MÉ­XI­CO HE­RI­DO

El Sol de Mexico - - NACIONAL -

Ami hi­ja Dia­na,con gran ca­ri­ño. De­bía ve­nir hoy a ce­le­brar su cum­plea­ños a Aca­pul­co. No le fue po­si­ble, pues un río cer­cano inun­dó de lo­do su ca­sa en Que­ré­ta­ro,co­mo a 130 co­lo­nias más. Abrió irres­pon­sa­ble­men­te las pre­sas la CEA, Co­mi­sión Es­ta­tal de Aguas de Que­ré­ta­ro y el sue­lo en el que cons­tru­yen sin ton ni son en esa ciu­dad, no pu­do ab­sor­ber tal cau­dal. El país es­tá pa­gan­do los des­ma­nes de sus ma­los go­bier­nos y la co­di­cia de los desa­rro­lla­do­res.

TE­RRE­MO­TOS

“Mé­xi­co se en­cuen­tra en una zo­na de al­ta sis­mi­ci­dad de­bi­do a la in­ter­ac­ción de 5 pla­cas tec­tó­ni­cas: La pla­ca de Nor­tea­mé­ri­ca, la de Co­cos, la del Pa­cí­fi­co, la de Ri­ve­ra y la pla­ca del Ca­ri­be. Por es­ta ra­zón no es ra­ra la ocu­rren­cia de sis­mos. El Ser­vi­cio Sis­mo­ló­gi­co Na­cio­nal re­por­ta en pro­me­dio la ocu­rren­cia de 40 sis­mos por día (…).

Pe­ro si us­ted pue­de ver un ma­pa de los sis­mos que a lo lar­go del otro y es­te si­glo han sa­cu­di­do el país por mo­vi­mien­to de las pla­cas ci­ta­das, se da­rá cuen­ta que to­dos tu­vie­ron epi­cen­tros ba­jo el mar, en di­fe­ren­tes pun­tos de la cos­ta del Pa­cí­fi­co. Pe­ro el epi­cen­tro del sis­mo del 19.9.17 fue tie­rra aden­tro.

Wyo­li Pé­rez Cam­pos, je­fa del Ser­vi­cio Sis­mo­ló­gi­co Na­cio­nal Ex­pli­có: que “afec­tó más a una fran­ja ubi­ca­da al cen­tro de la Me­tró­po­li, don­de se en­con­tra­ba el ex­tre­mo po­nien­te del La­go de Tex­co­co an­tes de la lle­ga­da de los es­pa­ño­les”. La fran­ja abar­ca, con­ti­núa la ex­per­ta, des­de la de­le­ga­ción Gus­ta­vo A. Ma­de­ro, pa­sa por Cuauh­té­moc, Be­ni­to Juá­rez, Co­yoa­cán, Iz­ta­pa­la­pa y Xochimilco. So­lo uno se re­gis­tró en Ál­va­ro Obre­gón, fue­ra de la men­cio­na­da fran­ja. El sis­mo del 19 de sep­tiem­bre de 2017 ocu­rrió a las 13:14:40, tu­vo su epi­cen­tro en la la­ti­tud 18.40 nor­te, lon­gi­tud 98.72 oes­te, a una pro­fun­di­dad de 57 ki­ló­me­tros, a 12 ki­ló­me­tros al su­r­es­te de Axo­chia­pan, Mo­re­los, en el lí­mi­te con el es­ta­do de Pue­bla.

Pe­ro di­jo que era nor­mal, in­sis­to por­que otros nu­me­ro­sos epi­cen­tros se ubi­ca­ron ba­jo el mar. Por otra par­te, re­cor­da­rán, lec­to­res, que ha­bla­mos de la­gos el pa­sa­do sá­ba­do y no hay que qui­tar el de­do del ren­glón, pues so­bre el ex­la­go Tex­co­co, men­cio­na­do, se cons­tru­ye el con­tro­ver­ti­do nue­vo ae­ro­puer­to de la CdMx. Hay que sa­ber más y en­ten­der me­jor a nues­tro país.

