Si­quei­ros del si­glo XXI 1.- Se­gu­ra­men­te

El Sol de Hidalgo - - Local - Ca­mi­lo Ka­wa­ge ca­mi­lo@ka­wa­ge.com

en 1960 los pro­ce­sos que or­de­na­ba el je­fe úl­ti­mo del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co se­guían su cur­so con mu­cho más cui­da­do; se pre­pa­ra­ban con la más re­fi­na­da téc­ni­ca ju­rí­di­ca, y se sus­ten­ta­ban to­das las acu­sa­cio­nes con per­fec­ción y ple­na con­cien­cia de las con­se­cuen­cias de to­do gé­ne­ro pa­ra las par­tes y el im­pac­to de lle­var a la cár­cel a un per­so­na­je de la vi­da pú­bli­ca.

Pue­de tra­tar­se de es­car­mien­tos ejem­pla­res, de en­viar men­sa­jes a un sec­tor es­pe­cí­fi­co, de blan­dir po­der, ajus­tar una cuen­ta o, lla­na­men­te, de pre­ve­nir un mal ma­yor a la so­cie­dad. Tam­bién se pue­de en nues­tro día —lo he­mos vis­to—, ha­cer las co­sas a pi­so­to­nes, en to­tal desaseo ju­rí­di­co y dar la ra­zón a la afec­ta­da a cos­ta de lo que que­da del afec­tan­te.

2.- En la per­so­na de la li­de­re­sa ma­gis­te­rial ha re­vi­vi­do el epi­so­dio del irre­den­to ico­no­clas­ta del co­mu­nis­mo y de los mu­ra­les del pa­sa­do si­glo que re­tó al go­bierno por dé­ca­das has­ta que López Ma­teos lo pa­só a Le­cum­be­rri por su se­xe­nio, y sa­lió li­bre jus­to al fi­nal. Só­lo que el ca­so del mí­ti­co pin­tor tu­vo el an­da­mia­je ju­rí­di­co su­fi­cien­te pa­ra sal­var del ri­dícu­lo a la re­pre­sen­ta­ción so­cial, y el de la maes­tra ca­re­ció des­de el prin­ci­pio de sus­ten­to, pa­re­ce que adre­de, grá­fi­co de una de­sidia que da a la au­to­ri­dad bien po­co lus­tre, y só­lo aña­de a su des­pres­ti­gio. Así co­mo al pin­tor le ador­nó bio­gra­fía, el des­ali­ño con la li­de­re­sa la reivin­di­ca y es­tro­pea el Si­quei­ros del si­glo XXI.

3.- Más ex­pli­ca­ble así se vuel­ve la ab­di­ca­ción con que el Eje­cu­ti­vo fe­de­ral ha ade­lan­ta­do el fin de su ges­tión a ma­nos de su su­ce­sor, sin si­quie­ra es­pe­rar la for­ma­li­dad de la de­cla­ra­to­ria ape­nas en­tre­ga­da es­tos días. Se hi­zo no­to­rio al ob­se­quiar to­do ca­pri­cho, in­clui­do el de re­ci­bir­lo en Pa­la­cio Na­cio­nal y no en la re­si­den­cia co­mo es­ta­ba pre­vis­to, y ese de­ta­lle te­nía una sig­ni­fi­ca­ción par­ti­cu­lar, que por lo vis­to la ter­que­dad del presidente elec­to no le per­mi­ti­rá ra­zo­nar pa­ra en­ten­der.

4.- El pro­pó­si­to de re­ci­bir­lo en Los Pi­nos era, jus­ta­men­te, en­se­ñar­le par­te de la con­so­la que aún a pe­sar su­yo ten­drá que ope­rar. Có­mo es y en qué con­sis­te la re­si­den­cia; los ser­vi­cios, sis­te­mas, e ins­ta­la­cio­nes y con­tro­les es­tra­té­gi­cos que ahí fun­cio­nan, así co­mo los dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad pa­ra to­do el go­bierno que ahí se con­cen­tran; los sa­lo­nes de di­ver­sos usos

de que dis­po­ne, in­clui­das cá­ma­ras de al­to blin­da­je pa­ra si­tua­cio­nes es­pe­cia­les, no só­lo pa­ra la efi­cien­cia en el desaho­go de la agen­da pre­si­den­cial, sino de to­das las per­so­nas que se re­ci­ben, los even­tos del Es­ta­do que ahí se ce­le­bran y, no me­nos im­por­tan­te, la ín­ti­ma pri­va­ci­dad del ocu­pan­te que ahí, tam­bién, se ga­ran­ti­za. Son ins­ta­la­cio­nes que no ha que­ri­do co­no­cer y su an­te­ce­sor de­bía ha­ber­le mos­tra­do.

5.- La vi­si­ta a la re­si­den­cia te­nía por ob­je­to dar­le vis­ta tam­bién del cuar­tel del Co­man­dan­te Supremo de las Fuer­zas Ar­ma­das; lo que sig­ni­fi­ca en tér­mi­nos mi­li­ta­res un Es­ta­do Ma­yor, que es mu­cho más que un gru­po de 20 ciu­da­da­nos —no ne­ce­sa­ria­men­te pro­fe­sio­na­les, di­ce él— que cui­da­rán su se­gu­ri­dad sin ar­mas. Es par­te de lo que su ter­que­dad no fa­ci­li­ta que asi­mi­le, así co­mo que ya no es can­di­da­to, y cree que es­ta miel du­ra­rá siem­pre.

6.- Hay paí­ses don­de el lí­der pue­de ex­hi­bir su ca­ris­ma —y su can­di­dez— sin el me­nor ries­go. Uru­guay tie­ne al­go más que la po­bla­ción de Iz­ta­pa­la­pa un po­co más den­sa. Sue­cia es muy ci­vi­li­za­da, y ya co­no­cen de fra­gi­li­da­des.

La vi­si­ta a la re­si­den­cia ofi­cial de Los Pi­nos te­nía por ob­je­to dar­le vis­ta al presidente elec­to del cuar­tel del Co­man­dan­te Supremo de las Fuer­zas Ar­ma­das; lo que sig­ni­fi­ca en tér­mi­nos mi­li­ta­res un Es­ta­do Ma­yor. Hay paí­ses don­de el lí­der pue­de ex­hi­bir su ca­ris­ma —y su can­di­dez— sin el me­nor ries­go. Uru­guay tie­ne al­go más que la po­bla­ción de Iz­ta­pa­la­pa un po­co más den­sa. Sue­cia es muy ci­vi­li­za­da, y ya co­no­cen de fra­gi­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.