Ti­jua­na-San Die­go, la fran­ja an­tiT­rump

La zo­na com­par­te eco­no­mía y vi­ve una bi­na­cio­na­li­dad que no se de­tie­ne, di­ce cón­sul

El Universal - - PORTADA - ARIAD­NA GAR­CÍA En­via­da —po­li­ti­ca@elu­ni­ver­sal.com.mx

San Die­go.— Ale­ja­dos del dis­cur­so se­pa­ra­tis­ta de Do­nald Trump, los me­xi­ca­nos y es­ta­dou­ni­den­ses que radican en la fran­ja Ti­jua­na-San Die­go vi­ven su pro­pia reali­dad.

Sin im­por­tar su ori­gen, com­par­ten sin pro­ble­ma eco­no­mía, trans­por­tes co­mo el Pa­so Ex­prés Fron­te­ri­zo —un puen­te que des­de ha­ce más de un año co­nec­ta a Ti­jua­na y San Die­go a tra­vés de sus ae­ro­puer­tos— e in­clu­so el fut­bol.

En el con­da­do de San Die­go vi­ven 3 mi­llo­nes de per­so­nas, de las cua­les un mi­llón son me­xi­ca­nos.

En en­tre­vis­ta con EL UNI­VER­SAL, la cón­sul ge­ne­ral me­xi­ca­na en San Die­go, Mar­ce­la Ce­lo­rio, ase­gu­ra que en esa re­gión sub­sis­te una bi­na­cio­na­li­dad: “La di­ver­si­dad no es un dic­cio­na­rio, hay que vi­vir­la, lo mis­mo la fron­te­ra; pa­ra en­ten­der a los fron­te­ri­zos hay que vi­vir­lo”.

San Die­go, Ca­li­for­nia— La si­tua­ción que vi­ve hoy día la re­la­ción en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos es extraordinaria y com­ple­ja, con­si­de­ra la cón­sul ge­ne­ral me­xi­ca­na en es­ta ciu­dad, Mar­ce­la Ce­lo­rio Man­ce­ra.

Ins­ta­la­da en una de las fron­te­ras de Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos más di­ná­mi­cas, la abo­ga­da de pro­fe­sión y em­ba­ja­do­ra de ca­rre­ra en el ser­vi­cio di­plo­má­ti­co me­xi­cano, co­men­ta en en­tre­vis­ta con EL UNI­VER­SAL que la lle­ga­da de una nue­va ad­mi­nis­tra­ción en la Unión Ame­ri­ca­na, en enero pa­sa­do, pu­so a to­das las par­tes de la re­la­ción en una si­tua­ción de cau­te­la, de evi­tar las es­pe­cu­la­cio­nes.

En la fron­te­ra Ti­jua­na-San Die­go, des­cri­be, se vi­ve una bi­na­cio­na­li­dad que de­be ser en­ten­di­da des­de las ca­pi­ta­les de am­bas na­cio­nes, y no se de­tie­ne por la lle­ga­da de un nue­vo ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo es­ta­dou­ni­den­se o por de­cla­ra­cio­nes agre­si­vas.

Sin em­bar­go, re­co­no­ce, el men­sa­je an­ti­in­mi­gran­te e in­to­le­ran­te sí lo­gra te­ner im­pac­to en las co­mu­ni­da­des me­xi­ca­nas y es­ta­dou­ni­den­ses. No se ade­lan­tan vís­pe­ras en na­da, ar­gu­men­ta, pe­ro sí se to­man me­di­das pre­cau­to­rias en to­dos los as­pec­tos y, a pe­sar de que han pa­sa­do ca­si nue­ve me­ses de que Es­ta­dos Uni­dos es­tre­nó pre­si­den­te, la guar­dia no se ba­ja.

El sec­tor pri­va­do que al me­nos en la fron­te­ra es de un fuer­te di­na­mis­mo, de­ta­lla, ha si­do cau­to, pe­ro su co­la­bo­ra­ción e intercambio con­ti­núa.

