Ch­ris­top­her Do­mín­guez

Ch­ris­top­her Do­mín­guez Mi­chael

El Universal - - PORTADA -

“Ser na­cio­na­lis­ta es ca­si siem­pre ser ra­cis­ta en po­ten­cia; es in­com­pa­ti­ble con re­co­no­cer al otro”.

El buen hom­bre Jor­di Pu­jol, aquel pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad ca­ta­la­na que se ras­ca­ba la es­pal­da con el te­ne­dor en los ban­que­tes, afir­mó ha­ce años que la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña se­ría obra de la si­guien­te ge­ne­ra­ción. Em­pe­za­ron en­ton­ces a pre­di­car­se, des­de los jar­di­nes de ni­ños has­ta la universidad, las men­ti­ras ro­mán­ti­cas de­ci­mo­nó­ni­cas nu­tri­cias del na­cio­na­lis­mo, el cuen­to de ha­das que con tan­ta fa­ci­li­dad se con­vier­te en ho­rror xe­nó­fo­bo. Cuan­do a Pu­jol, apes­ta­do en­tre su gen­te por la­drón, le ama­rra­ron sus lar­gas ma­nos, un 48% de los vo­tan­tes ca­ta­la­nes, si aca­so, con­ven­ci­dos de en­car­nar a la so­be­ra­nía na­cio­nal y a la vo­lun­tad po­pu­lar, res­pal­da­ron la es­ci­sión de Ca­ta­lu­ña del reino de Es­pa­ña.

Los na­cio­na­lis­tas en el po­der, una coa­li­ción de la vie­ja de­re­cha de­mó­cra­ta–cris­tia­na, los re­pu­bli­ca­nos y la ul­tra­iz­quier­da son los pri­vi­le­gia­dos hi­jos de ese la­va­do de ce­re­bro y peor aún ya tie­nen a sus ni­ños pa­ra ser uti­li­za­dos co­mo es­cu­dos hu­ma­nos, tal cual ocu­rrió el pa­sa­do 1 de oc­tu­bre, cuan­do el go­bierno de Ma­drid hu­bo de re­pri­mir (sí, esa es la pa­la­bra) una con­sul­ta ile­gal inad­mi­si­ble en cual­quier Es­ta­do de De­re­cho. Los pro­pios con­vo­can­tes, gol­pis­tas de ope­re­ta, la efec­tua­ron co­mo se ha­cían las elec­cio­nes en la Es­pa­ña de la Res­tau­ra­ción: con lá­piz, sin otro pa­drón que el ojo de buen cubero del ca­ci­que del es­ta­blo y con en­fe­bre­ci­dos mi­li­tan­tes vo­tan­do una y otra vez en me­xi­ca­ní­si­mo ra­tón lo­co.

Qui­zá hu­bie­ra si­do me­nos cos­to­so, an­te los ojos de una opi­nión mun­dial pa­ra la cual ver un des­ca­la­bra­do ro­dea­do de la le­gión de Darth Va­der es la peor de las pe­sa­di­llas, de­jar a los na­cio­na­lis­tas chi­flan­do en la lo­ma con su si­mu­la­cro. Pe­ro se ol­vi­da que guar­dias y po­li­cías, ve­ni­dos des­de Ma­drid pre­vien­do la ser­vi­dum­bre de la po­li­cía re­gio­nal, es­ta­ban allí pa­ra de­fen­der los de­re­chos con­cul­ca­dos de 52% de los ca­ta­la­nes a quie­nes re­pug­na la in­de­pen­den­cia o no la quie­ren ob­te­ner me­dian­te la far­sa, la men­ti­ra y el os­cu­ran­tis­mo.

