Fe­de­ri­co Ling Sanz

Mu­chas ve­ces sub­es­ti­ma­mos el enor­me po­der que la per­so­na­li­za­ción de los he­chos tie­ne para nues­tra vi­da.

El Sol de Tampico - - Portada - Fe­de­ri­co Ling Sanz Ce­rra­da twit­ter: @fe­de­ling

¿Cuán­tas ve­ces he­mos es­cu­cha­do la fra­se: “no es per­so­nal” o “no te lo to­mes per­so­nal­men­te”? En mi opi­nión, ca­si dia­rio. Cuan­do uno se que­ja de al­go o de al­guien por al­gu­na ra­zón, re­gu­lar­men­te hay al­guien que di­ce que el te­ma no es per­so­nal. Pe­ro, ¿qué pa­sa­ría si lo fue­ra? Y, ¿si el ca­so fue­se per­so­nal, qué? Pues na­da, de­be­mos apren­der que en mu­chas oca­sio­nes hay co­sas que son per­so­na­les. Creo que la di­fe­ren­cia enor­me es que la otra per­so­na no sa­be que es per­so­nal para no­so­tros, y por en­de, aca­ba mal. Una vez di­cho lo an­te­rior quie­ro traer a co­la­ción dos ejem­plos para tra­tar de en­ten­der lo que pa­sa en Es­ta­dos Uni­dos ac­tual­men­te y por­qué es un te­ma tan per­so­nal, para ellos y para no­so­tros. Co­men­ce­mos por el prin­ci­pio.

Uno de los tó­pi­cos más dis­cu­ti­dos y de ma­yor re­le­van­cia es la fa­mo­sa in­ter­fe­ren­cia de Ru­sia en el pro­ce­so elec­to­ral es­ta­du­ni­den­se. ¿Por qué ra­zón su­ce­dió eso? Más allá de la per­cep­ción que tie­nen los he­chos en los es­ta­dou­ni­den­ses (ya sea que lo crean o no), me­jor pon­gá­mo­nos a pen­sar en lo que pa­sa por la men­te del Pre­si­den­te Ru­so. ¿Qué he­chos y fe­nó­me­nos an­te­ce­den al mo­men­to que dis­cu­ti­mos? ¿Qué pa­só con Ru­sia y Es­ta­dos Uni­dos an­tes de la elección? Qui­zá ya lo ol­vi­da­mos, pe­ro allí es­tá por ejem­plo el ca­so de Cri­mea y Ucra­nia. To­dos sa­be­mos que Ru­sia pien­sa que Cri­mea (y para es­te ca­so, Ucra­nia) son par­te in­te­gral de sí mis­ma y no le pa­re­ció en lo ab­so­lu­to que el mun­do (y qui­zá Es­ta­dos Uni­dos) ha­ya in­ter­ve­ni­do en con­tra de sus as­pi­ra­cio­nes ane­xio­nis­tas. ¿Qué su­ce­dió en­ton­ces? Ru­sia se lo to­mó de ma­ne­ra per­so­nal (en es­pe­cial su Pre­si­den­te). ¿Cuál fue la me­di­da a tal ofen­sa? La in­ter­ven­ción di­rec­ta (y per­so­nal) en el pro­ce­so elec­to­ral que des­ban­có al go­bierno que le ofen­dió. ¿Fue un te­ma per­so­nal? Qui­zá no (pro­ba­ble­men­te no). La ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior en los Es­ta­dos Uni­dos to­mó una de­ci­sión de po­lí­ti­ca ex­te­rior, más no de cor­te per­so­nal; pe­ro fue leí­da exac­ta­men­te de la ma­ne­ra con­tra­ria. Y la res­pues­ta fue – des­de su pun­to de vis­ta – de igual mag­ni­tud y ca­li­bre: ha­cién­do­lo al­go per­so­nal y me­tién­do­se con al­go que era im­pen­sa­ble an­tes (su de­mo­cra­cia y sus elec­cio­nes).

Si bien las co­sas se sa­lie­ron de con­trol cuan­do se per­so­na­li­zó el asun­to, la po­si­bi­li­dad de res­ta­ble­cer la co­la­bo­ra­ción pa­re­ce­ría le­ja­na y dis­tan­te. Vea­mos en­ton­ces otro ejem­plo de cuan­do las co­sas se to­man de ma­ne­ra per­so­nal y quien las pro­vo­ca ni si­quie­ra se da cuen­ta (muy a su pe­sar): los in­sul­tos del ac­tual go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos ha­cia Mé­xi­co du­ran­te los úl­ti­mos dos años. Si bien la coope­ra­ción nun­ca flu­yó de un mo­do per­fec­to, era fun­cio­nal y has­ta cier­to gra­do jus­ti­fi­ca­ble. To­dos sa­bía­mos de la enor­me asi­me­tría en la coope­ra­ción (has­ta cier­to pun­to obli­ga­da en mu­chos as­pec­tos), pe­ro to­dos se ha­cían de la “vis­ta gor­da” por­que era un tra­go que po­dían pa­sar sin de­ma­sia­do pro­ble­ma. Pe­ro no aho­ra, por­que a pe­sar de que el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos y su Pre­si­den­te di­ga que no es per­so­nal, el in­sul­to a los me­xi­ca­nos y a Mé­xi­co es per­so­na­lí­si­mo. Has­ta se oye ri­dícu­lo que ellos mis­mos di­gan que no se dan cuen­ta de eso, cuan­do para no­so­tros es una ob­vie­dad ab­so­lu­ta. ¿Cuál se­rá el desen­la­ce? Qui­zá una res­pues­ta – en el mar­gen de nues­tra com­pe­ten­cia – igual­men­te per­so­nal. Y no es que yo es­té de acuer­do en ello, por­que no se tra­ta de de­fen­der nues­tra po­si­ción, sino nues­tro in­te­rés, pe­ro es­toy tra­tan­do de ha­cer una com­pa­ra­ción de cuan­do un pro­ble­ma se vuel­ve de ín­do­le per­so­nal sin que el agre­sor se dé por en­te­ra­do, para lue­go pre­gun­tar­se dón­de y cuán­do se ma­lin­ter­pre­ta­ron las co­sas has­ta lle­gar a ese ni­vel.

En con­clu­sión, Mé­xi­co y los me­xi­ca­nos te­ne­mos que apren­der del ca­so de Ru­sia y ser to­da­vía más in­te­li­gen­tes. Co­mo di­go, ha­brá que de­fen­der aque­llo en lo que te­ne­mos nues­tro in­te­rés, a pe­sar de lo di­fí­cil y per­so­nal que sea el asun­to para no­so­tros. El sim­ple he­cho de dar­nos cuen­ta de es­ta di­ná­mi­ca per­ver­sa nos per­mi­te li­be­rar­nos de ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.