AL­TO PO­DER

EL SIS­MO MOS­TRÓ LA CA­RA FRA­TER­NAL Y DEL ABU­SO DE PO­DER

El Sol de Mexico - - NACIONAL - POR MA­NUEL MEJIDO ma­nuel­me­ji­dot@hot­mail.com

Cuan­do en Mé­xi­co ocu­rren tra­ge­dias que dañan a mi­les de personas, apa­re­cen de­mos­tra­cio­nes de so­li­da­ri­dad y de en­tre­ga en el pue­blo que se une pa­ra ayu­dar­se y tam­bién co­rrup­cio­nes e im­pu­ni­dad en el sec­tor gu­ber­na­men­tal que se apro­ve­cha de la des­gra­cia co­lec­ti­va pa­ra lle­var agua a su mo­lino.

La des­gra­cia aso­ma su ros­tro fra­ter­nal de bon­dad y su mal­dad, la ra­pi­ña. El sis­mo fue un 90% de buen co­ra­zón y, por des­gra­cia aña­di­da, un 10% de ga­rras.

El sis­mo del mar­tes 19 sa­có lo me­jor y lo peor de una so­cie­dad cu­ya po­bla­ción se quie­re des­pren­der de tu­te­la­je gu­ber­na­men­tal y de­ci­dir uni­da el ca­mino que de­be con­ti­nuar la Re­pú­bli­ca. En me­dio de la des­gra­cia, por enési­ma vez, los jó­ve­nes to­ma­ron las ca­lles y se vol­vie­ron la es­pe­ran­za del cam­bio.

Al tra­vés de una so­li­ci­tud de in­for­ma­ción al Ins­ti­tu­to de Ve­ri­fi­ca­ción Ad­mi­nis­tra­ti­va de la Ciu­dad de Mé­xi­co (In­vea) se des­cu­brió que el Co­le­gio En­ri­que Réb­sa­men, en Vi­lla Coa­pa, te­nía en su his­to­rial una ope­ra­ción irre­gu­lar que le per­mi­tió fun­cio­nar co­mo es­cue­la pri­va­da cu­yo uso de sue­lo era ha­bi­ta­cio­nal.

El In­vea reali­zó una ve­ri­fi­ca­ción del in­mue­ble y lo no­ti­fi­có al go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co y a la de­le­ga­ción Tlal­pan. En­ton­ces los pro­pie­ta­rios del co­le­gio pre­sen­ta­ron un Cer­ti­fi­ca­do de De­re­chos Ad­qui­ri­dos fal­so, se­gún des­cu­brió la Se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo Ur­bano y Vi­vien­da de la ca­pi­tal del país.

Des­de en­ton­ces, ile­gal­men­te.

¿Por­qué no se ve­ri­fi­có en nin­gún mo­men­to que fun­cio­na­ba irre­gu­lar­men­te y no lo ad­vir­tió nin­gu­na au­to­ri­dad ci­ta­di­na ni fe­de­ral? La respuesta es tan sen­ci­lla co­mo la for­ma en que se lle­van los asun­tos pú­bli­cos en to­do el país, don­de la ma­yor par­te de los per­mi­sos y au­to­ri­za­cio­nes se mue­ven con las dá­di­vas y las co­rrup­te­las. el Réb­sa­men

SÍ HAY NOM­BRES DE RES­PON­SA­BLES POR CO­LAP­SO DEL RÉB­SA­MEN GO­BER­NAN­TES QUI­SIE­RON ABUSAR DE LA SO­LI­DA­RI­DAD DEL PUE­BLO

ope­ró

Lo mis­mo ocu­rrió en la co­lo­nia Por­ta­les, al sur de la ciu­dad, don­de un edi­fi­cio que ape­nas lle­va­ba nue­ve me­ses de ha­bi­ta­do, que­dó in­ha­bi­ta­ble por la ma­la ca­li­dad de los ma­te­ria­les de cons­truc­ción, la nu­la re­vi­sión de pro­tec­ción y su in­fra­es­truc­tu­ra.

Si se bus­can más ca­sos, se en­con­tra­rán lo mis­mo en Pue­bla que en Mo­re­los, Oa­xa­ca, Gue­rre­ro o Chia­pas.

Cuan­do se des­cu­brie­ron las men­ti­ras se pre­sen­tó una de­nun­cia pe­nal en con­tra de la di­rec­to­ra del co­le­gio y fun­cio­na­rios de­le­ga­cio­na­les. No se de­ta­lló en qué mo­men­to se des­cu­brió que los do­cu­men­tos eran apó­cri­fos y la es­cue­la si­guió a pe­sar de que se ha­bían de­tec­ta­do irre­gu­la­ri­da­des se­ve­ras en su edi­fi­ca­ción.

