JU­BI­LAN ES­CUL­TU­RAS EN CA­TE­DRAL

• Las obras de Tol­sá se­rán sus­ti­tui­das por ré­pli­cas, lue­go de que el sis­mo del 19-S ti­ró una y afec­tó la es­ta­bi­li­dad de las otras dos.

El Universal - - PORTADA - ABIDA VEN­TU­RA —abida.ven­tu­ra@elu­ni­ver­sal.com.mx

Por más de dos si­glos, La Es­pe­ran­za, La Fe y La Ca­ri­dad ha­bían per­ma­ne­ci­do vi­gi­lan­tes en lo al­to de la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na. El sis­mo del 19 de sep­tiem­bre hi­zo caer a la pri­me­ra es­cul­tu­ra que se rom­pió en tres par­tes y al­te­ró la es­ta­bi­li­dad de las otras. Por eso, co­mo me­di­da de pre­ven­ción, el INAH ha de­ci­di­do ju­bi­lar las pie­zas ori­gi­na­les de Ma­nuel Tol­sá y sus­ti­tuir­las por ré­pli­cas.

El re­cin­to, a pe­sar de te­ner afec­ta­cio­nes “im­por­tan­tes”, nin­gu­na la po­ne en ries­go de co­lap­so, se­gún ase­gu­ran el INAH y la Ar­qui­dió­ce­sis de Mé­xi­co. “Son da­ños se­rios, pe­ro no po­nen en ries­go de co­lap­so o de de­rrum­be las torres del cam­pa­na­rio ni las cu­bier­tas de la Ca­te­dral”, di­jo a EL UNI­VER­SAL Arturo Ba­lan­drano, coordinador de Mo­nu­men­tos His­tó­ri­cos del INAH.

La fa­cha­da prin­ci­pal de la Ca­te­dral, el atrio y las puer­tas de ac­ce­so es­ta­rán ce­rra­das has­ta que tra­ba­jen en la fa­cha­da y re­ti­ren las otras dos es­cul­tu­ras. “Esas es­tán en su lu­gar, pe­ro suel­tas... Tol­sá las pu­so so­bre los pe­des­ta­les sin po­ner un ele­men­to de fi­ja­ción adi­cio­nal a la mam­pos­te­ría, con el sis­mo, se mo­vie­ron y el ce­men­to que las te­nía pe­ga­das a sus ba­ses se rom­pió. La que se ca­yó, no se hi­zo pol­vo, se frag­men­tó, re­cu­pe­ra­mos los pedazos pa­ra res­tau­rar­la”, acla­ró Ba­lan­drano.

Aho­ra, por su ines­ta­bi­li­dad y el des­gas­te de­tec­ta­do en la can­te­ra, las re­ti­ra­rán. “La can­te­ra es­tá des­gas­ta­da por con­ta­mi­nan­tes de la at­mós­fe­ra, de la llu­via áci­da, eso va des­gas­tan­do el vo­lu­men de la can­te­ra y se em­pie­zan a ha­cer pol­vo­rien­tas”.

Ya res­tau­ra­das, las pie­zas crea­das por Tol­sá a prin­ci­pios del si­glo XIX se ex­hi­bi­rán en la Ca­te­dral.

Se­gún Ba­lan­drano, otra de las par­tes más frá­gi­les son las torres de los cam­pa­na­rios, su­frie­ron grie­tas, fi­su­ras y des­pren­di­mien­tos de can­te­ra y se­rán una de las áreas que aten­de­rán en­se­gui­da. “Es­ta­mos en el pro­ce­so de la com­pra de ma­de­ra que se ne­ce­si­ta­rá pa­ra ha­cer los apun­ta­la­mien­tos en las dos torres”, in­di­có.

Ahí, di­jo el vo­ce­ro de Ar­qui­dió­ce­sis de Mé­xi­co, Hu­go Val­de­mar, se res­trin­gió el ac­ce­so des­de el pri­mer mo­men­to; las vi­si­tas guia­das a esa área es­tán sus­pen­di­das. “Sí hay da­ños en las torres, pe­ro no tan gra­ves, los es­pe­cia­lis­tas di­je­ron que pon­drán un an­da­mia­je, un apun­ta­la­mien­to in­terno y con es­to ya no hay pe­li­gro”, di­jo y aña­dió que tan­to INAH co­mo la Di­rec­ción de Si­tios y Mo­nu­men­tos de la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra fe­de­ral die­ron luz ver­de pa­ra re­abrir el lu­gar al cul­to por­que no hay da­ños gra­ves, “la Ca­te­dral no es­tá co­lap­san­do”.

