Ex­ha­cien­da Ce­rro Gor­do, par­te de la his­to­ria cul­tu­ral

La po­bla­ción guarda es­pe­cial apre­cio a la Pu­ris­ma Con­cep­ción

El Sol de Salamanca - - Local - FRAN­CIS­CO GON­ZÁ­LEZ

La Ha­cien­da de Ce­rro Gor­do, en pleno cen­tro de la co­mu­ni­dad es to­da una his­to­ria y mo­ti­vo de co­men­ta­rios que se han es­cri­to en di­ver­sos li­bros y pu­bli­ca­cio­nes, aun­que tie­nen coin­ci­den­cias en cuan­to a és­te in­mue­ble que se di­jo Ha­cien­da pe­ro que se ha uti­li­za­do pa­ra di­ver­sas ac­ti­vi­da­des y has­ta dispu­tas por los pre­dios.

Sin em­bar­go na­die pue­de ne­gar que es un sím­bo­lo de la co­mu­ni­dad y es par­te de la his­to­ria de es­te mu­ni­ci­pio.

Na­rra­do en va­rios li­bros co­mo el que es­cri­bió Pe­dro Gor­do Al­ta­mi­rano, que es po­si­ble que la Ha­cien­da ten­ga un ori­gen co­lo­nial. Con el tiem­po, Ce­rro Gor­do se trans­for­ma en Ha­cien­da y así per­ma­ne­ce has­ta los años trein­tas del si­glo XX cuan­do ter­mi­na por re­par­tir­se en eji­dos, lo que ocu­rre en el año de 1738.

Men­cio­na no du­do, que el pri­mer pro­pie­ta­rio de la Ha­cien­da, lo ha­ya si­do An­to­nio Sa­ra­bia, quien tam­bién lo fue de la Ha­cien­da El Mo­lino de Sa­ra­bia.

Con res­pec­to a su ca­pi­lla, de­di­ca­da a la Pu­rí­si­ma Con­cep­ción, Don Pa­tri­cio Mi­ran­da Mo­ra­les, na­tu­ral de San Ra­fael Ce­rro Gor­do, di­ce en el li­bro que su abue­lo ha­bía par­ti­ci­pa­do en su cons­truc­ción, la que da­ta de 1853, fe­cha que es­tá gra­ba­da en can­te­ra en la par­te ex­te­rior del in­mue­ble sa­lien­do del co­ro a mano de­re­cha y por tra­di­ción oral se le acre­di­ta a don An­to­nio Ro­drí­guez, aun­que Isau­ro Rion­da Arre­guín en su obra Ha­cien­das de Guanajuato se­ña­la que la ca­pi­lla de la ha­cien­da fue cons­trui­da en 1854 y que se de­be a su pro­pie­ta­rio el se­ñor Ra­món Mu­ñoz Ca­be des­ta­car que en 1972 se con­vier­te en pa­rro­quia y el pri­mer cu­ra que tuvo fue Agus­tín Magaña, de quien aún se sigue ha­blan­do bien de él, por­que fue el que en­ca­be­zó el arre­glo del por­tal, así co­mo la cons­truc­ción de la ca­sa pa­rro­quial y del nue­vo bau­tis­te­rio y qui­zá su ma­yor pe­ca­do, fue el ha­ber qui­ta­do las puer­tas de ma­de­ra y el man­dar pin­tar las pa­re­des de la ca­pi­lla don­de que­da­ron ocul­tas va­rias pin­tu­ras con mo­ti­vos re­li­gio­sos.

No es de du­dar­se que la ha­cien­da de Ce­rro Gor­do, ha­ya que­da­do en ma­las con­di­cio­nes des­pués de la Gue­rra de Re­for­ma y de la Gue­rra de In­ter­ven­ción y qui­zá su re­mo­de­la­ción fue lle­va­da a ca­bo por sus úl­ti­mos pro­pie­ta­rios, los Ar­go­me­do Scan­lan: Juan, Ca­ye­tano, Jo­sé y Mi­guel ya muy avan­za­do el si­glo XIX.

En cuan­to a la cons­truc­ción del edi­fi­cio que iba a ser­vir de mo­lino pa­ra ha­ri­na de tri­go, pro­pia­men­te a lo que se co­no­ce co­mo Tro­je, se de­cía que ja­más cum­plió con ese co­me­ti­do, de­bi­do a que los due­ños de la ha­cien­da se fue­ron pa­ra la ciu­dad de Mé­xi­co. Es­te in­mue­ble tie­ne co­mo fe­cha de ter­mi­na­ción el año de 1888 y se cons­tru­yó so­bre lo que por aque­llos años se co­no­cía co­mo Me­són.

En la par­te su­pe­rior de la en­tra­da prin­ci­pal de la Ha­cien­da, se lo­ca­li­za una fe­cha (1910) y qui­zá és­ta se re­fie­ra, a la con­clu­sión de es­te nue­vo ac­ce­so ha­cia la fin­ca, o pro­ba­ble­men­te a cier­ta re­mo­de­la­ción, que ha­ya ha­bi­do al in­te­rior del in­mue­ble.

En un do­cu­men­to exis­ten­te en el Ar­chi­vo His­tó­ri­co Mu­ni­ci­pal de Sa­la­man­ca del año de 1925, se no­ti­fi­ca que Jo­sé Ar­go­me­do ven­de a sus her­ma­nos la Ha­cien­da de Ce­rro Gor­do y ane­xas: Ha­cien­da Vie­ja, Ha­cien­da de Do­lo­res, el ran­cho de Te­ja­da, San Isi­dro Ce­rro Gor­do y Me­xi­ca­nos en la can­ti­dad de $300, 000.00.

Don Pa­tri­cio Mi­ran­da Mo­ra­les, se­ña­lan en el do­cu­men­to, que los pro­pie­ta­rios de la Ha­cien­da de Ce­rro Gor­do, ter­mi­nan por hi­po­te­car­la al Ban­co de Lon­dres y Mé­xi­co, de­bi­do a que la po­lí­ti­ca de los nue­vos go­bier­nos ya no los fa­vo­re­ce­rían, prin­ci­pal­men­te Lá­za­ro Cár­de­nas del Río y co­mo con­se­cuen­cia sur­gen los eji­dos de Me­xi­ca­nos, San Isi­dro Ce­rro Gor­do, Za­po­te de Pa­lo­mas, Ce­rro Gor­do y San Ra­fael Ce­rro Gor­do.

Ca­be agre­gar que la Ha­cien­da tuvo en su con­jun­to apro­xi­ma­da­men­te 10 mil hec­tá­reas, se­gún ver­sión de don Pa­tri­cio, tie­rras que se ve­rán be­ne­fi­cia­das con la cons­truc­ción del ba­jo y del al­to ca­nal y cu­yas aguas pro­vie­nen de la pre­sa Solís y se­rá has­ta 1957 que co­mien­za el regadío a tra­vés de es­te nue­vo sis­te­ma hi­dráu­li­co.

Fo­tos: Jo­sé Al­man­za

La Ha­cien­da de Ce­rro Gor­do di­ver­sos co­men­ta­rios con res­pec­to a es­te in­mue­ble que es uno de los re­fe­ren­tes de la co­mu­ni­dad y del mu­ni­ci­pio. /

Mues­tran los ha­bi­tan­tes de la co­mu­ni­dad Cer­do Gor­do tes­ti­mo­nios de los orí­ge­nes del tem­plo y la Ha­cien­da .

Grandes pin­tu­ras que­da­ron ocul­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.