­ros adon­de me in­di­có mi ami­go co­man­dan­te [de la Guar­dia Ci­vil]: la se­de cen­tral de la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción y Con­tra el Cri­men Or­ga­ni­za­do [en­ton­ces en­ca­be­za­da por Ma­nuel Moix]… Le pe­dí a una ami­ga gui­nea­na que lle­va­se el so­bre a Seur en A Co­ru­ña, con re­mi­ten­te fal­so (Asun­cioM. BA), por si la co­sa sa­lía mal y lle­ga­ba a oí­dos de los co­mi­sa­rios. Que pa­re­cie­se que era una opo­si­to­ra ca­brea­da. Aho­ra que Fis­ca­lía y Asun­tos In­ter­nos de la Po­li­cía han he­cho su tra­ba­jo, ya no im­por­ta... Ya lo pue­do con­tar to­do».

El men­sa­je lle­gó a buen puer­to. Un acier­to. «Las dos per­so­nas prin­ci­pa­les que men­ciono son las dos que es­tán en la cár­cel, en­via­das por la jue­za La­me­la…».

«Si lee la nota de pren­sa que hi­zo pú­bli­ca la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción, con­tras­ta­ron el 100% de los da­tos del anó­ni­mo que les en­vié y a eso pu­die­ron aña­dir otros as­pec­tos que fue­ron apa­re­cien­do en la in­ves­ti­ga­ción… Me cons­ta que se pi­dió (Fis­ca­lía), por ejem­plo, una co­mi­sión ro­ga­to­ria a Pa­na­má… Yo iden­ti­fi­qué cin­co cuen­tas di­fe­ren­tes en ese pa­raí­so fis­cal a nom­bre de tres em­pre­sas di­fe­ren­tes, ade­más de una en Uru­guay. Sé que las cuen­tas pa­na­me­ñas fue­ron crea­das ha­ce unos cin­co años por tes­ta­fe­rros pa­na­me­ños en un mis­mo día. Y que to­das tam­bién fue­ron di­suel­tas en di­ciem­bre de 2016 a la vez, el mis­mo día». No to­do lo in­ves­ti­ga­do via­jó en el

pa­que­te se­cre­to con des­tino Ma­drid. «Só­lo in­cluí aque­llo que de al­gu­na ma­ne­ra pu­die­ra ser con­tras­ta­do. Por ejem­plo, en el ca­so de Sa­la­man­ca no hi­ce men­ción de cier­tos re­ga­los, co­mo los re­lo­jes de lu­jo —he leí­do es­tos días que en los re­gis­tros de su do­mi­ci­lio han apa­re­ci­do al menos una do­ce­na de esos re­lo­jes ca­rí­si­mos—. Me de­di­qué a co­sas ras­trea­bles, por ejem­plo, el Pors­che, y no las in­for­ma­cio­nes que me lle­ga­ban de bo­das de una hi­ja, via­jes pa­ga­dos al Reino Uni­do y otras va­ca­cio­nes pa­ga­das… Ade­más del Pors­che, ha­bía otros vehícu­los de al­ta ga­ma en la fa­mi­lia y ele­men­tos que re­fle­ja­ban es­ti­los de vi­da muy por en­ci­ma de lo que les per­mi­tían sus suel­dos…».

Da­vid, co­mo buen ex agen­te (o qui­zás ha­ya que re­cor­dar es­ta fra­se su­ya de cuan­do pre­sen­tó su li­bro pa­ra en­ten­der to­do: «Un es­pía lo es pa­ra siem­pre. Y se pa­sa mie­do»), pre­ten­día, de al­gu­na ma­ne­ra, des­en­ca­de­nar la tor­men­ta. «La idea era pren­der la me­cha, que ya se en­car­ga­ría el fis­cal y la po­li­cía de atar más ca­bos. Yo lo que hi­ce fue pren­der el fue­go, o po­ner­le al cas­ca­bel al ga­to, que di­ría un cas­ti­zo, y a par­tir de ahí se­gu­ro que em­pe­za­rían a sa­lir más y más co­sas… Por ejem­plo, me cons­ta­ba que ellos ha­bían co­bra­do el tra­ba­jo… Se­gu­ro que no pa­ga­ron a Ha­cien­da, lo cual es un po­si­ble de­li­to fis­cal u ocul­ta blan­queo de di­ne­ro».

