Cues­ta vi­das al Es­ta­do, omi­sión fe­de­ral: Sin­hue

Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca te­nía que abrir las ave­ri­gua­cio­nes de los de­te­ni­dos

El Sol de Salamanca - - Portada - OS­CAR RE­YES RO­DRÍ­GUEZ / Pág 8

IRA­PUA­TO, Gto.- El go­ber­na­dor de Gua­na­jua­to, Die­go Sin­hue Ro­drí­guez Va­lle­jo, re­cla­mó que de nueva cuen­ta se si­ga po­li­ti­zan­do el te­ma de la se­gu­ri­dad por par­te del pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor en las con­fe­ren­cias ma­tu­ti­nas y di­jo que las omi­sio­nes en que ha caí­do el Go­bierno Fe­de­ral le es­tán cos­tan­do vi­das al es­ta­do.

Ade­más, Die­go Sin­hue Ro­drí­guez Va­lle­jo ex­pli­có que fue la Fe­de­ra­ción la que coor­di­nó el ope­ra­ti­vo del sá­ba­do 20 de ju­nio en Ce­la­ya y quien de­bió abrir las ave­ri­gua­cio­nes pa­ra los cin­co de­te­ni­dos era la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (FGR), pues la acu­sa­ción fue que se tra­ta­ba de la po­si­ble co­mi­sión de de­li­tos con­tra la sa­lud.

A tra­vés de sus re­des so­cia­les, el go­ber­na­dor del es­ta­do de Gua­na­jua­to dio res­pues­ta a los se­ña­la­mien­tos he­chos por el pre­si­den­te de Mé­xi­co, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, quien se­ña­ló que hu­bo una po­si­ble co­rrup­ción en la li­be­ra­ción de la ma­dre de El Ma­rro, por lo cual or­de­na­ría una in­ves­ti­ga­ción.

VA­LLE DE SAN­TIA­GO, GTO.EL cro­nis­ta in­de­pen­dien­te de la ciu­dad, Ser­gio Ruiz Aguilera co­men­ta que el mu­ni­ci­pio de Va­lle de San­tia­go, es em­ble­má­ti­co por mu­chas co­sas, por sus lu­ga­res lle­nos de his­to­ria y mis­te­rio que ro­dean to­da la ciu­dad.

“El Por­fi­ria­to fue una eta­pa de bo­nan­za pa­ra los co­mer­cian­tes fran­ce­ses bar­ce­lon­net­tas en Mé­xi­co, cuan­do es­ta­lla la re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na, es­tas tien­das em­pie­zan a te­ner pro­ble­mas de su­mi­nis­tros, au­na­do a la en­tra­da de Fran­cia a la pri­me­ra gue­rra mun­dial en 1914, don­de el go­bierno fran­cés con­vo­ca a to­dos sus ciu­da­da­nos que vi­ven en el ex­tran­je­ro, a re­gre­sar a Fran­cia pa­ra in­te­grar­se al ejér­ci­to y pe­lear por su pa­tria en la pri­me­ra gue­rra mun­dial; exis­te una ver­sión de que los her­ma­nos Der­bez fue­ron con­vo­ca­dos a com­ba­tir en la gue­rra, acu­dien­do por acuer­do so­la­men­te Cons­tan­tino, el cual mue­re en com­ba­te, po­co tiem­po des­pués de in­cor­po­rar­se co­mo sol­da­do en el ejér­ci­to fran­cés, que­dan­do so­la­men­te Le­zín a car­go del “Gran Ba­zar Uni­ver­sal”, el cual fi­nal­men­te cie­rra sus puer­tas, pa­ra abrir una nueva tien­da so­bre ca­lle Juá­rez 186 es­qui­na con Ar­tea­ga, lla­ma­da “El Nue­vo Mun­do”; so­lo que las con­di­cio­nes ya son di­fe­ren­tes, pues el país se en­cuen­tra en ple­na re­vo­lu­ción me­xi­ca­na, y los ha­cen­da­dos que eran sus me­jo­res clien­tes, pa­san por una de sus peo­res eta­pas, in­clu­so “El Nue­vo Mun­do” no es­ca­pó al ri­gor de la re­vo­lu­ción, pues fue sa­quea­do un 23 de Enero de 1917, por las hues­tes del re­vo­lu­cio­na­rio vi­llis­ta de ori­gen vá­llen­se Ma­ca­rio Sil­va.

Le­zín co­mo buen co­mer­cian­te y em­pren­de­dor, se ajus­ta a las nue­vas cir­cuns­tan­cias y mo­di­fi­ca la for­ma de ha­cer ne­go­cios, co­men­zan­do con es­ta nueva tien­da, que si bien ya no tie­ne aque­lla es­pec­ta­cu­la­ri­dad de las im­por­ta­cio­nes eu­ro­peas, co­mien­za a di­ver­si­fi­car su ca­pi­tal, por ejem­plo se di­ce que man­dó traer za­pa­te­ros fran­ce­ses pa­ra que en­se­ña­ran a fa­bri­car cal­za­do fino, a los apren­di­ces Va­llen­ses, tam­bién ins­ta­ló una ma­de­re­ría don­de es­tu­vo pos­te­rior­men­te el ci­ne Gue­rre­ro, co­men­zan­do a fa­bri­car mue­bles y ataú­des de ma­de­ra, in­cur­sio­nó en la agri­cul­tu­ra com­pran­do dos pre­dios que re­bau­ti­zo co­mo “El

