En pre­sen­cia del Crea­dor y de las per­so­nas que más aman, Juan Pablo Al­mei­da y Lo­re­na del Pi­lar Oroz­co se con­vir­tie­ron en ma­ri­do y mu­jer

El Sol del Centro - - Círculos - MA­RIA­NA MU­RI­LLO

En pun­to de las 18:00 ho­ras, las lu­ces del tem­plo del En­cino se en­cen­die­ron pa­ra re­ci­bir a Juan Pablo Al­mei­da Fa­lo­mir y Lo­re­na del Pi­lar Oroz­co Ro­bles, el día que unie­ron sus des­ti­nos me­dian­te el víncu­lo del ma­tri­mo­nio.

Pa­ra ser los más fie­les tes­ti­gos de su com­pro­mi­so, asis­tie­ron sus res­pec­ti­vos pa­dres, el se­ñor Hum­ber­to Oroz­co y la se­ño­ra Ma­ría del Pi­lar Ro­bles, así co­mo los se­ño­res Jesús An­to­nio Al­mei­da e Imel­da Fa­lo­mir.

Al pie del al­tar, los no­vios pi­die­ron a Dios que so­bre el nue­vo ho­gar que ha­brán de for­mar, Él de­rra­me sus ben­di­cio­nes y lo lle­ne de paz. Pos­te­rior­men­te, pro­me­tie­ron amar­se el res­to de sus vi­das, bus­can­do siem­pre el bie­nes­tar mu­tuo.

Ya co­mo es­po­sos, Juan Pablo y Lo­re­na bai­la­ron su pri­me­ra pie­za mu­si­cal, du­ran­te la ce­na de ga­la que ofre­cie­ron pa­ra ce­le­brar su ma­tri­mo­nio y agra­de­cer a sus se­res que­ri­dos, su pre­sen­cia en es­te inol­vi­da­ble día.

Al­mei­da y Lo­re­na del Pi­lar Oroz­co ce­le­bra­ron el sép­ti­mo sa­cra­men­to an­te el al­tar del tem­plo del En­cino. su padre, la ele­gan­te no­via ca­mi­nó ha­cia el al­tar.

Juan Pablo

Fo­to: Karla Barba

Jun­to a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.