DE­RE­CHO CIU­DA­DANO VES­TI­DO DE MO­DA

Trans­pa­ren­cia y ren­di­ción de cuen­tas: el dis­cur­so “de mo­da” de los úl­ti­mos años; sin em­bar­go, se­rá una mo­da pa­ra al­gu­nos, pe­ro es un de­re­cho pa­ra to­dos.

El Sol de Tijuana - - Análisis - Lic. Fer­nan­da A. Flo­res Agui­rre

Ha­blar de trans­pa­ren­cia, ren­di­ción de cuen­tas, ac­ce­so a la in­for­ma­ción y com­ba­te a la co­rrup­ción es fá­cil, pe­ro a las pa­la­bras se las lle­va el vien­to, y los que nos que­da­mos con el an­he­lo de ver un fru­to que a pe­nas y se sem­bró so­mos no­so­tras, las per­so­nas. El es­pí­ri­tu de uni­dad se for­ta­le­ce en­tre los di­fe­ren­tes sec­to­res que lu­cha­mos en con­tra de la co­rrup­ción. Gra­cias a la mo­vi­li­za­ción cons­tan­te de la ciu­da­da­nía, se­gui­mos y se­gui­re­mos de­fen­dien­do la trans­pa­ren­cia y ren­di­ción de cuen­tas, pues la co­rrup­ción es un ac­to de co­bar­día en con­tra de la ciu­da­da­nía, y en es­ta lu­cha he­mos de­mos­tra­do que la dig­ni­dad pue­de de­rro­tar la ig­no­ran­cia y el au­tis­mo po­lí­ti­co.

Lo que es­tá en jue­go es nues­tro es­ta­do, nues­tro fu­tu­ro y el de las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes, pon­gá­mos­le “un fin” a to­dos los que de bo­ca pro­me­ten y de ac­to fo­men­tan y to­le­ran la es­pi­ral de co­rrup­ción e im­pu­ni­dad de to­dos los ni­ve­les de go­bierno.

Bus­que­mos re­di­se­ñar y re­con­quis­tar el diá­lo­go y el de­ba­te en bus­ca de la ver­dad, y aun­que pa­ra al­gu­nos ac­to­res po­lí­ti­cos la par­ti­ci­pa­ción de las per­so­nas lo vean co­mo una ame­na­za, el men­sa­je es cla­ro; quie­nes pre­ten­den apro­ve­char cual­quier co­yun­tu­ra pa­ra con­ver­tir­nos en una so­cie­dad dó­cil y clau­di­can­te no lo lo­gra­rán, pues en Ba­ja Ca­li­for­nia sa­be­mos quié­nes so­mos y a dón­de va­mos.

Es muy im­por­tan­te que co­mo ciu­da­da­nos sea­mos jun­tos la pie­za cen­tral en la re­cons­truc­ción del te­ji­do so­cial que ne­ce­si­ta­mos y el mu­ro de con­ten­ción a la co­rrup­ción so­cial que tan­to nos afec­ta. Ba­ja Ca­li­for­nia no es de unos cuan­tos: Ba­ja Ca­li­for­nia es de to­dos. Y que no se nos ol­vi­de que la ver­da­de­ra lu­cha no es por el po­der, sino por el po­der ser­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.