A un pa­so de pre­de­cir sis­mos

CIEN­TÍ­FI­COS NO­TA­RON QUE EXIS­TE UNA RE­LA­CIÓN EN­TRE LOS TERREMOTOS Y EL CAM­PO MAG­NÉ­TI­CO DE LA TIE­RRA

El Sol de Sinaloa - - Especial - EFE

SAN­TIA­GO DE CHI­LE, Chi­le.- Un gru­po de cien­tí­fi­cos del De­par­ta­men­to de Fí­si­ca de la Universidad de Chi­le dio un pri­mer pa­so en la po­si­bi­li­dad de pre­de­cir los sis­mos con el des­cu­bri­mien­to de una re­la­ción en­tre las va­ria­cio­nes geo­mag­né­ti­cas de la Tie­rra y tem­blo­res ocu­rri­dos en los úl­ti­mos años en el país.

Al ana­li­zar el com­por­ta­mien­to del cam­po mag­né­ti­co en el he­mis­fe­rio sur de la Tie­rra ha­lla­ron que "la pro­tec­ción que nos brin­da el cam­po mag­né­ti­co de la Tie­rra con­tra las ra­dia­cio­nes del es­pa­cio es­tá fuer­te­men­te re­la­cio­na­do con las pla­cas tec­tó­ni­cas y con terremotos en nues­tro país", des­ta­có En­ri­que Cor­da­ro, en­car­ga­do del pro­yec­to.

En un co­mu­ni­ca­do, el aca­dé­mi­co des­ta­có que el des­cu­bri­mien­to es "un pri­mer pa­so an­te la po­si­bi­li­dad de pre­de­cir sis­mos, para lo cual es ne­ce­sa­rio con­ti­nuar con es­ta in­ves­ti­ga­ción".

Du­ran­te su tra­ba­jo, que apa­re­ce­rá en la pró­xi­ma edi­ción im­pre­sa de la re­vis­ta cien­tí­fi­ca An­na­les Geophy­si­cae, de la Unión Eu­ro­pea de Geo­cien­cias, los in­ves­ti­ga­do­res no­ta­ron que el cam­po mag­né­ti­co ha es­ta­do dis­mi­nu­yen­do de for­ma con­ti­nua en Chi­le de­bi­do a la ano­ma­lía mag­né­ti­ca del Atlán­ti­co Sur.

Es­ta ano­ma­lía es un fe­nó­meno de ca­rác­ter pla­ne­ta­rio, pues abar­ca un ter­cio del he­mis­fe­rio sur y cons­ti­tu­ye una zo­na don­de el cam­po mag­né­ti­co es es­pe­cial­men­te dé­bil, au­men­tan­do la ex­po­si­ción de ra­dia­ción es­pa­cial, que se ex­tien­de des­de Chi­le a Zim­ba­bue, y que los sa­té­li­tes tra­tan de evi­tar para no ver da­ña­dos sus cir­cui­tos.

Al es­tu­diar más a fon­do la zo­na, los cien­tí­fi­cos pu­die­ron de­ter­mi­nar que el cam­po mag­né­ti­co tu­vo un com­por­ta­mien­to que se re­pi­te en terremotos es­pe­cí­fi­cos, co­mo los terremotos de Mau­le (Chi­le) en fe­bre­ro de 2010, de Su­ma­tra en 2004 y Toho­ku (Ja­pón) en 2011.

En to­dos esos ca­sos, los in­ves­ti­ga­do­res pu­die­ron ob­ser­var cam­bios brus­cos en el cam­po mag­né­ti­co cer­cano a esos lu­ga­res an­tes del te­rre­mo­to, pro­du­cién­do­se os­ci­la­cio­nes que ter­mi­na­ban jus­to cuan­do ocu­rría el sis­mo.

Ese fe­nó­meno per­mi­tía de­fi­nir un tiem­po de es­pe­ra en­tre el cam­bio brus­co y el tér­mino de las os­ci­la­cio­nes, que fue del or­den de un mes para el te­rre­mo­to en Chi­le, que al­can­zó una mag­ni­tud de 8.8 Rich­ter.

De ese mo­do pu­die­ron con­cluir que el mag­ne­tis­mo y la ocu­rren­cia de terremotos de gran mag­ni­tud po­drían es­tar ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­dos, des­ta­có Cor­da­ro.

"Es­to es un pun­to de vis­ta nue­vo que no ha si­do ex­plo­ra­do en tie­rra y con­cuer­da con otros es­tu­dios re­cien­tes lle­va­dos a ca­bo con sa­té­li­tes", con­si­de­ró.

En­ri­que Cor­da­ro, agre­gó que aho­ra el pro­pó­si­to es pro­fun­di­zar es­ta re­la­ción en­tre geo­mag­ne­tis­mo y mo­vi­mien­tos sís­mi­cos ana­li­zan­do los úl­ti­mos tres gran­des terremotos ocu­rri­dos en Chi­le, es de­cir, el de Mau­le en 2010 (8.8 Rich­ter), Iqui­que 2014 (8.2 Rich­ter) e Illa­pel el 2015 (8.3 Rich­ter), para lo cual bus­ca­rán la fi­nan­cia­ción ne­ce­sa­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.