A tres años de Ayot­zi­na­pa

El Sol de Mexico - - ANÁLISIS - CA­TA­LI­NA NORIEGA

En las mis­mas y peor con las tra­ge­dias de sep­tiem­bre, que desola­ron a mi­llo­nes de personas. Ni quién se acor­da­ra del acia­go aniver­sa­rio, sal­vo los pa­dres, tes­ti­gos vi­vos de un su­ce­so que, pa­re­ce, ja­más po­drá acla­rar­se.

Tres pro­cu­ra­do­res pa­sa­ron por el des­pa­cho de Pa­seo de la Re­for­ma: el de la “ver­dad his­tó­ri­ca”, Jesús Mu­ri­llo Ka­ram, Arely Gó­mez, ac­tual man­da­más de la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca y, el to­da­vía en fun­cio­nes, Raúl Cer­van­tes.

Cuan­do Mu­ri­llo Ka­ram, -a quie­nes al­gu­nos con­si­de­ran abogado co­no­ce­dor-cuan­do me­nos de las tri­pas del sis­te­ma, que no es po­co-, sa­lió a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, a in­for­mar lo que ha­bía ocu­rri­do con los 43 nor­ma­lis­tas, le creí­mos. Su hi­pó­te­sis pa­re­cía au­tén­ti­ca y con­se­cuen­cia de una in­ves­ti­ga­ción rá­pi­da y efi­cien­te.

Su teo­ría se acep­tó. Ex­pu­so có­mo se ha­bía “le­van­ta­do” a los jó­ve­nes, se les ha­bía lle­va­do al ma­ta­de­ro y se ha­bían in­ci­ne­ra­do sus cuer­pos. Di­fí­cil pen­sar en que, lo que di­jo con tan­ta con­tun­den­cia, pu­die­ra ser pro­duc­to de un mon­ta­je.

Al pa­so de los días em­pe­zó a caer­se co­mo ba­ra­ja de nai­pes. Se die­ron a co­no­cer otras ver­sio­nes, las ONG (Or­ga­nis­mos no gu­ber­na­men­ta­les de De­re­chos Hu­ma­nos) ini­cia­ron to­da una cam­pa­ña, pa­ra des­men­tir sus di­chos. Em­pe­za­ron la se­rie de con­tra­dic­cio­nes, que des­orien­ta­ron a la opi­nión pú­bli­ca, e hi­cie­ron que se pu­sie­ra en du­da cual­quie­ra de las de­cla­ra­cio­nes ofi­cia­les.

Mu­ri­llo re­nun­ció, o lo re­nun­cia­ron, en apa­rien­cia ex­haus­to por la car­ga que le re­pre­sen­tó. No to­dos los días se es­fu­man esa can­ti­dad de jó­ve­nes, co­mo des­apa­re­ci­dos por un ac­to de ma­gia y sin que se vuel­va a te­ner pis­ta de ellos, a pe­sar de que las pie­zas del en­gra­na­je se aco­mo­da­ban con fa­ci­li­dad.

Se aprehen­dió a la pa­re­ja dia­bó­li­ca, el al­cal­de de Igua­la, Abar­ca y su es­po­sa, Ma­ría de los Án­ge­les Pi­ne­da, a quie­nes pes­ca­ron en la CdMx, lo que se pen­sa­ba sa­ca­ría a la luz la ver­dad.

Uno a uno fue­ron ca­yen­do, lo mis­mo po­li­cías mu­ni­ci­pa­les, que pre­sun­tos au­to­res de la mul­ti­des­a­pa­ri­ción. In­clu­so, ha­ce po­co, se lo­gró de­te­ner al en­ton­ces se­cre­ta­rio de se­gu­ri­dad mu­ni­ci­pal, a quien se con­si­de­ra­ba ac­tor pri­mor­dial del drama.

Se con­tra­ta­ron los ca­rí­si­mos ser­vi­cios del Gru­po In­ter­dis­ci­pli­na­rio de Ex­per­tos In­ter­na­cio­na­les y, des­pués de sai­ne­tes y con­fron­ta­cio­nes con las au­to­ri­da­des, tam­po­co re­sol­vie­ron el meo­llo de la cues­tión. Se le­van­ta­ron el cue­llo, cri­ti­ca­ron a dies­tra y si­nies­tra, pe­ro nin­gu­na de las lí­neas a las que apun­ta­ron pa­ra in­ves­ti­gar, fue co­mo pa­ra gri­tar ¡Eu­re­ka!, o he aquí que le die­ron al cla­vo que aca­ba­ría con las in­cóg­ni­tas in­so­lu­bles.

¿Y, los Scotland Yard au­tóc­to­nos? Los “sa­bue­sos” de la PGR, en te­la de jui­cio, in­mer­sos en gra­ves acu­sa­cio­nes e in­ca­pa­ces, so­bre to­do, de lle­gar a una ver­dad aje­na a cual­quier du­da.

Se eli­mi­nó a To­más Ze­rón, a quien se con­si­de­ra­ba el non plus ul­tra, de nues­tros Sher­lock Hol­mes de No­pal y con su des­pi­do se ce­rró el ex­pe­dien­te. O, ¿us­ted, que­ri­do lec­tor, ha vuel­to a es­cu­char una ex­pli­ca­ción a car­go del má­xi­mo or­ga­nis­mo in­ves­ti­ga­dor a ni­vel fe­de­ral?

De pron­to de­cla­ra Ro­ber­to Cam­pa, sub­se de Go­ber­na­ción, quien se des­ha­ce en pro­me­sas. Mien­tras, abo­ga­de­tes de un­dé­ci­ma ha­cen su agos­to, a cos­ta del do­lor de los pro­ge­ni­to­res.

In­con­ce­bi­ble la des­apa­ri­ción de se­me­jan­te nú­me­ro de jó­ve­nes. Inau­di­to, el que, a tres años, las au­to­ri­da­des fue­ran in­ca­pa­ces de re­sol­ver el ca­so. O, ¿pu­die­ra ha­ber al­go de cier­to en la ver­dad his­tó­ri­ca, que la gri­lla y los te­je­ma­ne­jes de la po­li­ti­que­ría, trans­for­ma­ron en vil men­ti­ra? Si ya no se su­po, ja­más se sa­brá.

In­con­ce­bi­ble la des­apa­ri­ción de se­me­jan­te nú­me­ro de jó­ve­nes. Inau­di­to, el que, a tres años, las au­to­ri­da­des fue­ran in­ca­pa­ces de re­sol­ver el ca­so.

ca­ta­li­nanq@hot­mail.com @ca­ta­li­nanq

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.