Costa Chi­ca: ba­ja agua pe­ro ayu­da no lle­ga

Tras Max, habitantes de Cua­tro Ban­cos vi­ven in­co­mu­ni­ca­dos Los ali­men­tos em­pie­zan a es­ca­sear, la­men­tan po­bla­do­res

El Universal - - ESTADOS - AR­TU­RO DE DIOS Co­rres­pon­sal —es­ta­dos@elu­ni­ver­sal.com.mx

Cruz Gran­de.— Si­naí Ro­sa­rio Cal­de­rón no en­ten­día la mag­ni­tud del hu­ra­cán Max. El vier­nes es­pe­ró has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to pa­ra sa­lir de su pue­blo Cua­tro Ban­cos, en el mu­ni­ci­pio Cruz Gran­de en la Costa Chi­ca.

No lo com­pren­día por­que 10 días atrás una llu­via inun­dó Cua­tro Ban­cos sin que pa­sa­ra a ma­yo­res, pe­ro el jue­ves cuan­do las lá­mi­nas del te­cho de su ca­sa no re­sis­tie­ron los vien­tos, no du­dó en su­bir­se a uno de los ca­mio­nes del Ejér­ci­to que lle­ga­ron a des­alo­jar pue­blos.

To­mó a sus dos hi­jos, al­go de ro­pa y se subió al ca­mión, no es­pe­ró a su es­po­so. To­da­vía des­de arri­ba de uno de los ca­mio­nes al­can­zó a ver có­mo le ca­yó un ár­bol a su ca­sa, re­cuer­da tam­bién que el ni­vel del agua ya es­ta­ba en los 30 cen­tí­me­tros de al­tu­ra.

Los mi­li­ta­res se lle­va­ron a unos 250 po­bla­do­res, en su ma­yo­ría mu­je­res y ni­ños, a la se­cun­da­ria Mi­guel Hi­dal­go

y Cos­ti­lla en la ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal, pe­ro en el pue­blo se que­da­ron al­re­de­dor de 500.

A Si­naí aho­ra le preo­cu­pa su es­po­so, pues des­de el vier­nes no sa­be na­da de él, pe­ro tam­bién pien­sa en có­mo le va a ha­cer pa­ra re­cu­pe­rar lo per­di­do. No sa­be exac­ta­men­te qué per­dió por­que no se que­dó a ver­lo. Di­ce que su es­po­so es cam­pe­sino, siem­bra maíz o ca­la­ba­za, y cuan­do le va bien lo­gra ga­nar unos 7 mil pe­sos por lo que co­se­cha, pe­ro eso só­lo le du­ra un par de me­ses y des­pués se con­tra­ta pa­ra lim­piar mil­pas o cual­quie­ra otra co­sa del cam­po por unos 120 pe­sos al día.

El jue­ves a la 1 de la tar­de, la po­ten­cia de Max se sin­tió en Cua­tro Ban­cos. Los te­chos y ár­bo­les co­men­za­ron a vo­lar por to­das par­tes, el ni­vel del agua subió rá­pi­da­men­te, aun­que la inun­da­ción de es­te pue­blo la apu­ró el des­fo­gue de la pre­sa El Co­li­brí.

La li­be­ra­ción del cuer­po de agua au­men­tó los ni­ve­les de los arro­yos y ríos, su pa­so des­tro­zó to­dos los ca­mi­nos que lle­van a Cua­tro Ban­cos. Aho­ra no hay for­ma de lle­gar has­ta el po­bla­do, to­das las vías es­tán da­ña­das.

El sá­ba­do dos jó­ve­nes ca­mi­na­ron más de dos ho­ras pa­ra lle­gar a la ca­rre­te­ra que lle­va a la ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal. Ro­dea­ron el agua has­ta en­con­trar las par­tes me­nos pro­fun­das. Sa­lie­ron a pe­dir ayu­da y pa­ra com­prar al­go de ali­men­to pa­ra los que se que­da­ron. En Cua­tro Ban­cos, con­ta­ron, el ni­vel del agua subió has­ta un po­co más de un me­tro de al­to, aun­que ya es­ta­ba ba­jan­do.

Ex­pli­ca­ron que mu­chos de los hom­bres de la co­mu­ni­dad se que­da­ron pa­ra pro­te­ger sus per­te­nen­cias por­que, di­cen, co­mien­za la ra­pi­ña. Así les su­ce­dió en 2013, cuan­do el hu­ra­cán In­grid y la tor­men­ta Ma­nuel los afec­tó y tu­vie­ron que sa­lir. El hu­ra­cán Max to­có tie­rra con ma­yor po­ten­cia en la Costa Chi­ca. En los mu­ni­ci­pios de Cruz Gran­de y San Mar­cos se die­ron las afec­ta­cio­nes ma­yo­res. La di­rec­ción de Pro­tec­ción Ci­vil de es­te mu­ni­ci­pio tie­ne el re­por­te de 12 co­mu­ni­da­des in­co­mu­ni­ca­das, don­de no han po­di­do lle­gar, ni tam­po­co ha lo­gra­do te­ner con­tac­to con los po­bla­do­res.

En San Mar­cos, el hu­ra­cán Max pe­gó du­ró en la co­mu­ni­dad de Te­co­ma­te Pes­que­ría.

Unas 400 vi­vien­das que­da­ron inun­da­das. Has­ta un me­tro lle­gó el ni­vel del agua, re­cuer­dan los po­bla­do­res. La la­gu­na que es­tá al pie se unió con el po­bla­do y aho­ra los po­bla­do­res an­dan por las ca­lles, que es­tán de­ba­jo, en lan­chas que re­gu­lar­men­te ocu­pan pa­ra dar pa­seos a los tu­ris­tas.

El ni­vel del agua es­tá ba­jan­do y co­mien­zan a ver­se los da­ños, pe­ro la ayu­da no lle­ga. Los ali­men­tos co­mien­zan a es­ca­sear. Ca­si 800 de los mil po­bla­do­res han de­ci­di­do sa­lir­se pa­ra re­fu­giar­se en un al­ber­gue.

El jue­ves, el Max los to­mó por sor­pre­sa. Los po­bla­do­res di­cen que no les avi­sa­ron de la mag­ni­tud del hu­ra­cán. Es­to, di­cen, les trajo más pér­di­das por­que pu­die­ron ha­ber res­ca­ta­do al­gu­nas de sus per­te­nen­cias.

Aho­ra es­pe­ran que el ni­vel del agua ba­je lo más pron­to po­si­ble y pue­dan co­men­zar a tra­ba­jar ofre­cien­do co­mi­da y pa­seos en lan­cha.

Unas 400 vi­vien­das que­da­ron inun­da­das, por lo que los habitantes se trans­por­tan en lan­chas que re­gu­lar­men­te ocu­pan pa­ra dar pa­seos a los tu­ris­tas; el ni­vel del agua al­can­zó has­ta un me­tro en al­gu­nas lo­ca­li­da­des.

El jue­ves Max sor­pren­dió a los po­bla­do­res de la Costa Chi­ca, quie­nes an­sían que el ni­vel del agua ba­je aún más pa­ra vol­ver a tra­ba­jar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.