Pe­ro si­ga­mos con la de­cla­ra­ción de Wyo­li: “La dis­tan­cia de es­te epi­cen­tro res­pec­to a la Ciu­dad de Mé­xi­co es de 120 ki­ló­me­tros. Se ori­gi­nó en una fa­lla con­si­de­ra­da co­mo “nor­mal” de pro­fun­di­dad in­ter­me­dia, es de­cir, un des­pla­za­mien­to de blo­ques de tie­rra en sen­ti­do opues­to uno del otro. Se ori­gi­nó en una fa­lla con­si­de­ra­da co­mo “nor­mal” de pro­fun­di­dad in­ter­me­dia, es de­cir, un des­pla­za­mien­to de blo­ques de tie­rra. Es­te ti­po de sis­mos de fa­lla nor­mal de pro­fun­di­dad in­ter­me­dia re­fle­jan un ma­yor con­te­ni­do de al­ta fre­cuen­cia, es de­cir, pue­den cau­sar no so­lo da­ños a la es­truc­tu­ra de los in­mue­bles, sino tam­bién a sus com­po­nen­tes no es­truc­tu­ra­les. Por ello es po­si­ble ob­ser­var edi­fi­cios en apa­rien­cia se­ve­ra­men­te da­ña­dos, pe­ro que en reali­dad no es­tán en ries­go de co­lap­so. El por­qué el sis­mo del pa­sa­do 19 de sep­tiem­bre, de mag­ni­tud 7.1 cau­só más da­ños que el del pa­sa­do 7 de sep­tiem­bre, se ex­pli­ca por la ace­le­ra­ción de los mo­vi­mien­tos que el sis­mo pro­du­ce en el sue­lo, la in­ten­si­dad, es de­cir, los da­ños se mi­den en la es­ca­la de Mer­ca­lli mo­di­fi­ca­da, que va de 1 a 12. Mag­ni­tud e in­ten­si­dad no son si­nó­ni­mos, no son lo mis­mo. Mag­ni­tud se re­fie­re al ta­ma­ño, in­ten­si­dad se re­fie­re a la per­cep­ción y efec­tos, da­ños, ejem­plo, sis­mo de 1985 tu­vo una mag­ni­tud de 8.1, en la Ciu­dad de Mé­xi­co y hu­bo pun­tos don­de tam­bién se al­can­zó in­ten­si­da­des de nue­ve, a pe­sar de es­tar a más de 400 km de dis­tan­cia del epi­cen­tro, ex­pli­có.

Bueno al­go es al­go en ma­te­ria de in­for­ma­ción. Pe­ro si vi­vi­mos en una zo­na de se­me­jan­te vo­ca­ción sísmica ha­bría que te­ner más ex­pli­ca­cio­nes co­mo és­ta, más am­plias y pre­ci­sas, pa­ra co­no­cer li­te­ral­men­te, dón­de es­ta­mos pa­ra­dos. Y so­bre to­do, dón­de se pue­de cons­truir y dón­de no y por­qué. To­do ex­pli­ca­do con per­ti­nen­te cla­ri­dad.

¿Y LA LLU­VIA Y TAN­TOS HU­RA­CA­NES?

En el Ca­ri­be, la po­bla­ción de una is­la en­te­ra in­ha­bi­ta­ble se tu­vo que mu­dar a otra. El pro­pio Puer­to Ri­co, es­ta­do de la “Unión” pe­ro sin los mis­mos de­re­chos, es­tá su­mi­do en agua y en obs­cu­ri­dad. En Mé­xi­co los que per­die­ron sus vi­vien­das duer­men sin co­bi­jo y ba­jo la llu­via, Los co­ches en Mon­te­rrey es­tán “·aho­ga­dos, etc. ¿Se di­vier­ten en Haarp?