A pe­sar del dis­cur­so so­bre le­van­tar un mu­ro en­tre Ti­jua­na y San Die­go se lo­gró ins­ta­lar un Pa­so Fron­te­ri­zo Ex­prés (CBX, por sus si­glas en in­glés) que tie­ne más co­nec­ta­da la de­no­mi­na­da re­gión de Ca­li Ba­ja.

La cón­sul ge­ne­ral cla­ra­men­te ati­na a de­cir que pa­ra en­ten­der la fron­te­ra de Mé­xi­co con Es­ta­dos Uni­dos (y vi­ce­ver­sa), hay que vi­vir­la.

¿Có­mo es el tra­ba­jo bi­na­cio­nal?

En el con­da­do de San Die­go, que es la cir­cuns­crip­ción que co­rres­pon­de al Con­su­la­do Ge­ne­ral de Mé­xi­co, hay 3 mi­llo­nes de per­so­nas, de esas, 1 mi­llón son de ori­gen me­xi­cano o na­ci­das en Mé­xi­co. De ese mi­llón hay apro­xi­ma­da­men­te unos 129 mil me­xi­ca­nos que es­tán en si­tua­ción de in­do­cu­men­ta­dos. La la­bor con­su­lar se en­fo­ca prin­ci­pal­men­te a las ac­cio­nes de pro­tec­ción y asis­ten­cia con­su­lar y lo mis­mo la ex­pe­di­ción de do­cu­men­ta­ción. So­mos coad­yu­van­tes con el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral que re­ci­be las so­li­ci­tu­des pa­ra ob­te­ner la cre­den­cial pa­ra vo­tar, el re­gis­tro de los me­no­res de edad, los re­gis­tros de na­ci­mien­to, el otor­ga­mien­to de po­de­res, mu­chas per­so­nas que no pue­den ir a Mé­xi­co y to­da­vía tie­nen mu­chos asun­tos que ven­ti­lar en nues­tro país, a tra­vés de la fi­gu­ra del po­der pue­den so­lu­cio­nar es­tos te­mas.

El con­da­do de San Die­go es parte de lo que se ha con­si­de­ra­do co­mo la re­gión de Ca­li Ba­ja que com­pren­de los con­da­dos de San Die­go, el con­da­do de Im­pe­rial y los cin­co mu­ni­ci­pios de Ba­ja Ca­li­for­nia, en Mé­xi­co.

En su con­jun­to, al­can­za apro­xi­ma­da­men­te 6.5 mi­llo­nes de per­so­nas y tie­ne una eco­no­mía de apro­xi­ma­da­men­te 230 mil mi­llo­nes de dó­la­res, lo cual lo ha­ce equi­pa­ra­ble a las eco­no­mías de paí­ses co­mo Por­tu­gal, Pe­rú o Fin­lan­dia.

El pe­so es­pe­cí­fi­co que tie­ne la re­gión en el con­tex­to de la re­la­ción bi­na­cio­nal en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, es muy im­por­tan­te.

Otra de las cues­tio­nes, to­man­do en con­si­de­ra­ción que mi cir­cuns­crip­ción es so­la­men­te el con­da­do de San Die­go, pe­ro por es­tar ubi­ca­do en la fran­ja fron­te­ri­za, en el con­su­la­do a mi car­go nos he­mos eri­gi­do co­mo un con­su­la­do trans­fron­te­ri­zo, so­mos un Cross Bor­der Con­su­la­te. ¿Qué tan com­pli­ca­do ha si­do es­te año, con nue­va ad­mi­nis­tra­ción en Es­ta­dos Uni­dos, dar con­ti­nui­dad a los tra­ba­jos bi­na­cio­na­les? —Cuan­do pre­sen­cia­mos el arri­bo de una nue­va ad­mi­nis­tra­ción en Es­ta­dos Uni­dos con es­te men­sa­je an­ti­in­mi­gran­te, in­to­le­ran­te, ob­via­men­te tu­vo un im­pac­to en la co­mu­ni­dad a to­dos los ni­ve­les, no so­la­men­te en los más vul­ne­ra­bles, que crea una an­gus­tia en las fa­mi­lias an­te una po­si­ble se­pa­ra­ción de los pa­dres in­do­cu­men­ta­dos, sino de los hi­jos ya na­ci­dos aquí.