CO­CHES Y RE­LO­JES DE LU­JO

¿Y qué pin­ta un Pors­che Pa­na­me­ra en to­do es­to? Pa­ra en­ten­der­lo, Vidal re­la­ta a Cró­ni­ca el pa­pel del co­mi­sa­rio Car­los Sa­la­man­ca, hoy com­pa­ñe­ro de pri­sión de Vi­lla­re­jo y ya en su día in­ves­ti­ga­do en el sumario de la ma­fia chi­na de Gao Ping, lo que le cos­tó su pues­to de co­mi­sa­rio je­fe del ae­ro­puer­to de Ba­ra­jas. Aho­ra su des­tino era la Co­mi­sa­ría Ge­ne­ral de Ex­tran­je­ría co­mo je­fe de uni­dad.

«Los guineanos lle­gan a Vi­lla­re­jo a tra­vés de su ami­go Sa­la­man­ca. La ver­dad es que Sa­la­man­ca era más es­cu­rri­di­zo por­que te­nía un per­fil dis­cre­to. No per­dí el tiem­po con sus re­la­cio­nes con los chi­nos por­que era un te­ma an­ti­guo. Lo que me con­ta­ron es que pro­por­cio­na­ba una es­pe­cie de ser­vi­cios vip a los guineanos; es de­cir, que cuan­do via­ja­ba al­guien im­por­tan­te y, por ejem­plo, no te­nía vi­sa­do o es­ta­ba ca­du­ca­do, él se en­car­ga­ba de ir en un co­che pa­tru­lla a pie de avión a re­ci­bir­los. Y ob­via­men­te no pa­sa­ban el con­trol de fron­te­ras. Pa­ra eso era el je­fe del ae­ro­puer­to [de Ba­ra­jas]...».

La ver­dad es que mien­tras tra­ba­jó pa­ra la po­li­cía, Vidal ad­mi­te que tam­bién se cru­zó con al­gu­na gen­te así, «pe­ro se tra­ta­ba de gen­te que se ha­bía ju­ga­do la vi­da por el Es­ta­do, no por fa­vo­res ni di­ne­ro».

«Aun­que esa par­te me era di­fí­cil de com­pro­bar, bus­qué al­gún ele­men­to in­di­cia­rio de en­ri­que­ci­mien­to irre­gu­lar, por­que yo no creo en fa­vo­res gra­tui­tos. Es de­cir, cuen­tas co­rrien­tes, trans­fe­ren­cias… Ese era el pro­ble­ma. Si Sa­la­man­ca re­ci­bía re­ga­los y di­ne­ro en efec­ti­vo no te­nía for­ma de atar ca­bos. Afor­tu­na­da­men­te apa­re­ció lo del Pors­che». —¿Un Pors­che?

—Sí, ve­rá, era un Por­che Pa­na­me­ra de 120.000 eu­ros que com­pra un gui­neano y aca­ba en ma­nos del lu­gar­te­nien­te de Gao Ping. El úni­co ne­xo de unión en­tre los guineanos y los chi­nos es Sa­la­man­ca. Al pa­re­cer, los guineanos le re­ga­la­ron el vehícu­lo y, co­mo le pa­re­ció muy os­ten­to­so, se lo ven­dió a los chi­nos. Por su­pues­to, en nin­gún mo­men­to apa­re­ce el vehícu­lo a su nom­bre.

—¿En­ton­ces no hay nin­gu­na prue­ba que le vin­cu­le al Pors­che (ad­qui­ri­do en Ma­drid por 116.537,7 eu­ros en el Cen­tro Pors­che Ma­drid Nor­te en sep­tiem­bre de 2010 por el ciu­da­dano gui­neano Cris­pin Edu To­mo Ma­ye)?

—Eso pen­sa­ba él. Pe­ro si con­du­ces un co­che sue­les apa­re­cer en al­gún lu­gar del se­gu­ro. En es­te ca­so, Sa­la­man­ca era el to­ma­dor del se­gu­ro y su con­duc­tor ha­bi­tual. Pa­gar 1.845 eu­ros por un se­gu­ro de un co­che que no es su­yo a mí me pa­re­ce un tan­to sos­pe­cho­so…

El se­gu­ro es­tu­vo vi­gen­te en­tre el 10 de ju­lio de 2012 (el mis­mo año en que Sa­la­man­ca y Vi­lla­re­jo re­ci­bie­ron el en­car­go de rea­li­zar un in­for­me de in­te­li­gen­cia so­bre el hi­jo del pre­si­den­te Obiang) y el mis­mo día de 2013. En la pó­li­za, ade­más, fi­gu­ra­ba el do­mi­ci­lio par­ti­cu­lar de Sa­la­man­ca en el mu­ni­ci­pio ma­dri­le­ño de Colmenarejo. Al po­co tiem­po, el co­mi­sa­rio pre­fi­rió des­ha­cer­se del lla­ma­ti­vo vehícu­lo. Se lo com­pró un ciu­da­dano chino vin­cu­la­do al em­pre­sa­rio Gao Ping, el de la lla­ma­da ope­ra­ción Em­pe­ra­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.