La je­fa de­le­ga­cio­nal de Tlal­pan, Clau­dia Shein­baum, no obs­tan­te que es­tá ocu­pa­da en im­pul­sar su can­di­da­tu­ra a la je­fa­tu­ra de go­bierno de la CdMx por el par­ti­do Mo­re­na, se pre­sen­tó en el lu­gar del si­nies­tro y di­jo que los dic­tá­me­nes téc­ni­cos de la es­truc­tu­ra de un edi­fi­cio es­tán a car­go de un Di­rec­tor Res­pon­sa­ble de Obra (DRO), quien de­pen­de de la Se­du­vi y un co­rres­pon­sa­ble de se­gu­ri­dad es­truc­tu­ral que pue­de ser un par­ti­cu­lar au­to­ri­za­do por la mis­ma se­cre­ta­ría.

¿Por­qué no se ha lla­ma­do a cuen­tas al DRO pa­ra es­cla­re­cer si hu­bo corrupción por par­te de la au­to­ri­dad o una fal­si­fi­ca­ción de do­cu­men­tos?

El DRO de la es­cue­la Réb­sa­men es el in­ge­nie­ro Ma­rio Ve­lar­do Gó­mez y el res­pon­sa­ble es­truc­tu­ral es Fran­cis­co Ar­tu­ro Pé­rez Ro­drí­guez. Por su­pues­to que am­bos se en­cuen­tran con­ve­nien­te­men­te des­apa­re­ci­dos.

El chi­lan­go ha es­ta­do tan tra­ba­ja­dor en la re­cons­truc­ción co­mo enoja­do con sus go­ber­nan­tes, a tal gra­do que no per­mi­te si­quie­ra que in­ter­ven­gan au­to­ri­da­des en la re­mo­ción de es­com­bros en bus­ca de so­bre­vi­vien­tes o de ca­dá­ve­res.

El pue­blo tra­ta de de­jar bien en cla­ro que pue­de ma­ne­jar­se so­lo, sin po­lí­ti­cos que apa­rez­can a úl­ti­ma ho­ra pa­ra lu­cir­se con ex­pli­ca­cio­nes re­tor­ci­das an­te las cá­ma­ras so­bre los tra­ba­jos que se rea­li­zan en tal o cual se­cre­ta­ría, cuan­do en reali­dad los que em­pe­za­ron y si­guen ha­cien­do esas la­bo­res son Pe­dro Pé­rez, Pa­blo Ló­pez o Juan Pue­blo. En tan­to la po­bla­ción ab­ne­ga­da lu­cha con­tra la tragedia, los po­lí­ti­cos sin­ver­güen­zas bus­can lle­var­se la ma­yor ta­ja­da y al­gu­nos han des­via­do las do­na­cio­nes pa­ra es­con­der­las en bo­de­gas par­ti­cu­la­res o me­ter­las en ca­jas del DIF con el fin de usar el es­fuer­zo del pue­blo en be­ne­fi­cio pro­pio, re­par­tien­do des­pen­sas aje­nas co­mo si fue­ran pro­pias en el pe­rio­do electoral que se ave­ci­na.

Re­sul­ta tris­te pa­ra un pe­rio­dis­ta que ha pre­sen­cia­do mu­chas des­gra­cias na­tu­ra­les en el país, el cons­ta­tar que muy po­co se ha avan­za­do en el com­ba­te al ma­ri­da­je en­tre la corrupción y la im­pu­ni­dad que car­co­men la mo­ral pú­bli­ca y en­fu­re­cen a la po­bla­ción.

El pue­blo ha exi­gi­do al go­bierno de la Re­pú­bli­ca no des­ti­nar re­cur­sos a los par­ti­dos po­lí­ti­cos pa­ra sus cam­pa­ñas elec­to­ra­les y, en cam­bio, apli­que esos fon­dos pa­ra la re­cons­truc­ción.

En­ri­que Ochoa Re­za, lí­der na­cio­nal del PRI, se pa­só de vi­vo el lu­nes cuan­do ofi­cia­li­zó an­te el INE la re­nun­cia del 100% del fi­nan­cia­mien­to que le co­rres­pon­de­ría a ese par­ti­do pa­ra el res­to de 2017, equi­va­len­te a 258 mi­llo­nes de pe­sos, o sea el 25% de su fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co anual.

Al re­ve­lar es­tas ci­fras en su tea­tral ac­to de re­nun­cia, Ochoa Re­za no hi­zo más que po­ner al des­cu­bier­to an­te la po­bla­ción na­cio­nal los mi­llo­nes de pe­sos que se des­ti­nan ca­da año pa­ra man­te­ner a los par­ti­dos po­lí­ti­cos, mu­chos de los cua­les no tie­nen ni ra­zón pa­ra exis­tir.