Una de las des­gra­cias he­re­da­des y ma­ni­fies­tas an­te el ca­so ca­ta­lán es la iden­ti­fi­ca­ción del na­cio­na­lis­mo con la izquierda, que le ha­bría pues­to los pe­los de pun­ta a Marx y su­do­ro­sa la cal­va al pro­pio Le­nin. No tan cu­rio­sa­men­te, fue en la Ca­ta­lu­ña de la Gue­rra Ci­vil, tan des­leal a los go­bier­nos de la Re­pú­bli­ca, uno de los lu­ga­res don­de se con­ci­bió el en­gen­dro. So­cia­lis­tas, co­mu­nis­tas, trots­kis­tas y has­ta anar­quis­tas eran, al mis­mo tiem­po, ca­ta­la­nis­tas ar­dien­tes, an­te la in­cre­du­li­dad de no po­cos mar­xis­tas vi­si­tan­tes y so­li­da­rios. Las va­ci­la­cio­nes del PSOE, des­de Za­pa­te­ro a Sán­chez, an­te el gol­pis­mo ca­ta­lán, mis­mas que han lle­va­do a la in­sig­ni­fi­can­cia elec­to­ral al al­gu­na vez po­de­ro­so par­ti­do so­cia­lis­ta de aque­lla ri­ca pro­vin­cia, en mu­cho se de­ben a ese her­ma­fro­di­tis­mo. Ser na­cio­na­lis­ta, es ca­si siem­pre ser un ra­cis­ta en po­ten­cia, per­so­na­je in­com­pa­ti­ble con el fon­do ilus­tra­do y uni­ver­sa­lis­ta de un uto­pis­mo as­pi­ran­te a la di­so­lu­ción de las cla­ses so­cia­les y de las fron­te­ras na­cio­na­les. La fra­ter­ni­dad, el re­co­no­ci­mien­to del otro, es in­com­pa­ti­ble con el na­cio­na­lis­mo.

A la di­fun­di­da ho­mo­lo­ga­ción en­tre “ser de izquierda” y na­cio­na­lis­ta se agre­ga el fla­co fa­vor que le ha­cen a la com­pren­sión del em­bro­llo, los equi­dis­tan­tes. Ma­lo, di­cen, “el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán”; pe­ro ojo, ma­lo, tam­bién, “el na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol”. No hay tal en el go­bierno de Ma­drid. Los vo­ci­fe­ran­tes gru­púscu­los año­ran­tes del fran­quis­mo son aje­nos al go­bierno de Ra­joy. El pre­si­den­te po­pu­lar, ayer acu­sa­do de au­tis­ta y de­nos­ta­do por los ca­ta­la­nes “unio­nis­tas” de de­jar­los aban­do­na­dos a su tris­te suer­te, no se ha com­por­ta­do co­mo un na­cio­na­lis­ta car­ní­vo­ro. Ya ve­re­mos si lo su­yo ha si­do el pas­mo idiota del in­com­pe­ten­te o la sa­bia pa­cien­cia del buen es­ta­dis­ta. Ins­ta­la­do el gol­pis­mo en la Ge­ne­ra­li­tat, Ra­joy les ha ido ce­rran­do las sa­li­das ju­rí­di­cas a los se­ce­sio­nis­tas y tras la fa­ra­ma­lla de la “in­de­pen­den­cia en sus­pen­so” del 10 de oc­tu­bre, es­ta­rá obli­ga­do a apli­car lo que dic­tan sus le­yes e in­ter­ve­nir la au­to­no­mía.

Con el lío ca­ta­lán ha muer­to en Es­pa­ña el dog­ma uni­ta­rio. La Cons­ti­tu­ción de 1978 ha­brá de ser re­for­ma­da pa­ra le­ga­li­zar el re­fe­rén­dum y con­sen­suar la se­ce­sión, ga­ran­tía li­be­ral de­fen­di­da en Te­xas por el ul­tra fe­de­ra­lis­ta Lo­ren­zo de Za­va­la en 1836 y que le cos­tó el sam­be­ni­to de trai­dor. Si jun­tan una vas­ta ma­yo­ría y lo ha­cen cons­ti­tu­cio­nal­men­te, los ca­ta­la­nes ten­drán su re­pú­bli­ca y a quie­nes hoy son ni­ños les to­ca­rá ver ex­tin­guir­se a la vie­ja mo­nar­quía pe­nin­su­lar.

Con el lío ca­ta­lán ha muer­to en Es­pa­ña el dog­ma uni­ta­rio. La Cons­ti­tu­ción de 1978 ha­brá de ser re­for­ma­da pa­ra le­ga­li­zar el re­fe­rén­dum y con­sen­suar la se­ce­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.