Kin­men, la ocul­ta jo­ya de Asia Orien­tal

El Sol de Mexico - - DOBLE VIA -

La is­la de Kin­men, ad­mi­nis­tra­da por Tai­wán, pe­ro si­tua­da a so­lo 10 ki­ló­me­tros del his­tó­ri­co ri­val de los tai­wa­ne­ses, la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na, es una cu­rio­sa he­ren­cia de la Gue­rra Fría, que po­see una enor­me be­lle­za na­tu­ral y unos vis­to­sos pue­blos que con­vier­ten el pa­ra­je en una ocul­ta jo­ya de Asia Orien­tal.

Tan cer­ca­na a la cos­ta del gi­gan­te chino que ape­nas se pue­de dis­tin­guir en los ma­pas, Kin­men es una ano­ma­lía de la geo­gra­fía y de la His­to­ria, una is­la que pe­se a es­tar mu­cho más le­jos de Tai­wán que de Chi­na pu­do ser de­fen­di­da por el Kuo­min­tang de Chiang Kai-shek tras la gue­rra ci­vil (1945-49) y si­gue sien­do or­gu­llo­sa­men­te par­te del te­rri­to­rio tai­wa­nés, aun­que hoy en día pue­de ser vi­si­ta­da por los tu­ris­tas chi­nos y no ocul­ta el in­te­rés de re­ci­bir cuan­tos más me­jor.

“Los tu­ris­tas chi­nos vie­nen aquí a re­la­jar­se, y son nues­tros ami­gos”, cuen­ta el due­ño de un ne­go­cio de al­qui­ler de bi­ci­cle­tas en Jin­cheng, la “Ciu­dad Do­ra­da”, ca­pi­tal ad­mi­nis­tra­ti­va de la is­la y con un nom­bre al­go gran­di­lo­cuen­te pa­ra una lo­ca­li­dad de no más de 40 mil ha­bi­tan­tes, aun­que eso sí, re­ple­ta de tem­plos mul­ti­co­lo­res.

SU­FRIÓ UN IN­TEN­TO DE INVASIÓN

Des­de que Chi­na y Tai­wán co­men­za­ron el acercamiento eco­nó­mi­co en la pa­sa­da dé­ca­da, es re­la­ti­va­men­te fá­cil via­jar a Kin­men des­de la ve­ci­na Xia­men, una de las prin­ci­pa­les ciu­da­des cos­te­ras chi­nas, ya que en­tre ellas so­lo hay diez ki­ló­me­tros de mar, por lo que un trans­bor­da­dor las une ca­da me­dia ho­ra.

El con­tras­te en­tre Xia­men -tam­bién si­tua­da en una pe­que­ña is­la- y Kin­men es es­pec­ta­cu­lar: la pri­me­ra es un te­rri­to­rio to­ma­do por los ras­ca­cie­los y la mo­der­ni­dad, po­bla­do por ca­si dos mi­llo­nes de personas, mien­tras que Kin­men es prin­ci­pal­men­te ru­ral, to­da­víaa es­tá re­ple­ta de par­ques na­tu­ra­les, y tie­ne una po­bla­ción 10 ve­ces me­nor. Unas di­fe­ren­cias que re­fle­jan el desa­rro­llis­mo chino al la­do del más re­la­ja­do ca­rác­ter tai­wa­nés.

Pe­ro no hay de­ma­sia­da re­la­ja­ción en la his­to­ria de Kin­men, co­no­ci­da co­mo Que­moy en el dia­lec­to tra­di­cio­nal lo­cal.

IMA­GEN DEL Dios de los vien­tos al bor­de de una de las ca­rre­te­ras

Tú­nel sub­te­rrá­neo.

EFE

TO­RRE DE Ju­guang en Kin­men

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.