Mu­je­res van a las mi­nas

La mi­ne­ra La Ne­gra, en Que­ré­ta­ro, em­plea a fé­mi­nas de­bi­do a la fal­ta de mano de obra mas­cu­li­na por la al­ta emi­gra­ción ha­cia Es­ta­dos Uni­dos

El Sol de Hidalgo - - Nacional - MI­RIAM MARTÍNEZ/

A pe­sar de que la mi­ne­ría es una in­dus­tria en la que la­bo­ran hom­bres, en reali­dad ca­da vez son más las fé­mi­nas que par­ti­ci­pan en em­pre­sas de ese sec­tor.

“Lo ve­mos co­mo de­por­te, lle­ga­mos a car­gar 70 u 80 ki­los”

EULOGIA MI­NE­RA

MACONÍ, Qro.- Tra­di­cio­nal­men­te se pien­sa en la mi­ne­ría co­mo una in­dus­tria en la que la­bo­ran hom­bres gran­des, fuer­tes y ru­dos, pe­ro la reali­dad es otra, ca­da vez son más las mu­je­res que par­ti­ci­pan en em­pre­sas de ese sec­tor.

De acuer­do con el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (Inegi, 2016), 11% del to­tal del per­so­nal ocu­pa­do en la mi­ne­ría son mu­je­res, lo que re­pre­sen­tó un avan­ce de tres pun­tos por­cen­tua­les con­tra la ci­fra de 2010.

PI­CAR PIE­DRA, IN­DUS­TRIA PE­LI­GRO­SA

Es­ta­mos en Maconí, la úl­ti­ma de­le­ga­ción per­te­ne­cien­te al mu­ni­ci­pio de Ca­de­rey­ta, al no­res­te del es­ta­do y a 141 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal de Que­ré­ta­ro. Mi­ne­ra La Ne­gra es lo que se lee al en­trar al tú­nel prin­ci­pal. La os­cu­ri­dad y co­rrien­tes de ai­re na­tu­ral del sub­sue­lo se ha­cen pre­sen­tes.

Pa­ra So­le­dad Martínez es­tas es­ce­nas son al­go co­ti­diano. To­dos los días se aden­tra en la os­cu­ri­dad pa­ra rea­li­zar su tra­ba­jo. Es pol­vo­re­ra, ela­bo­ra la ca­ñue­la y con- tro­la el ex­plo­si­vo pa­ra la eje­cu­ción de las de­to­na­cio­nes. Tam­bién es ayu­dan­te de ope­ra­dor de Jum­bo: De­be ma­nio­brar el pe­sa­do ca­ble de al­ta ten­sión de ese ca­mión que se usa pa­ra la ba­rre­na­ción (per­fo­rar, agu­je­rar la cor­te­za); al mis­mo tiem­po que apa­lea ma­te­rial pa­ra po­der man­te­ner lim­pia el área. Ori­gi­na­ria de Maconí, ca­sa­da y con tres hi­jos de 14, 11 y 5, ha­ce on­ce años tra­ba­ja en La Ne­gra. Des­de el ini­cio la­bo­ró den­tro de la mi­na.

Des­de la reaper­tu­ra de La Ne­gra en Ju­lio de 2006, se em­pe­za­ron a con­tra­tar mu­je­res pa­ra el tra­ba­jo en la mi­na a cau­sa de la migración mas­cu­li­na al país del nor­te. Je­fes de di­fe­ren­tes de­par­ta­men­tos co­mo la­bo­ra­to­rio o se­gu­ri­dad y com­pa­ñe­ros de ope­ra­ción co­men­tan que el he­cho de in­cur­sio­nar a las mu­je­res en es­ta ac­ti­vi­dad ha re­sul­ta­do ser fa­vo­ra­ble. Más allá de po­der rea­li­zar tra­ba­jos fi­si­ca­men­te pe­sa­dos, las mu­je­res tra­ba­jan me­jor que los hom­bres: “No fal­tan, son de­di­ca­das, tra­ba­ja­do­ras, lim­pias, or­de­nas… no se de­jan ven­cer; apar­te de que le im­pri­men un se­llo de­li­ca­do al tra­ba­jo”, co­men­tan.

