Con­sul­ta in­quie­ta a to­da Eu­ro­pa

La UE des­car­ta re­co­no­cer even­tual in­de­pen­den­cia de la re­gión

El Sol de Mexico - - MUNDO - POR CAR­LOS SIULA CORRESPONSAL

PA­RÍS, Fran­cia.- Aun­que triun­fe en la con­sul­ta de ma­ña­na y el Par­la­men­to re­gio­nal pro­cla­me la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, ese ges­to ten­drá un fuer­te im­pac­to sim­bó­li­co, pe­ro ca­re­ce­rá de re­le­van­cia po­lí­ti­ca por­que fue de­cla­ra­do ile­gal por la jus­ti­cia cons­ti­tu­cio­nal y el go­bierno de Es­pa­ña y tam­po­co se­rá re­co­no­ci­do por los otros paí­ses de la Unión Eu­ro­pea (UE).

El te­ma ca­ta­lán so­bre­vo­ló en for­ma opre­si­va la cum­bre del jue­ves en Ta­llin. Pa­ra los 28 miem­bros de la UE, el te­ma no ofre­ce de­ma­sia­dos mo­ti­vos de dis­cu­sión por­que los ca­ta­la­nes no son un pue­blo opri­mi­do ni su si­tua­ción es com­pa­ra­ble a la que vi­vían los kur­dos en Irak en épo­cas de Sad­dam Hus­sein.

En au­sen­cia de Ma­riano Ra­joy, que pre­fi­rió per­ma­ne­cer en Ma­drid pa­ra no “in­ter­na­cio­na­li­zar” la cues­tión ca­ta­la­na, nin­gún je­fe de Es­ta­do o de go­bierno de la UE qui­so abor­dar el te­ma en pú­bli­co, aun­que es ob­vio que hu­bo con­sul­tas y dis­cu­sio­nes a puer­tas ce­rra­das.

Es que des­de ha­ce tiem­po la UE tie­ne una cla­ra po­si­ción so­bre el te­ma. La Co­mi­sión Eu­ro­pea, ór­gano eje­cu­ti­vo de la UE, re­pi­te sin ce­sar que “es ne­ce­sa­rio res­pe­tar el or­den ju­rí­di­co y la Cons­ti­tu­ción” de los paí­ses miem­bros y se nie­ga en for­ma obs­ti­na­da a co­men­tar la es­tra­te­gia del go­bierno de Ma­drid.

Esa ac­ti­tud obe­de­ce a que na­die quie­re asu­mir el ries­go de le­gi­ti­mar la ini­cia­ti­va ca­ta­la­na a ries­go de abrir una te­mi­ble ca­ja de Pan­do­ra: una reac­ción en ca­de­na de reivin­di­ca­cio-

3.5 MI­LLO­NES de ciu­da­da­nos de la re­gión es­tán con­vo­ca­dos a vo­tar

nes de au­to­de­ter­mi­na­ción en los otros paí­ses de la UE. Esa ame­na­za in­clu­ye Gran Bre­ta­ña, que tie­ne pen­dien­te so­bre la ca­be­za la es­pa­da de Da­mo­cles que re­pre­sen­ta el mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta de Es­co­cia, Ga­les, Ei­re (Ir­lan­da del Nor­te) y la is­la de Man; a Bél­gi­ca que tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra con­te­ner las as­pi­ra­cio­nes de fla­men­cos y va­lo­nes; a Fran­cia con sus cor­sos y, en me­nor, me­di­da con los bre­to­nes; a Ita­lia con la Pa­da­nia; Sue­cia arras­tra las reivin­di­ca­cio­nes de Sca­nia. La lis­ta es in­fi­ni­ta. En Eu­ro­pa, un con­ti­nen­te don­de hay nu­me­ro­sas reivin­di­ca­cio­nes dor­mi­das, ca­da país tie­ne una o dos bom­bas de tiem­po que po­drían es­ta­llar con el me­nor in­cen­ti­vo ex­te­rior. Te­nien­do en cuen­ta que la si­tua­ción lle­gó a un pun­to de no re­torno, las au­to­ri­da­des de Bru­se­las es­tán con­ven­ci­das de que aho­ra la ac­ti­tud más sa­bia con­sis­te en es­pe­rar has­ta el lu­nes 2 y en ese mo­men­to ver có­mo reanu­dar el diá­lo­go po­lí­ti­co en­tre Ma­drid y Bar­ce­lo­na pa­ra en­con­trar una so­lu­ción ne­go­cia­da y ra­zo­na­ble.

Ca­be des­ta­car que va­rios paí­ses eu­ro­peos pi­die­ron pru­den­cia a sus ciu­da­da­nos en Ca­ta­lu­ña por te­mor a una “es­ca­la­da” de­bi­do a la ce­le­bra­ción. Paí­ses co­mo Alemania, Ho­lan­da y Fran­cia ad­vir­tie­ron a sus con­ciu­da­da­nos, que se en­con­tra­ran en Ca­ta­lu­ña, ya sea re­si­den­tes o tu­ris­tas, se man­tu­vie­ran ale­ja­dos de las ma­ni­fes­ta­cio­nes y ac­tos de vio­len­cia.

AFP

PARTIDIARIOS DEL “sí” si­guen ma­ni­fes­tán­do­se en las ca­lles de Bar­ce­lo­na a fa­vor de la con­sul­ta

AFP

Ele­men­tos de la po­li­cía ca­ta­la­na co­men­za­ron a cer­car al­gu­nas es­cue­las que usa­rían co­mo co­le­gios elec­to­ra­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.