Re­fle­xión de la pa­la­bra

XIX do­min­go ordinario

El Sol de Durango - - Sociales -

Lee­mos en la Pri­me­ra lec­tu­ra de la Mi­sa que el Pro­fe­ta Elías, hu­yen­do de Jet­sa­bel, se di­ri­gió al Ho­reb, el mon­te san­to. Du­ran­te el lar­go y di­fí­cil via­je se sin­tió can­sa­do y deseó mo­rir. “Bas­ta, Yah­vé. Lle­va ya mi al­ma, que no soy me­jor que mis pa­dres. Y echán­do­se allí, se que­dó dor­mi­do”. Pe­ro el Án­gel del Se­ñor le des­per­tó, le ofre­ció pan y le di­jo: “Le­ván­ta­te y co­me, por­que te que­da to­da­vía mu­cho ca­mino”. Elías se le­van­tó, co­mió y be­bió, y an­du­vo con la fuer­za de aque­lla co­mi­da cua­ren­ta días y cua­ren­ta no­ches has­ta el mon­te de Dios. Lo que no hu­bie­ra lo­gra­do con sus pro­pias fuer­zas, lo con­si­guió con el ali­men­to que el Se­ñor le pro­por­cio­nó cuan­do más des­alen­ta­do es­ta­ba.

El mon­te san­to al que se di­ri­ge el Pro­fe­ta es ima­gen del Cie­lo; el tra­yec­to de cua­ren­ta días lo es del lar­go via­je que vie­ne a ser nues­tro pa­so por la tie­rra, en el que tam­bién en­con­tra­mos ten­ta­cio­nes, can­san­cio y di­fi­cul­ta­des. En oca­sio­nes, sen­ti­re­mos fla­quear el áni­mo y la es­pe­ran­za. De ma­ne­ra se­me­jan­te al Án­gel, la Igle­sia nos in­vi­ta a ali­men­tar nues­tra al­ma con un pan del to­do sin­gu­lar, que es el mis­mo Cris­to pre­sen­te en la Sa­gra­da Eu­ca­ris­tía. En Él en­con­tra­mos siem­pre las fuer­zas ne­ce­sa­rias pa­ra lle­gar has­ta el Cie­lo, a pe­sar de nues­tra fla­que­za.

A la Sa­gra­da Comunión se la lla­mó Viá­ti­co, en los pri­me­ros tiem­pos del Cris­tia­nis­mo, por la ana­lo­gía en­tre es­te sa­cra­men­to y el viá­ti­co o pro­vi­sio­nes ali­men­ti­cias y pe­cu­nia­rias que los ro­ma­nos lle­va­ban con­si­go pa­ra las ne­ce­si­da­des del ca­mino. Más tar­de se re­ser­vó el tér­mino Viá­ti­co pa­ra de­sig­nar el con­jun­to de au­xi­lios es­pi­ri­tua­les, de mo­do par­ti­cu­lar la Sa­gra­da Eu­ca­ris­tía, con que la Igle­sia per­tre­cha a sus hi­jos pa­ra la úl­ti­ma y de­fi­ni­ti­va eta­pa del via­je ha­cia la eter­ni­dad. Fue cos­tum­bre en los pri­me­ros cris­tia­nos lle­var la Comunión a los en­car­ce­la­dos, so­bre to­do cuan­do ya se ave­ci­na­ba el mar­ti­rio. San­to To­más en­se­ña que es­te sa­cra­men­to se lla­ma Viá­ti­co en cuan­to pre­fi­gu­ra el go­zo de Dios en la pa­tria de­fi­ni­ti­va y nos otor­ga la po­si­bi­li­dad de lle­gar allí. Es la gran ayu­da a lo lar­go de la vi­da y, es­pe­cial­men­te, en el tra­mo úl­ti­mo del ca­mino, don­de los ata­ques del enemi­go pue­den ser más du­ros. Es­ta es la ra­zón por la que la Igle­sia ha pro­cu­ra­do siem­pre que nin­gún cris­tiano mue­ra sin ella. Des­de el prin­ci­pio se sin­tió la ne­ce­si­dad ( y tam­bién la obli­ga­ción) de re­ci­bir es­te sa­cra­men­to aun­que ya se hu­bie­ra co­mul­ga­do ese día.

Tam­bién po­de­mos re­cor­dar hoy en nues­tra ora­ción la res­pon­sa­bi­li­dad, en oca­sio­nes gra­ve, de ha­cer to­do lo que es­tá de nues­tra par­te pa­ra que nin­gún fa­mi­liar, ami­go o co­le­ga mue­ra sin los au­xi­lios es­pi­ri­tua­les que nues­tra Ma­dre la Igle­sia tie­ne pre­pa­ra­dos pa­ra la eta­pa úl­ti­ma de su vi­da. Es la me­jor y más efi­caz mues­tra de ca­ri­dad y de ca­ri­ño, qui­zá la úl­ti­ma, con esas per­so­nas aquí en la tie­rra. El Se­ñor pre­mia con una ale­gría muy gran­de cuan­do he­mos cum­pli­do con ese gra­tí­si­mo de­ber, aun­que en al­gu­na oca­sión pue­da re­sul­tar al­go di­fí­cil y cos­to­so.

He­mos de agra­de­cer con obras al Se­ñor tan­tas ayu­das a lo lar­go de la vi­da, pe­ro es­pe­cial­men­te la de la Comunión. El agra­de­ci­mien­to se ma­ni­fes­ta­rá en una me­jor pre­pa­ra­ción, ca­da día, y en que al re­ci­bir­le lo ha­ga­mos con la ple­na con­cien­cia de que se nos dan, más aún que al pro­fe­ta Elías, las ener­gías ne­ce­sa­rias pa­ra re­co­rrer con vi­gor el ca­mino de nues­tra vi­da. He­mos de

agra­de­cer con obras al Se­ñor tan­tas ayu­das a lo lar­go de la vi­da, pe­ro es­pe­cial­men­te la de la Comunión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.