El si­tio “Or­bes Ar­gen­ti­nas” di­ce: “La mo­di­fi­ca­ción del clima es uno de los se­cre­tos pú­bli­cos del com­ple­jo in­dus­trial mi­li­tar .La siem­bra de nu­bes y la as­per­sión at­mos­fé­ri­ca, es­tán bien do­cu­men­ta­dos. Son a me­nu­do dis­cu­ti­dos en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Sin em­bar­go, por al­gu­na ra­zón, la cues­tión es muy di­fí­cil de con­si­de­rar pa­ra la ma­yo­ría de la gen­te”. Por ejem­plo pa­ra los em­plea­dos de Car­los Sa­li­nas en El Fi­nan­cie­ro, Ade­la Mi­cha y el pa­rien­te de Pi­no­chet, Pa­blo Hi­riart.

¿SE­RÁ HAARP?

Los que aún no se­pan qué es HAARP, bus­quen in­for­ma­ción im­por­tan­te en In­ter­net por su par­te. So­lo tie­nen que es­cri­bir en su bus­ca­dor las le­tras fa­tí­di­cas que sig­ni­fi­can en in­glés: HIGH FRECUENCY ACTIVE AURORAL RESERCH y cu­yas cri­mi­na­les an­te­nas, pue­den ma­ne­jar el clima mun­dial. Se en­cuen­tra en Ga­ko­ma, Alas­ka. Y des­de 1997 el Ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos cons­tru­yó esa ar­ma mu­cho más pe­li­gro­sa que cual­quier bom­ba. Ma­ni­pu­la la io­nós­fe­ra que no es so­lo o.1 de la at­mós­fe­ra. Se apre­cia en la par­te blan­ca su­pe­rior en la ilus­tra­ción y las an­te­nas de HAARP son ca­pa­ces de dis­tor­sio­nar­la con gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra nues­tro pla­ne­ta. HAARP de­jó de fun­cio­nar en 2015, di­je­ron, y has­ta per­mi­tió en­trar gen­te a sus ins­ta­la­cio­nes, pe­ro es­tá de nue­vo en ac­ción. Lean las opi­nio­nes de go­bier­nos, co­mo el de IN­DIA que pre­sen­tó in­clu­so una pro­tes­ta: “el pro­yec to Haarp con­sis­te en unas 180 an­te­nas que apun­tan ha­cia la at­mos­fe­ra emi­tien­do si­mul­tá­nea­men­te 1 bi­llón de me­ga­va­tios en on­das de al­ta fre­cuen­cia, ener­gía su­fi­cien­te pa­ra al­te­rar y di­ri­gir el com­por­ta­mien­to cli­má­ti­co glo­bal. Y lo que di­cen los chi­le­nos, cu­yos efec­tos les to­có su­frir cuan­do Hi­llary qui­so y lo­gró im­po­ner co­mo pre­si­den­te de Chi­le a su ami­go mi­llo­na­rio de New York, Pi­ñe­ra, y pa­ra tal efec­to ha­bría pro­vo­ca­do el ya clá­si­co te­rre­mo­to más el con­se­cuen­te tsu­na­mi. La vís­pe­ra ha­bía bar­cos grin­gos lis­tos “pa­ra ayu­dar”. Aún no pa­sa­ba na­da, pe­ro por lo vis­to ellos sa­bían que al­go grue­so iba a pa­sar y pa­só. Hoy esos ago­re­ros di­cen que lo que su­ce­de aho­ra mis­mo en Mé­xi­co es co­sa de Trump. Bueno, es el je­fe del Ejér­ci­to, a su vez due­ño de se­me­jan­te ju­gue­te.

li­bros­de­ma­nu@gmail.com

Io­nós­fe­ra en con­di­cio­nes nor­ma­les 60 Km GRÁ­FI­CO: VIC­TOR NIE­TO / FO­TOS: CIMS/ UNIVERSITY OF WISCONSIN-MA­DI­SON Dis­rup­ción io­nos­fé­ri­ca

Alas­ka, EU

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.