Cum­ple 128 años la es­ta­ción de tre­nes CON LA LLE­GA­DA

La tar­de del 17 de abril de 1890 arri­bó por pri­me­ra vez el fe­rro­ca­rril a Tam­pi­co, pro­ve­nien­te de la ciu­dad de San Luis Po­to­sí

El Sol de Tampico - - Local - PAU­LO MONSIVAIS AGUI­LAR/ Re­por­te­ro

Fue la tar­de de un 17 de abril de 1890, cuan­do arri­bó por pri­me­ra vez el fe­rro­ca­rril a la ciu­dad de Tam­pi­co y con ello el puer­to ya no vol­vió a ser el mis­mo. La es­ta­ción Tam­pi­co se edi­fi­có so­bre la lí­nea Chi­ca­lo­te-Tam­pi­co y la Ba­rra del Fe­rro­ca­rril Cen­tral Me­xi­cano por me­dio de la con­ce­sión nú­me­ro 17, fe­cha­da el 8 de sep­tiem­bre de 1880.

Aque­lla oca­sión es­pe­cial el tren lle­va­ba va­rios ca­rros Pull­man con los nom­bres de San­ta Fe, Sa­bi­na, Wan­de­rer, Rt­hens y Ri­co, sa­lien­do de San Luis Po­to­sí a las 9:15 del 16 de abril rum­bo a la re­cién aca­ba­da es­ta­ción de Tam­pi­co, a la cual arri­bó el 17 de abril a las 5 de la tar­de.

Se se­ña­ló que el tren fue re­ci­bi­do en­tre ví­to­res y la ale­gría del pue­blo en la es­ta­ción, que se ubi­ca des­de siem­pre en la ca­lle Adua­na, a un cos­ta­do del puer­to, dan­do pa­so así a gran­des fes­te­jos para con­me­mo­rar tan im­por­tan­te acon­te­ci­mien­to.

Se in­di­có que el tren pro­ce­día de la Ciu­dad de Mé­xi­co, con ca­rros es­pe­cia­les para es­ta sin­gu­lar oca­sión, via­jan­do en él Carlos Pa­che­co, se­cre­ta­rio de Co­mer­cio y Pe­dro Hi­no­jo­sa, se­cre­ta­rio de Gue­rra, quie­nes ve­nían en re­pre­sen­ta­ción del pre­si­den­te Porfirio Díaz, en­ca­be­zan­do así la ce­re­mo­nía de inau­gu­ra­ción jun­to al go­ber­na­dor Ale­jan­dro Prie­to.

Se aña­dió que la lle­ga­da del tren a Tam­pi­co im­pul­só la crea­ción del Ca­sino Tam­pi­que­ño, pues den­tro del Co­mi­té de Fes­te­jos se en­con­tra­ban co­mer­cian­tes que se ha­bían de­ci­di­do in­te­grar a es­te cen­tro so­cial, sin em­bar­go, al no es­tar aún con­clui­do las ce­le­bra­cio­nes por el Tren de Tam­pi­co se efec­tua­ron en La Lonja Mer­can­til, aho­ra edi­fi­cio Águi­la, don­de tie­ne sus ins­ta­la­cio­nes Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos.

La es­ta­ción de Tam­pi­co es­tá con­si­de­ra­da co­mo una de las obras fun­da­men­ta­les para el desa­rro­llo del país, al crear un po­lo de co­mer­cio in­ter­na­cio­nal que de­ri­vó en el puer­to más im­por­ten­te de Mé­xi­co du­ran­te mu­chos años, que ge­ne­ra­ba un flu­jo eco­nó­mi­co com­pa­ra­do con las gran­des ca­pi­ta­les del mun­do en los pri­me­ros años del si­glo pa­sa­do.

Co­mo da­to cu­rio­so, se afir­ma que en la inau­gu­ra­ción de la es­ta­ción Tam­pi­co se tie­ne por pri­me­ra vez el re­gis­tro de la pre­pa­ra­ción del tren se cons­tru­yó la nue­va Pla­za de Ar­mas, se ilu­mi­nó el cen­tro de la ciu­dad, se cons­truía el puer­to, ya se te­nía la Adua­na, lo que per­mi­tió que Tam­pi­co en­tra­ra de lleno a la mo­der­ni­dad

de las fa­mo­sas “jai­bas re­lle­nas”, pues­to que se pre­sen­tan en el me­nú jun­to a otros pla­ti­llos a ba­se de ma­ris­cos co­mo so­pa de jai­ba, ro­ba­lo y mo­ja­rras, ade­más de ca­ma­rón fri­to con tor­tu­ga en es­to­fa­do.

Jun­to a la lle­ga­da del tren se cons­tru­yó la Pla­za de Ar­mas, se

ilu­mi­nó la zo­na cen­tro de la ciu­dad, se cons­truía el puer­to, ya se te­nía la Adua­na, lo que dio pa­so de­fi­ni­ti­vo a que Tam­pi­co en­tra­ra de lleno a la mo­der­ni­dad y con to­da es­ta in­fra­es­truc­tu­ra se em­pe­zó a cons­ti­tuir en la ca­pi­tal del co­mer­cio mun­dial en las pri­me­ras dé­ca­das de 1900.

/PAU­LO MON­SI­VÁIS AGUI­LAR

Es­ce­na­rio de mi­les de his­to­rias y sím­bo­lo de pro­gre­so de la ciu­dad, la es­ta­ción Tam­pi­co per­ma­ne­ce co­mo tes­ti­go fiel de la gran­de­za del puer­to.

Es­te 2018 la es­ta­ción del fe­rro­ca­rril en Tam­pi­co cum­ple 128 años de ha­ber si­do inau­gu­ra­da, en su mo­men­to fue sím­bo­lo del po­de­río eco­nó­mi­co del puer­to que es­tu­vo a la al­tu­ra de las ca­pi­ta­les mun­dia­les del co­mer­cio. / Pau­lo Mon­si­váis Agui­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.