CUARESMA, ¿PA­RA QUÉ?

El Sol de Salamanca - - Opinión - Fe­li­pe Arizmendi

Es­te miér­co­les ini­cia­mos la Cuaresma, que son cua­ren­ta días de pre­pa­ra­ción pa­ra ce­le­brar el mis­te­rio cen­tral de nues­tra fe, la pa­sión, muer­te y re­su­rrec­ción del Se­ñor Jesús.

Mu­chas per­so­nas se acer­can a re­ci­bir la ce­ni­za, que es un signo de que so­mos pol­vo, de que no so­mos dio­ses, de que la vi­da es frá­gil y pa­sa­je­ra, y de que que­re­mos dar­le va­lor de tras­cen­den­cia, co­rri­gien­do los erro­res, ven­cien­do los pecados y su­peran­do las ten­ta­cio­nes, pa­ra re­su­ci­tar a otro es­ti­lo de vi­da, a ejem­plo de Jesús.sin em­bar­go, pa­ra mu­cha gen­te, la Cau­res­ma es só­lo una tra­di­ción, a la que no le dan ma­yor im­por­tan­cia. Pa­ra la ma­yo­ría, na­da sig­ni­fi­ca y a na­da les in­du­ce. Su vi­da si­gue igual y nin­gún es­fuer­zo ha­cen por cam­biar.

En el país, se ha in­cre­men­ta­do la vio­len­cia, la in­se­gu­ri­dad, la cri­mi­na­li­dad de to­do ti­po. Por to­das par­tes se es­cu­chan que­jas, la­men­tos, an­gus­tias. Pe­ro la ma­yo­ría de los cri­mi­na­les han si­do bau­ti­za­dos y se de­cla­ran cre­yen­tes, has­ta de­vo­tos de la Vir­gen y de al­gún San­to. Pa­ra ellos, ¿al­go sig­ni­fi­ca la Cuaresma? Ab­so­lu­ta­men­te na­da. No la to­man en cuen­ta pa­ra na­da. Oja­lá re­ci­bie­ran la ce­ni­za y se con­vir­tie­ran.

Mu­chos ho­ga­res se es­tán des­ha­cien­do, por las in­fi­de­li­da­des, por el or­gu­llo y la va­ni­dad, por la fal­ta de sa­cri­fi­cio y de pa­cien­cia mu­tua, por las vio­len­cias ver­ba­les y fí­si­cas. ¿Pue­de ser­vir la Cuaresma pa­ra que las fa­mi­lias se es­ta­bi­li­cen y sal­gan ade­lan­te? De­pen­de de ca­da quien.

Las con­tien­das po­lí­ti­cas y elec­to­ra­les se han con­ver­ti­do en ague­rri­dos cam­pos de ba­ta­lla. Pa­re­cie­ra que to­do se va­le, con tal de des­truir a los otros con­ten­dien­tes. Ca­si to­dos los can­di­da­tos son cre­yen­tes; ¿les ser­vi­rá de al­go la Cuaresma? Oja­lá; pe­ro me te­mo que na­da les im­por­ta es­te tiem­po pa­ra re­plan­tear sus com­por­ta­mien­tos, sino só­lo pa­ra crear nue­vas ar­mas de com­ba­te.

Pa­ra no­so­tros, gen­te de Igle­sia, pue­de tam­bién pa­sar la Cuaresma co­mo un pe­rio­do sin re­per­cu­sión en la vi­da per­so­nal. Pre­di­ca­mos que los otros cam­bien, pe­ro no­so­tros se­gui­mos igual: ni más ora­ción, ni ayu­nos, ni pe­ni­ten­cias, ni li­mos­nas… Así, no hay re­su­rrec­ción, no hay re­no­va­ción de la Igle­sia, me­nos de la so­cie­dad.

PEN­SAR

El Pa­pa Fran­cis­co no ha en­via­do su acos­tum­bra­do men­sa­je pa­ra es­te tiem­po. An­te los di­fe­ren­tes ma­les, los en­ga­ños y las ten­ta­cio­nes de es­te mun­do, nos in­vi­ta a no de­jar apa­gar el amor, y po­ner en prác­ti­ca las tres re­co­men­da­cio­nes de Jesús: orar, ayu­nar y dar li­mos­na:

“El he­cho de de­di­car más tiem­po a la ora­ción ha­ce que nues­tro co­ra­zón des­cu­bra las men­ti­ras se­cre­tas con las cua­les nos en­ga­ña­mos a no­so­tros mis­mos, pa­ra bus­car fi­nal­men­te el consuelo en Dios. Él es nues­tro Pa­dre y desea pa­ra no­so­tros la vi­da.

El ejer­ci­cio de la li­mos­na nos li­be­ra de la avi­dez y nos ayu­da a des­cu­brir que el otro es mi her­mano: nun­ca lo que ten­go es só­lo mío.

El ayuno nos des­pier­ta, nos ha­ce es­tar más aten­tos a Dios y al pró­ji­mo, in­fla­ma nues­tra vo­lun­tad de obe­de­cer a Dios, que es el úni­co que sa­cia nues­tra ham­bre”.

AC­TUAR

El Pa­pa con­clu­ye con es­ta ex­hor­ta­ción:

“In­vi­to es­pe­cial­men­te a los miem­bros de la Igle­sia a em­pren­der con ce­lo el ca­mino de la Cuaresma, sos­te­ni­dos por la li­mos­na, el ayuno y la ora­ción. Si en mu­chos co­ra­zo­nes a ve­ces da la im­pre­sión de que la ca­ri­dad se ha apa­ga­do, en el co­ra­zón de Dios no se apa­ga. Él siem­pre nos da una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra que po­da­mos em­pe­zar a amar de nue­vo”.

¿Quie­res que Mé­xi­co cam­bie, que tu ciu­dad o tu pue­blo cam­bien, que tu fa­mi­lia cam­bie? Haz ora­ción, pa­ra que Dios en­tre en tu vi­da; ayu­na, pa­ra que do­mi­nes tus pa­sio­nes; da li­mos­na, pa­ra que ha­gas cam­biar la vi­da de per­so­nas con­cre­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.