Fran­cis­co Fon­se­ca

El Sol de Toluca - - Análisis -

El ser

hu­mano es li­bre, en cual­quier par­te, ba­jo cual­quier ré­gi­men, en cual­quier la­ti­tud pa­ra ex­pre­sar sus ideas; na­die tie­ne de­re­cho a coar­tar­las. Hoy y siem­pre, una plu­ma se­gui­rá sien­do el ar­ma más po­de­ro­sa del pla­ne­ta. su ex­tin­ción? ¿No fue allí don­de por si­glos ára­bes y ju­díos han tra­ta­do de ex­ter­mi­nar­se por la po­se­sión de una tie­rra pro­fé­ti­ca­men­te pro­me­ti­da? ¿No ha si­do allí don­de el pon­tí­fi­ce ro­mano ha tra­ta­do de unir lo desuni­do y de jun­tar los pe­da­zos de una his­to­ria lar­ga­men­te.

El ofi­cio pe­rio­dís­ti­co es di­fí­cil en cual­quier par­te del mun­do. Pe­ro en Mé­xi­co se han in­cre­men­ta­do de ma­ne­ra alar­man­te los ase­si­na­tos de pe­rio­dis­tas. Ca­da vez con ma­yor fre­cuen­cia re­ci­bo los co­mu­ni­ca­dos del que­ri­do ami­go Teodoro Ren­te­ría Arró­ya­ve, di­rec­ti­vo de va­rias or­ga­ni­za­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas in­for­man­do de la muer­te de otro co­mu­ni­ca­dor. Y las au­to­ri­da­des res­pon­sa­bles de la in­ves­ti­ga­ción, y los jue­ces, sa­ben que esas agre­sio­nes son de fuer­tes gru­pos cri­mi­na­les que, se­gu­ra­men­te, fue­ron de­nun­cia­dos en los ca­da vez más nu­me­ro­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Y en­ton­ces fin­gen de­men­cia.

El ser hu­mano es li­bre, en cual­quier par­te, ba­jo cual­quier ré­gi­men, en cual­quier la­ti­tud pa­ra ex­pre­sar sus ideas; na­die tie­ne de­re­cho a coar­tar­las. Hoy y siem­pre, una plu­ma se­gui­rá sien­do el ar­ma más po­de­ro­sa del pla­ne­ta. To­dos quie­nes es­ta­mos de­di­ca­dos a es­ta di­fí­cil y de­li­ca­da pro­fe­sión sa­be­mos que en va­rios paí­ses se de­no­mi­na co­mo “mal­di­to ofi­cio” al tra­ba­jo de los pe­rio­dis­tas que se jue­gan la vi­da día a día.

Re­pi­to una fra­se que ya men­cio­né an­te­rior­men­te: “No se ma­ta la ver­dad ma­tan­do pe­rio­dis­tas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.