Apro­ve­chan­do la co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca, co­mo siem­pre ocu­rre, Ochoa pro­pu­so an­te las cá­ma­ras de dipu­tados y se­na­do­res la eli­mi­na­ción de los le­gis­la­do­res plu­ri­no­mi­na­les que aho­rra­rían 11 mil 600 mi­llo­nes de pe­sos al era­rio.

Los dipu­tados plu­ri­no­mi­na­les na­cie­ron cuan­do era pre­si­den­te Gus­ta­vo Díaz Or­daz que no qui­so que el pue­blo se can­sa­ra de más de lo mis­mo, o sea de ca­rros com­ple­tos del PRI en to­das las elecciones y, de esa for­ma, in­ven­tó los dipu­tados de par­ti­do que lue­go se les lla­mó “plu­ris” y que sir­ven pa­ra lo mis­mo: pa­ra na­da.

EL PUE­BLO UNI­DO PA­RE­CE QUE LOGRARÁ LO IM­PO­SI­BLE

Te­nía que lle­gar una reac­ción de es­te ti­po pa­ra que los di­ri­gen­tes na­cio­na­les aban­do­na­ran sus ni­chos de con­fort y el aumento gra­dual de sus cuen­tas ban­ca­rias pa­ra dar­se cuen­ta que el pue­blo es­tá muy enoja­do con los po­lí­ti­cos por el dis­pen­dio que ha­cen de los im­pues­tos que los ciu­da­da­nos pa­gan.

Ba­jo el le­ma: “En­tien­dan, us­te­des no do­nan. De­vuél­va­nos el di­ne­ro que les da­mos”, la so­cie­dad se ha re­be­la­do abier­ta­men­te en con­tra de la par­ti­do­cra­cia que cos­ta­rá al país el pró­xi­mo año 25 mil 45 mi­llo­nes de pe­sos.

Esa ci­fra, sa­li­da del bol­si­llo de los con­tri­bu­yen­tes, bas­ta­ría pa­ra re­me­diar to­dos los ma­les que tra­jo con­si­go la na­tu­ra­le­za fu­rio­sa por el mal tra­to que se le da.

Tam­bién el pue­blo se es­tá ha­cien­do cuen­tas so­bre el di­ne­ro que se han ad­ju­di­ca­do los ex­pre­si­den­tes co­mo su ju­bi­la­ción. Men­sual­men­te, Vi­cen­te Fox y Fe­li­pe Cal­de­rón tie­nen una pen­sión de 205 mil 122 pe­sos. Luis Eche­ve­rría, Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri y Er­nes­to Ze­di­llo re­nun­cia­ron a esas pre­ben­das de la ju­bi­la­ción.

Y el sa­la­rio de sus equi­pos de tra­ba­jo, pa­ga­dos con re­cur­sos del pue­blo, as­cien­den de Fox, 472 mil y de cal­de­rón 816 mil 758. To­do es­to por­que cuen­tan con 78 ele­men­tos di­vi­di­dos en 45 del Ejér­ci­to, 42 de la Fuer­za Ar­ma­da y 11 de la Fuer­za Aé­rea.

Las ci­fras que se ma­ne­jan en­tre via­jes, ce­lu­la­res, ga­so­li­nas, co­mi­das, ro­pa, pla­ce­res se­xua­les y to­da cla­se de lu­jos, son re­ci­bi­das co­mo pu­ña­la­das en el pe­cho de la na­ción.

Lo acep­ten o no los po­lí­ti­cos que es­tán en el go­bierno o que han es­ta­do en pues­tos pro­mi­nen­tes, co­mo los del PRI y el PAN, que pa­sa­ron por Los Pi­nos sin no­ve­dad y ha­cien­do muy po­co, pien­sen con la ca­be­za y bus­quen la for­ma de aca­bar con es­ta in­jus­ti­cia que se ha­ce a la so­cie­dad me­xi­ca­na con su pro­pio di­ne­ro.

An­tes exis­tía en­tre la cla­se po­lí­ti­ca la gua­sa, que no ha­cía reír a na­die, se de­cía que se ro­ba­ra pe­ro no tan­to y so­lo to­ma­ran pa­ra sí, el 10% de los con­tra­tos. Pe­ro aho­ra el país no aguan­ta lo que es­tá pa­san­do.

De la man­se­dum­bre se pue­de pa­sar a la be­li­ge­ran­cia sin que mu­chas ve­ces se se­pa có­mo ocu­rre.

Y has­ta la pró­xi­ma se­ma­na, en es­te mis­mo es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.