Fui­mos muy cau­tos de no ade­lan­tar vís­pe­ras de qué iba a pa­sar, por­que no po­día­mos es­pe­cu­lar, pe­ro en lo que no fui­mos cau­tos fue en re­do­blar es­fuer­zos pa­ra es­tar pre­pa­ra­dos.

Por un la­do, re­do­bla­mos es­fuer­zos pa­ra con­ti­nuar con to­do el tra­ba­jo, no es una ocu­rren­cia la fun­ción con­su­lar, re­do­bla­mos es­fuer­zos pa­ra po­der lle­var in­for­ma­ción a la co­mu­ni­dad de cuá­les eran sus op­cio­nes y tam­bién pa­ra mi­ti­gar es­ta an­gus­tia y zo­zo­bra que se sen­tía. Es­to no quie­re de­cir que a tan­tos me­ses de dis­tan­cia es­te­mos ins­ta­la­dos en una nor­ma­li­dad o en una co­ti­dia­ni­dad, eso no lo va­mos a ha­cer, por­que sí, son tiem­pos com­ple­jos y son tiem­pos dis­tin­tos a los que es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos co­mo paí­ses, tan­to Mé­xi­co co­mo Es­ta­dos Uni­dos, paí­ses ami­gos que com­par­ten va­lo­res co­mo la de­mo­cra­cia, los de­re­chos hu­ma­nos, la to­le­ran­cia, el li­bre co­mer­cio, la so­lu­ción pa­cí­fi­ca de con­tro­ver­sias y de re­pen­te nos quie­ren poner un mu­ro, bueno, pues sí son tiem­pos ex­tra­or­di­na­rios.

No nos va­mos a acos­tum­brar a eso y siem­pre nos va­mos a opo­ner a ese ti­po de ma­ni­fes­ta­cio­nes y por lo tan­to, es­ta­mos pre­pa­ra­dos y no acep­ta­mos que es­to sea un es­ce­na­rio nor­mal ni en re­la­ción con la co­mu­ni­dad ni en la re­la­ción co­mo paí­ses.

¿Qué pa­sa con el sec­tor pri­va­do?

—Han si­do muy cau­tos pe­ro con­ti­núan co­la­bo­ran­do, con­ti­núa los in­ter­cam­bios, y lo más in­tere­san­te, se ha de­to­na­do la crea­ti­vi­dad.

Es una fron­te­ra muy gran­de

—En cuan­to a cru­ce de per­so­nas, sí so­mos la fron­te­ra más gran­de del mun­do, no así de mer­can­cías.

Tam­bién es una fron­te­ra en la que el te­ma que no de­ja de es­tar en el re­flec­tor es el de se­gu­ri­dad.

—Ahí sí me gus­ta­ría to­car el te­ma de las aler­tas. Las aler­tas vie­nen de ha­ce mu­chos años, no son aler­tas que Es­ta­dos Uni­dos emi­te en de­ter­mi­na­do mo­men­to. Ha­bría que echar­les un pu­ño de sal, hay mu­chas es­pe­cu­la­cio­nes al res­pec­to: ¿Por qué aho­ri­ta lan­zar es­tas aler­tas cuan­do es­tá la re­ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio? ¿Por qué aho­ri­ta cuan­do el por­cen­ta­je de tu­ris­tas ha­cia Es­ta­dos Uni­dos ha dis­mi­nui­do? Siem­pre hay ese ti­po de es­pe­cu­la­cio­nes, pe­ro al fin y al ca­bo hay que re­co­no­cer que sí, Mé­xi­co es­tá pa­san­do por un pro­ble­ma en el te­ma de se­gu­ri­dad, que es­ta­mos en­fren­tan­do vio­len­cia en de­ter­mi­na­dos pun­tos del te­rri­to­rio na­cio­nal, pe­ro los es­ta­mos en­fren­tan­do y eso tam­po­co obs­ta pa­ra que el tu­ris­mo si­ga flu­yen­do en Mé­xi­co.