Re­co­men­da­cio­nes. Ba­lan­drano ad­vier­te que es ne­ce­sa­rio to­mar me­di­das pre­ven­ti­vas, co­mo evi­tar vi­bra­cio­nes que pue­den ser pro­vo­ca­das por otro sis­mo, por el trán­si­to vehi­cu­lar, por fuentes so­no­ras muy al­tas en de­ci­be­les o por el mo­vi­mien­to de mu­chas per­so­nas en el Zó­ca­lo, co­mo en el con­cier­to del do­min­go.

Se­gún el fun­cio­na­rio, esas re­co­men­da­cio­nes fue­ron no­ti­fi­ca­das a la Igle­sia y al go­bierno de la ciu­dad, y dos días an­tes del con­cier­to se hi­zo una vi­si­ta de ins­pec­ción con re­pre­sen­tan­tes de las Se­cre­ta­rías de Go­bierno, la de Cul­tu­ra lo­cal, Se­du­vi y la Au­to­ri­dad del Cen­tro His­tó­ri­co. “An­te la in­mi­nen­cia del con­cier­to del do­min­go co­mu­ni­ca­mos a las au­to­ri­da­des de la ciu­dad so­bre es­ta si­tua­ción y nos pi­die­ron ver los da­ños, or­ga­ni­za­mos una ins­pec­ción”. En la vi­si­ta les “hi­ci­mos re­co­men­da­cio­nes, ellos nos di­je­ron que sí lo ana­li­za­rían y lo pre­sen­ta­rían a sus au­to­ri­da­des en la ciu­dad”.

¿Pu­do ha­ber afec­ta­do es­ta con­cen­tra­ción de per­so­nas y el con­cier­to a las torres?, se le pre­gun­tó. “Sa­be­mos que el go­bierno de la ciu­dad to­mó me­di­das de mi­ti­ga­ción an­te las re­co­men­da­cio­nes que hi­ci­mos. Por ejem­plo, re­di­rec­cio­na­ron el fo­ro y los equi­pos de so­ni­do pa­ra ale­jar las vi­bra­cio­nes en el sen­ti­do con­tra­rio de la Ca­te­dral, el fo­ro se pu­so de es­pal­das a la Ca­te­dral. Cree­mos que se hi­zo por­que ates­ti­gua­mos lo que su­ce­dió y mo­ni­to­reá­ba­mos las torres pa­ra sa­ber si ha­bía vi­bra­ción”.

El fun­cio­na­rio des­car­tó da­ños por es­te even­to, pe­ro ad­vir­tió que esas re­co­men­da­cio­nes si­guen vi­gen­te.

EL UNI­VER­SAL con­sul­tó a la Se­cre­ta­ría de Go­bierno so­bre las me­di­das que se to­ma­ron y que se es­tán to­man­do pa­ra aten­der las re­co­men­da­cio­nes, pe­ro la ofi­ci­na de Co­mu­ni­ca­ción So­cial de esa de­pen­den­cia se­ña­ló que no tie­nen re­gis­tro de no­ti­fi­ca­ción ofi­cial so­bre ese asun­to.

El ti­tu­lar de la Au­to­ri­dad del Cen­tro His­tó­ri­co, Jesús Gon­zá­lez Sch­mal, in­di­có que el es­ta­do ac­tual de la Ca­te­dral re­quie­re de esas me­di­das de pre­ven­ción, pe­ro es­pe­ra­rán a que los in­ge­nie­ros y el INAH cul­mi­nen los aná­li­sis es­truc­tu­ra­les pa­ra de­ter­mi­nar si real­men­te se tie­nen que to­mar esas me­di­das. “Es una res­pon­sa­bi­li­dad muy gra­ve y no pue­de ex­cluir­se cual­quier me­di­da pre­ven­ti­va, pe­ro lo re­co­men­da­ble es pro­fun­di­zar los es­tu­dios pa­ra lle­gar a un co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co y lue­go to­mar las de­ci­sio­nes”, di­jo.

“(Hay) da­ños se­rios, pe­ro no po­nen en ries­go de co­lap­so o de de­rrum­be las torres del cam­pa­na­rio ni las cu­bier­tas de la Ca­te­dral” ARTURO BA­LAN­DRANO Mo­nu­men­tos His­tó­ri­cos del INAH

Las es­cul­tu­ras La Es­pe­ran­za (caí­da), La Fe y La Ca­ri­dad han per­ma­ne­ci­do por si­glos en lo al­to de la Ca­te­dral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.