Se­ne­gal” y “Mi­ra­mar” el pri­me­ro en ho­nor a la en­ti­dad te­rri­to­rial fran­ce­sa más im­por­tan­te en Áfri­ca, ac­tual­men­te re­pú­bli­ca del Se­ne­gal, y el se­gun­do en me­mo­ria del se­gun­do em­pe­ra­dor de Mé­xi­co, Ma­xi­mi­li­ano de Habs­bur­go, que cons­tru­yó y vi­vió en el cas­ti­llo de Mi­ra­mar, en Tries­te Ita­lia; Le­zín se­guía fa­bri­can­do som­bre­ros de palma y re­bo­zos, si bien la tien­da te­nía com­pe­ten­cia, se­guía sien­do una de las me­jor sur­ti­das, pues se­guía con­ser­van­do los pro­duc­tos de im­por­ta­ción aun­que a me­nor es­ca­la, ade­más de pro­duc­tos na­cio­na­les de pri­me­ra ca­li­dad co­mo, som­bre­ros de ca­rre­te, pa­ra­guas, te­las, lis­to­nes, en­ca­jes, cor­se­te­ría, za­pa­tos fi­nos, ro­pa y ac­ce­so­rios pa­ra mu­jer y hom­bre, y un sin­nú­me­ro de ar­tícu­los que se ven­dían en es­tos ca­jo­nes de ro­pa; ini­cial­men­te la ca­sa de los her­ma­nos Der­bez es­ta­ba en la ca­sa mar­ca­da con el nú­me­ro 79, de la ca­lle Ar­tea­ga, pos­te­rior­men­te Le­zín ya sin Cons­tan­tino, com­pra la an­ti­gua ca­so­na de Juá­rez 187, lu­gar don­de se en­cuen­tra ac­tual­men­te la pre­si­den­cia mu­ni­ci­pal, es­te la restaura y se cam­bia a vi­vir en ella, in­ves­ti­gan­do me co­men­ta­ron al­go cu­rio­so, que al es­tar cam­bian­do un cie­lo de man­ta de la ha­bi­ta­ción que ac­tual­men­te co­rres­pon­de a la te­so­re­ría mu­ni­ci­pal, al ma­ni­pu­lar con he­rra­mien­tas una es­qui­na, em­pe­za­ron a caer al pi­so una bue­na can­ti­dad de mo­ne­das que es­ta­ban es­con­di­das en ese rin­cón de la ca­sa, otro de­ta­lle por el cual re­cuer­dan al Fran­cés, es por­que le gus­ta­ba izar la ban­de­ra fran­ce­sa ca­da 14 de Ju­lio, día con­me­mo­ra­ti­vo de la to­ma de la bas­ti­lla y día na­cio­nal de Fran­cia, en re­cuer­do y ho­nor a su país de ori­gen.

Le­zín Der­bez era un fran­cés na­ci­do en Bar­ce­lon­net­te en 1876; ya en Mé­xi­co, se ha­bía ca­sa­do con una mu­jer vá­llen­se, ma­tri­mo­nio del cual so­lo tu­vo un des­cen­dien­te va­rón en 1929, el cual mue­re a muy tem­pra­na edad, he pla­ti­ca­do con per­so­nas de Va­lle de San­tia­go que lo co­no­cie­ron so­lo de vis­ta, y lo re­cuer­dan co­mo un hom­bre ba­ji­to de es­ta­tu­ra, blanco, de com­ple­xión grue­sa y con un acen­to ex­tra­ño al ha­blar; hay quien me co­men­ta que el “Nue­vo Mun­do” al ini­cio de los años 40’s, ya no con­ta­ba con el es­plen­dor que tu­vo años atrás; po­si­ble­men­te en­tre los va­rios ne­go­cios del fran­cés, ya la tien­da no era re­le­van­te, o po­si­ble­men­te a su edad, ya no te­nía el mis­mo ím­pe­tu pa­ra aten­der­la, “El Nue­vo Mun­do” cie­rra su ci­clo prác­ti­ca­men­te a la muer­te del fran­cés, ya que Le­zín Der­bez G. fa­lle­ce un 11 de Ma­yo de 1945 a la edad de 70 años.

En el mis­mo año, pos­te­rior al de­ce­so de Le­zín, su viu­da ven­de es­ta her­mo­sa ca­sa al mu­ni­ci­pio pa­ra cam­biar la se­de del ayun­ta­mien­to, To­da­vía mu­chos de no­so­tros co­no­ci­mos la an­ti­gua fa­cha­da de es­ta tien­da, pues el lu­gar se en­con­tra­ba ce­rra­do y aban­do­na­do, don­de to­da­vía se al­can­za­ba a leer su ró­tu­lo, “El Nue­vo Mun­do” era co­mo si el tiem­po se hu­bie­ra de­te­ni­do, es­to de­bi­do a que no se po­día in­ter­ve­nir la cons­truc­ción por pro­ble­mas con la su­ce­sión de bie­nes, no fue sino has­ta 1979 que es­ta pro­pie­dad es fi­nal­men­te ven­di­da, y se con­vier­te en un lo­cal de al­qui­ler, don­de re­cuer­do que es­tu­vo pri­me­ra­men­te la mue­ble­ría Viey­ra; a par­tir de 1987, se em­pie­zan a rea­li­zar las mo­di­fi­ca­cio­nes a la cons­truc­ción co­mo la co­no­ce­mos ac­tual­men­te.

GRÁ­FI­CAS/SER­GIO RUIZ AGUILERA

Vis­ta ac­tual de la es­qui­na de Juá­rez y Ar­tea­ga, lu­gar don­de es­tu­vo el ca­jón de ro­pa "El Nue­vo Mun­do".

Fo­to­gra­fía del ca­jón de ro­pa "El Nue­vo Mun­do" en 1917 Cir­ca.

El fran­cés Bar­ce­lon­net­ta, Le­zín Der­bez G. pro­pie­ta­rio de "El nue­vo Mun­do".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.