¿Las aler­tas pa­ra­li­zan?

—No. Sí es­tá la alerta, pe­ro los es­ta­dou­ni­den­ses si­guen lle­gan­do.

¿Có­mo en­fren­tan los te­mo­res de la co­mu­ni­dad me­xi­ca­na?

—En pri­mer lu­gar, no­so­tros ya ve­nía­mos tra­ba­jan­do con una ba­se de abo­ga­dos con­sul­to­res, con eso les da­mos ase­so­rías le­ga­les, no so­la­men­te en te­ma mi­gra­to­rio, en cual­quier área, por ejem­plo ci­vil, ad­mi­nis­tra­ti­va, la­bo­ral, pe­nal. In­cre­men­ta­mos esas ase­so­rías, tan­to en el con­su­la­do co­mo a tra­vés de nues­tros con­su­la­dos mó­vi­les.

En el norte del con­da­do, que es en don­de he­mos iden­ti­fi­ca­do que es­tá la co­mu­ni­dad más vul­ne­ra­ble, no se mue­ven y no vie­nen a la ciu­dad de San Die­go, hay que lle­var­les los ser­vi­cios a don­de ellos es­tán. Lo que hi­ci­mos fue in­cre­men­tar esos ser­vi­cios.

¿ Los me­xi­ca­nos no quie­ren re­gre­sar a Mé­xi­co?

—Ya de­pen­de la de­ci­sión que to­me ca­da per­so­na. Si di­cen: “Yo me quie­ro que­dar”, en­ton­ces se le da in­for­ma­ción so­bre cuá­les son las con­se­cuen­cias de esa de­ci­sión, los ries­gos y opor­tu­ni­da­des.

¿Qué bus­can evi­tar?

—Lo que no­so­tros bus­ca­mos al fin y al ca­bo es el bie­nes­tar del me­xi­cano, pro­te­ger al me­xi­cano den­tro de los már­ge­nes de la ley y de las fa­cul­ta­des que se nos per­mi­ten, ese es nues­tro ob­je­ti­vo prin­ci­pal.

¿El te­ma de la so­be­ra­nía y el na­cio­na­lis­mo se pier­de en la fron­te­ra?

—Se tra­ta de una di­ná­mi­ca de vi­da. La di­ver­si­dad no es un dic­cio­na­rio, hay que vi­vir­la, lo mis­mo la fron­te­ra, pa­ra en­ten­der a los fron­te­ri­zos hay que vi­vir­lo. Ese es nues­tro gran re­to, man­dar el men­sa­je de có­mo se vi­ve en la fron­te­ra.

“Hay que re­co­no­cer que sí, Mé­xi­co es­tá pa­san­do por un pro­ble­ma en el te­ma de se­gu­ri­dad, que es­ta­mos en­fren­tan­do vio­len­cia en va­rios pun­tos del te­rri­to­rio na­cio­nal, pe­ro los es­ta­mos en­fren­tan­do”

“Cuan­do pre­sen­cia­mos el arri­bo de una nue­va ad­mi­nis­tra­ción en Es­ta­dos Uni­dos con es­te men­sa­je an­ti­in­mi­gran­te, in­to­le­ran­te, ob­via­men­te tu­vo un im­pac­to en la co­mu­ni­dad a to­dos los ni­ve­les”

“Lo que no­so­tros bus­ca­mos al fin y al ca­bo es el bie­nes­tar del me­xi­cano, pro­te­ger al me­xi­cano den­tro de los már­ge­nes de la ley”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.