De acuer­do con la Cá­ma­ra Mi­ne­ra de Mé­xi­co (Ca­mi­mex); en su In­for­me Anual 2012, ex­pu­so que el tra­ba­jo de la mu­jer en es­ta in­dus­tria es “al­ta­men­te be­né­fi­co, por­que se en­con­tró igual­dad de pro­duc­ti­vi­dad fren­te a sus pa­res mas­cu­li­nos, pe­ro so­bre to­do un ma­yor sen­ti­mien­to de leal­tad, me­nos au­sen­tis­mo, ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad y un tra­ba­jo más cui­da­do­so que per­mi­te un ma­yor ren­di­mien­to de la ma­qui­na­ria.”

En Mé­xi­co, las mu­je­res em­pe­za­ron a in­cur­sio­nar en la mi­ne­ría a fi­na­les de la dé­ca­da de los no­ven­ta, pri­me­ra­men­te en los ya­ci­mien­tos de pla­ta de Real del Mon­te y Pa­chu­ca, en Hi­dal­go, pro­pie­dad de Al­tos Hor­nos de Mé­xi­co. En el país se de­di­can a es­ta in­dus­tria unos 300 mil tra­ba­ja­do­res, de acuer­do con ci­fras del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial. En Maconí son em­plea­das de con­fian­za 31 de 106 y 22 sin­di­ca­li­za­das de 316 de las cua­les apar­te de las mi­ne­ras de ofi­cio, hay doc­to­ras, in­ge­nie­ras ci­vi­les, geó­lo­gas, in­ge­nie­ras mi­ne­ras, ar­qui­tec­tos, con­ta­do­ras, abo­ga­das, ad­mi­nis­tra­do­ras de em­pre­sas, in­ge­nie­ro me­ta­lúr­gi­co, etc). Aun­que el nú­me­ro si­gue sien­do mi­no­ri­ta­rio, ha ido en au­men­to en los úl­ti­mos años.

La in­clu­sión de mu­je­res en la mi­ne­ría es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con el cam­bio tec­no­ló­gi­co al ma­nio­brar cier­tas ma­qui­na­rias, pe­ro el tra­ba­jo ma­nual si­gue sien­do ru­do, con­lle­va ries­gos y re­quie­re gran con­cen­tra­ción en cual­quie­ra de las áreas.

Pa­ra Eulogia Guerrero ser mi­ne­ra sig­ni­fi­ca igual­dad. “Ya es­ta­mos acos­tum­bra­das a te­ner qué tra­ba­jar. De­be­mos or­ga­ni­zar­nos pues de­ja­mos la co­mi­da ya he­cha. Lle­ga uno muy can­sa­do. ¿De dón­de sa­ca­mos fuer­zas?, no sé, pe­ro cum­pli­mos con nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad de la ca­sa. Lue­go nos di­cen: Pues si ya eres ca­sa­da, ¿por qué no te sa­les de tra­ba­jar?, yo di­go que no tie­ne na­da de ma­lo que tra­ba­je­mos y ayu­de­mos a cu­brir los gas­tos, eso ha­bla muy bien de no­so­tras”, se­ña­ló.

Li­lia Her­nán­dez cum­ple una fun­ción ad­mi­nis­tra­ti­va den­tro de la mi­na. Aun­que su tra­ba­jo no re­quie­re gran es­fuer­zo fí­si­co, sus tiem­pos la­bo­ra­les son pro­lon­ga­dos. Co­men­ta que pro­vie­ne de fa­mi­lia mi­ne­ra. "Mi hi­ja si me re­cla­ma, más por la edad en la que es­tá, que no ten­go tiem­po pa­ra ella, que me la pa­so tra­ba­jan­do” .

MI­RIAM MARTÍNEZ

MI­RIAM MARTÍNEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.